Marino de Monte Grande en buque escuela mexicano

Una segunda vuelta navegando por el mundo

(11-08-2017) Santiago Carrillo del Pino dio su primera vuelta al mundo el año pasado en la fragata argentina y, este año, vuelve a recorrer el planeta por mar. El joven marino se encuentra en Manila (Filipinas), uno de los 15 puertos al que arribó el “Cuauhtémoc”, velero mexicano que realiza el Crucero de Instrucción 2017 desde febrero pasado.

MANILA – El Guardiamarina de la Armada Argentina Santiago Tomás Carrillo del Pino egresó el año pasado de la Escuela Naval Militar (ESNM) como parte de la promoción 144° del Cuerpo Comando Escalafón Naval, luego de surcar mares internacionales a bordo de la fragata ARA “Libertad” en el marco del 45° Viaje de Instrucción Naval.

Este año, Santiago es parte de la tripulación del buque escuela velero de la Armada de México para realiza su tradicional crucero y uno de los más largos en la historia naval mexicana, ya que recorrerá de Este a Oeste el mundo en 289 días. Durante el viaje, visitará un total de 15 puertos de 12 países de 4 continentes: América, Europa, África y Asia.

De este Crucero de Instrucción participan más de 200 personas, 43 de ellos cadetes de la Escuela Naval Militar de México; oficiales del Ejército, Fuerza Aérea Mexicana (FAM), Marina Mercante; y militares invitados de las Fuerzas Armadas de Argentina, Brasil, Perú, Guatemala e Italia. En representación de la Armada Argentina, el Guardiamarina Santiago Tomás Carrillo del Pino.

“La Argentina es mi hogar y es un sentimiento que llevo siempre conmigo con mucho orgullo y más aún, cuando tengo el privilegio y la responsabilidad de representarlo en el exterior como en esta oportunidad”, enfatizó Santiago de 24 años.

Oriundo de Monde Grande, Buenos Aires, Santiago estaba en su primer destino naval a bordo del destructor ARA “Almirante Brown” cuando le dieron la noticia de partir hacia Acapulco (México) para embarcar en el “Cuauhtémoc” por casi 10 meses. “Estoy viviendo una de las mejores experiencia en mi carrera que me llenan de conocimiento y cultura”, expresó. “La otra gran experiencia fue realizar mi Viaje de Instrucción Naval a bordo de la fragata ‘Libertad’ el año pasado”, agregó.

A Santiago siempre le llamaron la atención los barcos desde chico y por ese motivo ingresó a la Armada. “Desde que tengo uso de razón estoy ligado al ámbito naval; mi papá es oficial de Marina retirado y fue quien me comentó que podía ingresar a un secundario donde podía navegar; así fue como con mi hermano mayor, Facundo, cursamos la escuela en un liceo y después ingresamos a la Escuela Naval Militar para seguir con la carrera”, contó.

Su hermano es un año mayor que él y actualmente es Teniente de Corbeta. Dijo que en el Liceo Naval Militar “Almirante Guillermo Brown” de Buenos Aires pudo navegar en varias unidades de superficie y quedó encantado. “Además de la enseñanza académica fruto del excelente cuerpo de profesores, aprendí valores fundamentales en esta Institución siendo los más importantes la abnegación y el sacrificio, como dice el lema del liceo, y también el compañerismo”, explicó. Luego de terminar el secundario decidió continuar la carrera, “porque ya había descubierto que era mi verdadera vocación”, destacó.

Entre lo que más le gusta del ámbito naval es la vocación de servicio a la Patria y para él significa “dar el mayor esfuerzo día a día por hacer bien el trabajo en pos del crecimiento del país; la base de todo progreso es el trabajo incansable y siento que el esfuerzo diario tanto en el estudio como en el trabajo, no solamente me retribuye a mí sino también a la Institución y al país”.

A lo que agregó: “También de la Armada me gusta la vida dinámica y llena de aventuras, porque desde joven, uno puede conocer el mundo y llenarse de cultura”. En este viaje por ejemplo, el joven argentino ya tocó los puertos de Balboa, Panamá; Boston, Estados Unidos; Huelva y Barcelona, España; Civitavecchia, Italia; Creta, Grecia; Port Said, Egipto; Mumbai, India; Singapur; y Malina en Filipinas.

