Palermonline Noticias. El Portal del Barrio de Palermo.

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z

diarios viejos

El 11 de abril de 1945, hace pues sesenta y cinco años, hacia las cinco de la tarde, un jeep del Ejército americano se presenta a la entrada del campo de concentración de
Buchenwald.


Fuente:
 palermonline.
Sección: palermo historia
Fecha: 11 de abril 2010

Compartir en Facebook

Irán: reapareció un diario reformista, pero con todas noticias cuasi oficialistas.
Iran es hoy por hoy una país xenofobo antidemocraticos y terroristas más peligroso del mundo, donde no hay derechos civiles de ninguna naturaleza.


El principal diario reformista iraní, "Sharq" ("Este", en persa) reapareció hoy en las calles del país después de tres años de prohibición por publicar una entrevista con un activista defensor de los derechos de los homosexuales.

El cierre por orden judicial del diario se produjo en 2007 tras publicar la entrevista con el escritor y poeta expatriado Saghi Ghahreman, que vive en Canadá, informa la agencia DPA.

La homosexualidad está prohibida en Irán y escribir sobre el tema provoca frecuentemente problemas legales, como en el caso de "Sharq".

Diarios y revistas reformistas son habitualmente cerradas por un organismo gubernamental que vigila las publicaciones, con pretextos como el insulto a figuras políticas o religiosas, el fomento del desorden público o la desobediencia a la estricta ley de prensa del país.

Hoy hay personajes del kirchnerismo que supuestamente son de centro izquierda, que como el seudo empresario piquetero D Elia que apoyan a estos regimenes de delincuentes fascistas disfrazados de religiosos. Niegan los horrores que cometieron los nazis. Ni olvido ni perdón. Juicio y castigo a los culpables.

 

Los libertadores. Los Beatles

El 10 de abril de 1970, hace exactamente 40 años, se hacía público un comunicado tajante de Paul McCartney: abandonaba los Beatles "por diferencias personales, musicales y de negocios" y el grupo dejaba de existir.

El anuncio no provocó manifestaciones de histeria ni lamentos: existía el convencimiento de que aquello era una decisión momentánea, que podía arreglarse.

Era imposible imaginar un mundo sin The Beatles: ellos habían piloteado la emancipación de los años sesenta y no podían abandonarnos cuando entraba una década incierta.

Pero iba en serio: el último día de 1970, Paul presentaba una demanda en los tribunales, exigiendo la disolución de la empresa común, según publica el diario español El País. En palabras de John Lennon, el sueño había acabado. El sueño de una generación inspirada por unos simpáticos jóvenes procedentes de una ciudad -y un Imperio- en declive, el ideal de la fraternidad creativa desarrollada por cuatro músicos (y George Martin, el productor que guió su vertiginosa evolución).

En términos artísticos, la ruptura supuso un desastre mayúsculo: nunca se repetiría semejante alquimia de talento en un grupo pop, tal sincronía de música y cambio social.

Veinte años después, así lo expresó Kurt Cobain, justificando el enfoque de Nirvana: "No podemos tocar pop, los Beatles ya lo hicieron todo".

Si sus 10 años de existencia fueron extraordinarios, no lo fueron menos las cuatro décadas posteriores. Las impresionantes ventas de los sesenta quedaron empequeñecidas por el inmenso negocio generado a posteriori.

Los Beatles sostienen una industria poderosa, reanimada periódicamente por reediciones, remasterizaciones y -próximamente- su disponibilidad en locales digitales.

Su Liverpool natal se transfó en un parque temático a mayor gloria de aquellos descastados que huyeron a Londres.


(Palermonline Noticias del Barrio de Palermo 10 de abril de 2010)

Nota de la redacción.
Banquense esta noticia, y si no les gusta se joden. Esta es nuestra historia.

-----

 

El archipiélago del horror nazi El 11 de abril de 1945, hace pues sesenta y cinco años, hacia las cinco de la tarde, un jeep del Ejército americano se presenta a la entrada del campo de concentración de Buchenwald.

