El jefe de la Armada, almirante Marcelo Srur afirmó que seguirá “en la función”

Eramos pocos y apareció el Jefe de la Armada. Un ser despreciable, indigno, innoble, vil, infame, ignominioso, abominable, detestable, aborrecible, despreciable, execrable, deleznable, odioso, repugnante, atroz, monstruoso, horrible, horroroso. Un inepto un caradura: Persona cínica y descarada.

El jefe de la Armada, almirante Marcelo Srur, afirmó que seguirá “en la función” hasta que el presidente de la Nación, Mauricio Macri, disponga lo contrario, al tiempo que indicó que buscan “ir hasta el hueso”, con el objetivo de hallar el submarino ARA San Juan.

“En tanto y en cuanto a mi no me releven, voy a seguir en la función. Lo fundamental es determinar las distintas responsabilidades. No hay necesidad de poner mi cargo a disposición del Presidente”, precisó.

De esta manera, Srur habló por primera vez desde la desaparición del ARA San Juan, a casi 21 días del hecho, y 24 horas después de que lo hiciera el ministro de Defensa, Oscar Aguad.

El almirante aseguró que el tiempo transcurrido desde que se perdió contacto con la nave “es incompatible con la vida humana”, pero aclaró que “un marino nunca abandona a un hombre”.

“Queremos llegar hasta el hueso con esta situación. Un marino nunca abandona un hombre. Es algo propio de nuestra condición.

Pero estamos en una fase crítica e incompatible con la vida humana. Vamos a investigar hasta las consecuencias finales, independientemente del trabajo que hace la Justicia”, sostuvo Srur en declaraciones radiales.

El jefe de la Armada precisó que “es una preocupación mayúscula”aseguró que el ARA San Juan estaba “en condiciones de navegar”.

Remarcó que el submarino al no tener una caja negra como los aviones habrá que esperar hallar a la nave para saber qué pasó.

“Los tripulantes son profesionales que están preparados para cumplir sus tareas, cada uno de ellos es responsable de chequear absolutamente todo”, precisó.

Respecto a los últimos llamados que habría hecho el ARA San Juan señaló que “en el último contacto que tuvo con la Base Naval de Mar del Plata se le indicó que debía seguir navegando hacia ese destino”.

Además, afirmó que existió un llamado efectuado a un número particular del que la Armada aún no tiene conocimiento, por lo que la Fuerza no sabe por qué se hizo.

“Tenemos que llegar a la conclusión y determinar exactamente qué es lo que quiso comunicarse”, concluyó.

LLAMADOS
El mismo día en que hubo se detectó una explosión en el submarino ARA San Juan, el pasado miércoles 15 de noviembre, los submarinistas hicieron 7 llamadas satelitales y una extensa conversación de 13 minutos de duración con la Base Naval de Mar del Plata. Todo sucedió en plenas tareas de arreglo de los daños que se reportaron en las baterías de la nave cuando salieron a superficie con el objetivo de renovar el oxígeno que había en el navío mediante el sistema de snorkel.

La empresa Tesacom difundió y dio a conocer las comunicaciones hizo el San Juan en la madrugada del 15 de noviembre, entre la 1 y las 7:40 de la madrugada de ese día.

Las llamadas se dieron en tres diferentes tandas: las primeras cuatro se dieron entre la 1:11 y la 1:50. Hubo una segunda escalada de charlas a las 6:10 y las últimas dos cerca de las 7.36 hs..

La más extensa se registró a la 1.49, cuando el ARA San Juan mantuvo una charla de 13 minutos con un teléfono satelital de Mar del Plata. La más breve fue la anteúltima, a las 7:36, de solo un minuto de duración.

Todas estas comunicaciones, que al día no habían podido ser informadas por la Armada Argentina, fueron reconocidas finalmente por el vocero de la Fuerza naval, Enrique Balbi.

“Ya hemos recibido esa planilla, corroborando tanto las llamadas de telefonía y de datos”, comenzó.

“Son las primeras llamadas que hizo el comandante de la unidad informando de la falla, de este cortocircuito y principio de incendio, con humo y sin fuego”, prosiguió.

Según relató Balbi, las comunicaciones son continuas porque “todo lo que se hablaba por teléfono el comandante después lo enviaba por escrito para que no haya tergiversaciones”.

A la hora de hablar sobre el contenido de la charla, el marino Enrique Balbi dijo que “las primeras llamadas fueron el informe sobre la falla y lo segundo fue el pedido del cambio de derrota para disminuir la cantidad de días en altamar”.

Si bien la última comunicación del ARA San Juan se dio ya en inmersión, en donde el comandante informó que las fallas ya estaban solucionadas, la principal hipótesis de la Armada es que la explosión fue causada por la misma falla en las baterías.

Bookmark and Share

Palermonline

Palermonline Noticias [email protected]