“Me queda por conocer Shangai, China; Busan, Corea del Sur; Tokio, Japón; Hawái y Los Ángeles en EEUU terminando así la circunnavegación a mediados de noviembre cuando arribemos nuevamente a Acapulco”, detalló.

A bordo de la fragata, conoció los puertos de Montevideo, Uruguay; Recife y Río de Janeiro en Brasil; Baltimore, Norfolk y Nueva York, Estados Unidos; los puertos europeos de Ámsterdam (Holanda), Brest y Toulón (Francia), Liverpool (Reino Unido), Dublín (Irlanda), El Ferrol y Cádiz (España), Civitavecchia (Italia) y El Pireo (Grecia).

A futuro, Santiago espera cursar en la Escuela de Oficiales de la Armada –ubicada al sur de la provincia de Buenos Aires en la Base Naval Puerto Belgrano– la especialidad para especializarse en Armas Submarinas.

“Mi mayor objetivo es ser Comandante de un buque de la Flota de Mar y voy a dar lo máximo de mí para instruirme y desempeñarme de la mejor manera posible; a su vez, me gustaría estudiar Relaciones Internacionales e Historia para ampliar mis conocimientos y volcarlos en la Institución. La Armada Argentina es parte de mi vida y, sin ella, no me siento completo”, apuntó.

Corrientes en su corazón

Si bien Santiago vivió toda su vida en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), luego de su nacimiento en Monte Grande, sus padres, hermanos y demás seres queridos son correntinos. Añora momentos vividos de su infancia allí; y lejos de Corrientes, las vacaciones de verano en las playas de la provincia junto a sus tíos y primos.

Revela que extraña los asados, su comida favorita, hechos por sus tíos César y Aníbal como el que habitualmente hace su papá. El pescado a la parrilla también le gusta mucho, “cuando voy a Corrientes, salgo a pescar en el Paraná dorados y bogas; hacemos también empanadas de surubí o dorado a la pizza además de saborear las comidas típicas como el chipá y las tortas fritas”, contó.

Santiago es el hijo menor de la familia, constituida por su papá Manuel Carrillo del Pino, de profesión ingeniero Electrónico y oficial de la Armada retirado; su mamá Rosana Solís, médica; su hermana María Itatí, también profesional y madre de un hijo de 6 años; su hermano Facundo Manuel y “mi novia, Mariana Almaráz quien, como mi familia, siempre me apoyó y afirmó desde el principio mi decisión de estar en la Marina; ellos saben que es lo que más me gusta y que me hace realmente feliz”.

Entre sus hobbies y deportes se encuentran la lectura asidua sobre Historia General y Naval; la pesca, fútbol y tenis y “no me pierdo ni un partido de River Plate por la televisión”, dijo con orgullo de hincha millonario. Practicó otros deportes como el rugby e integró el Equipo Representativo de Esgrima en la Escuela Naval.

El “Cuauhtémoc”, un velero famoso

Este buque escuela de la Armada de México en el que se brinda la instrucción final para cadetes de 4º año del Cuerpo General de la Heroica Escuela Naval Militar del país, es además reconocido por su participación en los más importantes eventos y festividades marítimas de todo el mundo.

Con 35 años de servicio ha visitado 209 puertos de 59 países y ha ganado numerosos premios y reconocimientos de regata como también por su elegante presentación y fraternidad.

El velero fue construido en el Astillero Celaya de Bilbao en España, acumula 5522 días de mar y 705 mil millas náuticas navegadas, equivalentes a unas 33 vueltas alrededor de la Tierra.

El viaje actual es uno de los cruceros más largos del buque recorriendo 15 puertos de 12 países de 4 continentes en 9 meses y medio.

About Palermonline

Palermonline Noticias info@palermonline.com.ar
This entry was posted in Internacionales, Noticias and tagged . Bookmark the permalink.