Dos hombres bajan del jeep. De uno de ellos no se sabe gran cosa. Los documentos asequibles son poco explícitos. Está establecido, en todo caso, que se trata de un civil. Pero, ¿por qué estaba allí, a la vanguardia de la Sexta División Acorazada del Tercer Ejército norteamericano del general Patton? ¿Qué profesión ejerce? ¿Cuál es su misión? ¿Es acaso periodista? ¿O, más probablemente, experto o consejero civil de algún organismo militar de inteligencia?

No se sabe a ciencia cierta. Está allí, sin embargo, presente, a las cinco de la tarde de un día memorable, ante la puerta de entrada monumental del campo de concentración. Está allí, acompañando al segundo tripulante del jeep.

Éste sí está identificado: es un teniente, mejor aún, un Primer Teniente, un oficial de inteligencia militar asignado a la Unidad de Guerra Psicológica del Estado Mayor del general Omar N. Bradley.

Tampoco sabemos lo que pensaron los dos americanos al bajarse del jeep y contemplar la inscripción en letras de hierro forjado que se encuentra en la verja del portal de Buchenwald: Jeden das Seine. No sabemos si tuvieron tiempo de tomar nota mentalmente de tamaño cinismo, criminal y arrogante. ¡Una sentencia que alude a la igualdad entre seres humanos, a la entrada de un campo de concentración, lugar mortífero, lugar consagrado a la injusticia más arbitraria y brutal, donde sólo existía para los deportados la igualdad ante la muerte! El mismo cinismo se expresaba en la sentencia inscrita en el portal de Auschwitz: Arbeit macht frei. Un cinismo característico de la mentalidad nazi. No sabemos lo que pensaron los dos americanos en aquel histórico momento. Pero sí sabemos que fueron acogidos con júbilo y aplauso por los deportados en armas que montaban la guardia ante la entrada de Buchenwald. Sabemos que fueron festejados como libertadores. Y lo eran, en efecto.

No sabemos lo que pensaron, no sabemos casi nada de sus biografías, de su historia personal, de sus gustos o disgustos, de su entorno familiar, de sus años universitarios, si es que los tuvieron.

Pero sabemos sus nombres. El civil se llamaba Egon W. Fleck y el primer teniente Edward A. Tenenbaum. Repitamos aquí, en el Appeliplatz de Buchenwald, sesenta y cinco años después, en este espacio dramático, esos dos nombres olvidados e ilustres: Fleck y Tenenbaum. Aquí, donde resonaba la voz gutural, malhumorada, agresiva, del Rapportführer todos los días de la semana, repartiendo órdenes o insultos; aquí donde resonaba también, por el circuito de altavoces, algunas tardes de domingo, la voz sensual y cálida de Zarah Leander, con sus sempiternas cancioncitas de amor, aquí vamos a repetir en voz alta, a voz en grito si fuera necesario, aquellos dos nombres. Egon W. Fleck y Edward A. Tenenbaum.

Así, maravillosa ironía de la historia, increíble revancha significativa, los dos primeros americanos que llegan a la entrada de Buchenwald, aquel 11 de abril de 1945, con el Ejército de la liberación, son dos combatientes judíos. Y por si fuera poco, dos judíos americanos de filiación germánica, más o menos reciente.

Ya sabemos, pero no es inútil repetirlo, que en la guerra imperialista de agresión que desencadena en 1939 el nacionalsocialismo, y que aspira al establecimiento de una hegemonía totalitaria en Europa, y acaso en el mundo entero, ya sabemos que en dicha guerra, el propósito constante y consecuente de exterminar al pueblo judío constituye un objetivo esencial, localmente prioritario, entre los fines de guerra de Hitler.

Sin tapujos ni concesiones a ninguna restricción mortal, el antisemitismo racial forma parte del código genético de la ideología del nazismo, desde los primeros escritos de Hitler, desde sus primerísimas actividades políticas.

