El Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori está cerrado por la mala onda de su Directora Teresa Ricciardi

Una decena de asociaciones de artistas denuncia que el Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori, ubicado en Av. Infanta Isabel 555, en Palermo, sigue cerrado, con sus talleres clausurados y con sus obras patrimoniales hacinadas en el primer piso. 

La institución está cerrada por obras desde marzo e iba a reabrir en mayo. Ahora desde el Gobierno porteño dicen que la apertura podría ser a fines de este mes.

Hace pocos días, las asociaciones hicieron pública una carta enviada a la directora del espacio, Teresa Ricciardi, solicitándole una mesa de diálogo, información respecto de la adjudicación de la obra de remodelación, la continuidad de cursos y talleres y la inauguración de salones y exposiciones. Aseguran que no recibieron respuesta.

La preocupación es compartida por la Asociación de Artistas del Interior Argentino (AAIA), Asociación de Dibujantes de la Argentina (ADA), Asociación Estímulo de Bellas Artes (AEBA), Artistas Premiados Argentinos (APA), Artistas Visuales de San Martín (AVSM), Centro Argentino de Arte Textil (CAAT), Mutual de Estudiantes y Egresados de Bellas Artes (MEEBA), Sociedad Argentina de Artistas Plásticos (SAAP), Unión Nacional de Artistas Visuales (UNAV) y la Sociedad de Grabadores Xylon Argentina. En un comunicado, expresaron su preocupación con respecto al Salón Manuel Belgrano y la Bienal del Tapiz, iniciativas que reconocen y estimulan a artistas de todo el país: “No se publicó nada sobre la convocatoria de este año. Tampoco se sabe cuándo serán expuestas las del año 2016 en el Salón Manuel Belgrano”, alertarom a la prensa.

En marzo, estas mismas agrupaciones realizaron un abrazo al edificio ubicado en los bosques de Palermo, ocasión en la que acusaron al director general de Patrimonio, Guillermo Alonso, de poner en riesgo la continuidad del Sívori. Hacía dos semanas que había cerrado. Se habían suspendido los cursos y el Ejecutivo había designado a una nueva directora. El plan de obras, dijo por entonces Alonso, busca solucionar, entre otras cosas, “el grave problema de hermeticidad” del edificio, por el cual se inundaba frecuentemente. Ricciardi reemplazaba a Gabriela Limardo, a quien apoyaban las asociaciones. Entre otras acciones de protesta, los artistas hicieron un taller de grabado y una inauguración simbólica del Salón Manuel Belgrano.

“Nos preocupa qué tipo de museo se va a hacer, porque el Sívori tiene una identidad, además de un patrimonio muy importante. Nos preocupa que entre en una especie de masificación de museos. Tienen todos la misma línea, en general. Con una estética común, globalizada, con determinadas pautas. Nos preocupa qué tipo de talleres se van a dar. Nuestro temor es que esa única estética sea la que se aplique en este museo. Queremos que Ricciardi nos reciba”, manifestó Jorge Meijide, representante de la Asociación Estímulo de Bellas Artes. Para el artista, las obras “tienen sentido”. “Pero faltó difusión, notificar a la gente y participarnos a las instituciones de todo esto”, concluyó.

Ricciardi confirmó haber recibido la carta. “Con algunas asociaciones me junté. Pedí de juntarme con cada una, me parecía importante conocer a cada una por sus especificidades, pero sólo admitieron venir en conjunto. Tuve una actitud abierta. Es pertinente que hagamos una mesa de diálogo cuando el museo esté abierto”, sostuvo.

La directora del Sívori dijo que está evaluando qué talleres se mantendrán y cuáles no: “Algunos pueden tener continuidad, pero tenemos que revisar si es posible en las nuevas condiciones. No se me puede imponer un taller que viene de la gestión anterior, porque es la lógica de la dirección anterior. Lo estoy revisando, de acuerdo a los programas y lineamientos que va a tener el museo. Va a mantener un espíritu democrático y plural, y se va a ampliar a distintas comunidades, no va a ser solamente para artistas plásticos”. La institución podría reabrir a fines de agosto, pero es una fecha “estimativa”, aclaró Ricciardi.

Cuando los funcionarios se creen Gardel y Pereda, y solo gestionan a sus amigos en espacios positivistas, la realidad los supera.

Es importante destacar que la gestión de Horacio Larreta en los Museos y Centros Culturales de la Ciudad  es un desastre de proporciones aureas, todo es Gorilismo sin Glamur, Al menos los Gorilas de antes sabían hablar Frances. Teresa Ricciardi no puede demostrar ninguna gestión cultural por que llegó como paracaidista a regentar el bar, su único objetivo cultural.

About Palermonline

Palermonline Noticias info@palermonline.com.ar
This entry was posted in Arte Arte Arte, Ciudad, Cultura, News, Noticias, Sociedad and tagged , . Bookmark the permalink.