Nilda Garré sobre su proyecto de criminalización del negacionismo: el Genocidio Armenio “queda comprendido en la norma”

(Agencia Prensa Armenia).- La diputada nacional Nilda Garré brindó detalles sobre su proyecto para incorporar al Código Penal la criminalización a quien “públicamente negara, minimizara, justificara y/o aprobara cualquier forma de genocidio o crímenes contra la humanidad”, y confirmó en una entrevista a la agencia Prensa Armenia que el negacionismo del Genocidio Armenio entraría dentro de la norma en caso de ser aprobado.

“En el último tiempo diversos funcionarios del gobierno han negado el alcance del terrorismo de estado y el daño que el mismo ha ocasionado en las víctimas. Estos dichos no solo hieren susceptibilidades de personas que han padecido las consecuencias del plan sistemático de terror o de personas vinculadas a la defensa de los derechos humanos, sino que significan una clara negación de nuestra historia reciente y atentan contra lo dictaminado por la justicia argentina”, reza el proyecto, que tiene antecedentes en una gran cantidad de países europeos.

La propuesta afirma ser compatible con la libertad de expresión “cuando se justifiquen en la protección de los derechos de las víctimas, en la mantención del orden público o seguridad nacional, o para prohibir la apología del odio y la violencia”.

¿Cómo surge el proyecto de criminalización del negacionismo? ¿Por qué ahora? ¿Es una respuesta a las declaraciones de Gómez Centurión o Lopérfido o desde su bloque ya tenían planificado un proyecto como este?

El proyecto surge como consecuencia de cierta exacerbación de posturas negacionistas que lamentablemente observamos en el último tiempo. Con la preocupación cualitativamente adicional de que muchas de ellas provinieron de funcionarios del actual gobierno nacional.

Imagínese lo gravoso que es – particularmente – para víctimas, familiares de víctimas, militantes de derechos humanos que contra los hechos probados por la justicia, investigados por científicos e historiadores y hasta reconocidos por los propios genocidas, que el titular de la Aduana diga que no le consta que hubiera un plan genocida. O las recientes declaraciones del exdirector del Teatro Colón, Darío Lopérfido, quién opinó sobre este proyecto que se penaliza “el derecho de opinar”. Curiosamente este personaje está por viajar a Alemania como agregado cultural de nuestro país. Sería interesante que como un ejercicio politológico dijera allá que no existieron las cámaras de gas nazi. ¿Qué opinión tendrá Lopérfido de la libertad de expresión en Alemania, Austria o Francia?

Esta ley no tiene originalidad. Es un calco de la legislación presente y vigente en la mayoría de los países de Europa. Nos dio la impresión de que algo había que hacer frente a la negación de los crímenes más atroces.

¿Qué alcance tendría la modificación del Código Penal? ¿Quienes nieguen crímenes de lesa humanidad o genocidios reconocidos por el Estado argentino públicamente? ¿El Genocidio Armenio o el Holocausto entraría en la medida?

En efecto el proyecto modifica el Código Penal introduciendo este nuevo tipo penal. Al igual que en los múltiples casos referenciados nos dio la impresión de que estas expresiones requerían una figura más específica y una pena más severa. Está claro que la responsabilidad corresponde a los genocidios y crímenes contra la humanidad probados tal como los define el Estatuto de Roma, del cual nuestro país es signatario.

El Congreso Nacional sancionó en 2006 la Ley 26.199 reconociendo “el genocidio de que fue víctima el pueblo armenio”. En consecuencia es claro que éste queda comprendido en la norma que proponemos.

A principios de mes, Mario Nalpatian, miembro del Consejo Nacional Armenio Mundial y vicepresidente de la Internacional Socialista, publicó una nota en Clarín donde hizo un paralelo entre las declaraciones de Gómez Centurión y la visita del Canciller turco, Mevlüt Çavuşoğlu a Argentina. ¿Cree que este proyecto puede llegar a recibir críticas por parte de la diplomacia de Turquía?

Mario Nalpatian ha sido elocuente respecto a que la negación o banalización de los crímenes más horrendos que puede cometer el ser humano representan “la última y más perversa de las etapas del crimen, dado que atraviesa en igual forma a la víctima y su descendencia”.

La verdad que no tengo claro cómo podría llegar a reaccionar Turquía. Lo que sí tengo claro es que la República Argentina es una nación soberana y el Congreso Nacional es la representación de uno de sus poderes.

¿Por qué cree que persiste la idea de negar crímenes de lesa humanidad?

Es una pregunta interesantísima y muy compleja. En algunos casos puede ser por el oprobio de que algunos Estados (y renombrados “próceres”) fundaron el país sobre el genocidio, en otros casos por oportunismo político de grupos de ultra derecha.

About Palermonline

Palermonline Noticias info@palermonline.com.ar
This entry was posted in Internacionales, Noticias, Política and tagged , . Bookmark the permalink.