Para la llamada solución final de la cuestión judía en Europa, el nazismo organiza el exterminio sistemático en el archipiélago de campos especiales del conjunto Auschwitz- Birkenau, en Polonia.

Buchenwald no forma parte de dicho archipiélago. No es un campo de exterminio directo, con selección permanente para el envío a las cámaras de gas. Es un campo de trabajo forzado, sin cámaras de gas. La muerte, en Buchenwald, es producto natural y previsible de la dureza de las condiciones de trabajo, de la desnutrición sistemática. Como consecuencia, Buchenwald es un campo judenrein. Sin embargo, por razones históricas concretas, Buchenwald conoce dos periodos diferentes de presencia masiva de deportados judíos.

Uno de esos periodos se sitúa en los primeros años de existencia del campo, cuando, después de la Noche de Cristal y del pogrom general organizado, en noviembre de 1938, por Hitler y Goebbels personalmente, miles de judíos de Frankfurt, en particular, son enviados a Buchenwald.

En 1944, los veteranos comunistas alemanes se acordaban todavía de la mortífera brutalidad con que fueron maltratados y asesinados a mansalva, masivamente, aquellos judíos de Frankfurt, cuyos supervivientes fueron luego enviados a los campos de exterminio del Este.

El segundo periodo de presencia judía en Buchenwald se sitúa en 1945, hacia finales de la guerra, en los meses de febrero y de marzo concretamente. En aquel momento, decenas de miles de supervivientes judíos de los campos del Este fueron evacuados hacia Alemania central por el SS, ante el avance del Ejército Rojo.

A Buchenwald llegaron miles de deportados escuálidos, transportados en condiciones inhumanas, en pleno invierno, desde la lejana Polonia. Muchos murieron durante un viaje interminable. Los que consiguieron alcanzar Buchenwald, ya sobrepoblados, fueron instalados en los barracones del kleine Lager, el campo de cuarentena, o en tiendas de campaña y carpas especialmente montadas para su precario alojamiento. Entre aquellos miles de judíos llegados por entonces a Buchenwald, y que nos aportaron información directa, testimonio vivo y sangrante del proceso industrial, salvajemente racionalizado, del exterminio masivo en las cámaras de gas, entre aquellos miles de judíos había muchos niños y jóvenes adolescentes.

La organización clandestina antifascista de Buchenwald hizo lo posible para venir en ayuda de los niños y adolescentes judíos supervivientes de Auschwitz. No era mucho, pero era arriesgado: fue un gesto importante de solidaridad, de fraternidad. Entre aquellos adolescentes judíos se encontraba Elie Wiesel, futuro premio Nobel de la Paz. Se encontraba también Imre Kertesz, futuro premio Nobel de Literatura. Cuando el presidente Barack Obama, hace unos meses, visitó Buchenwald, le acompañaba Elie Wiesel, hoy ciudadano americano. Se puede suponer que Wiesel aprovechó aquella ocasión para informar al presidente de EE UU de la experiencia de aquel pasado imborrable, de su experiencia personal de adolescente judío en Buchenwald.

En cualquier caso, me parece oportuno recordar aquí, en este momento solemne, en estelugar histórico, la experiencia de aquellos niños y adolescentes judíos, supervivientes del campo de Auschwitz, último círculo del infierno nazi. Recordar tanto a los que se hicieron célebres, como Kertesz y Wiesel, por su talento literario y su actividad pública, como a aquellos que permanecieron, sencillos héroes, en el anonimato de la historia. Además, no es ésta mala ocasión para subrayar un hecho que se perfila inevitablemente en el horizonte de nuestro porvenir.

Como ya dije hace cinco años, en el Teatro Nacional de Weimar, “la memoria más longeva de los campos nazis será la memoria judía. Y ésta, por otra parte, no se limita la experiencia de Auschwitz o de Birkenau, Y es que, en enero de 1945, ante el avance del Ejército soviético, miles y miles de deportados judíos fueron evacuados hacia los campos de concentración de Alemania central.

Así, en la memoria de los niños y adolescentes judíos que seguramente sobrevivirán todavía en 2015, es posible que perdure una imagen global del exterminio, una reflexión universalista. Esto es posible y pienso que hasta deseable: en este sentido, pues, una gran responsabilidad incumbe a la memoria judía… Todas las memorias europeas de la resistencia y del sufrimiento sólo tendrán, como último refugio y baluarte, dentro de diez años, a la memoria judía del exterminio. La más antigua memoria de aquella vida, ya que fue, precisamente, la más joven vivencia de la muerte”.

Pero volvamos un momento al día del 11 de abril de 1945. Volvamos al momento en que Egon W. Fleck y Edward A. Tenenbaum detienen su jeep ante el portal de Buchenwald.

Probablemente, si tuviera muchos años menos, acometería ahora una indagación histórica, una investigación novelesca acerca de estos dos personajes, investigación que abriría el camino de un libro sobre aquel 11 de abril de hace más de medio siglo, un trabajo literario en el cual ficción y realidad se apoyarían y enriquecerían mutuamente. Pero no me queda tiempo para semejante aventura.

Me limitaré pues a recordar algunas frases del informe preliminar que Fleck y Tenenbaum redactaron dos semanas después, el 24 de abril exactamente, para sus mandos militares, informe que consta en los Archivos Nacionales de EE UU. “Al desembocar en la carretera principal”, escriben los dos americanos, “vimos a miles de hombres, harapientos y de aspecto famélico, en marcha hacia el Este, en formaciones disciplinadas. Estos hombres iban armados y tenían jefes que los encuadraban. Algunos destacamentos portaban fusiles alemanes. Otros llevaban al hombro “panzerfausts”. Se reían y hacían gestos de furiosa alegría mientras caminaban… Eran los deportados de Buchenwald, en marcha hacia el combate, mientras nuestros tanques los rebasaban a 50 kilómetros por hora…”

Este informe preliminar es importante por varias razones. En primerísimo lugar, porque los dos americanos, testigos imparciales, confirman rotundamente la realidad de la insurrección armada, organizada por la Resistencia antifascista de Buchenwald, y que fue motivo de polémica en los tiempos de la guerra fría. Lo más importante, sin embargo, al menos para mí, desde un punto de vista humano y literario, es una palabra de este informe: la palabra alemana panzerfaust. Fleck y Tenenbaum, en efecto, escriben su informe en inglés, como es lógico. Pero cuando se refieren al arma individual antitanque, que se denomina bazooka en casi todos los idiomas del mundo, y en todo caso en inglés, recurren a la palabra alemana. Lo cual hace pensar que Fleck y Tenenbaum, el civil y el militar, son americanos de reciente filiación germánica. Y esto abre un nuevo capítulo de la investigación novelesca que me apetecería acometer.

Pero hay otra razón, más personal, que me hace importante la palabra panzerfaust, o sea, literalmente, “puño antitanque”. Y es que yo estaba, aquel día de abril de 1945, en la columna en marcha hacia Weimar, aquella columna de hombres armados, furiosamente alegre. Yo estaba entre los portadores de bazookas. El deportado 44904, con en el pecho el triángulo rojo estampado en negro con la letra “S”, de Spanier, español, ése era yo, entre los jubilosos portadores de bazooka o panzerfaust.

Hoy, tantos años después, en este dramático espacio del Appeliplatz de Buchenwald.

En la frontera última de una vida de certidumbres destruidas, de ilusiones mantenidas contra viento y marea, permítanme un recuerdo sereno y fraternal hacia aquel joven portador de bazooka de 22 años.

Muchas gracias por la atención. Discurso leído por Jorge Semprún en la conmemoración de la liberación del campo de concentración de Buchenwald, en Alemania.

 

Nublado en Buchenwald
Jorge Semprún cuenta en La escritura o la vida, su gran libro de la memoria en el campo de concentración, que nevaba el día en que dos soldados norteamericanos entraron en Buchenwald para liberarlos a él y a miles de resistentes presos en aquel lugar de exterminio. Hoy, tal día como aquel, cuando el propio Semprún y trescientos supervivientes de aquel periodo oscuro de la historia del Mal se reúnen en el mismo sitio para conmemorar el final del desastre, el tiempo está nublado en Buchenwald. Ayer se encontraron todos estos supervivientes, que ya tienen entre 85 y 104 años (es la edad de un austriaco, Leitinger), en un hotel de Weimar, la mítica ciudad que ahora parece un remanso y que en tiempos sucesivos fue el centro desde el que el mundo alemán alentó su porvenir y su desgracia. Fue muy emocionante ver juntos, viejos ya, pero duros, orgullosos, a estos veteranos que, durante la guerra mundial, estuvieron en el triángulo más perverso de los nazis, el de los campos de concentración, y sufrieron lo que André Malraux llamó (y Semprún recoge en su libro) "el Mal absoluto que se opone a la fraternidad". Estuve con los tres supervivientes españoles; Vicente García, que tiene 85 años, luce en su solapa la bandera republicana, y además lleva el pin que usan todos los deportados y supervivientes, porque es el emblema de la liberación del campo. Es la identificación del antifascista alemán que no quiso declarar en contra de un comando de sabotaje que había actuado fuera del campo en las postrimerías de esta historia que acabó tal día como hoy en 1945. Este alemán se ha convertido en la metáfora de la resistencia que llevó a estos hombres a la lucha y luego a este lugar de exterminio. La ceremonia es a mediodía, más o menos a la hora en que aquel día nevado de Buchenwald todo el mundo prorrumpió en gritos de libertad. El cordobés Virgilio Peña, que tiene ahora 96 años ("más años que un olivo") lo recordaba anoche, poco antes de la cena de fraternidad de los que sufrieron el mal: "Llorábamos, llorábamos, nos salían lágrimas como babas de vaca. Cómo quieres que estuviéramos. Eso sólo se puede contar con lágrimas".

 

Ashkenazi: el pueblo judío nunca más se verá indefenso

Altos oficiales de las Fuerzas de Defensa de Israel se convocaron hoy domingo en el Museo Yad Vashem en Jerusalén, en honor de los actos de Iom Hashoa, el Día de Recordación del Holocausto. Los agentes realizaron una ceremonia en el distrito de la Judería Búlgara, del cual fue miembro el padre del comandante en jefe del Ejército, el teniente general Gabi Ashkenazi.

Durante la ceremonia, Ashkenazi relacionó la historia de su familia y la experiencia de su padre durante el Holocausto. "Al igual que todos los residentes de Plovdiv su familia también abrió las puertas de su casa en 1943, para encontrar agentes de la policía búlgara, quienes ordenaron que se prepararan para ser deportados del país en cuestión de horas".

"Junto con otros 6,000 miembros de la comunidad, mi padre también fue colocado en el patio de la escuela sabiendo muy bien a dónde iba. Conocían muy bien las historias de la aniquilación de judios de Europa en los campos de concentracion. No tenían ninguna duda de que se dirigían a un lugar del que no había retorno ", dijo Ashkenazi.

 

Según la Universidad de Tel Aviv, en 2009 se duplicaron los incidentes antisemitas en el mundo


Las acciones antisemitas contra judíos en todo el mundo se elevaron en 2009 a más del doble que en el año anterior, según un estudio difundido hoy por la Universidad de Tel Aviv.

El año pasado, que comenzó con la ofensiva a gran escala del Ejército israelí en la Franja de Gaza, "fue el peor desde que empezaron a monitorearse las manifestaciones antisemitas hace dos décadas", señala el documento.

El empeoramiento de la situación se dio "en términos tanto de una mayor violencia antisemita como de una atmósfera más hostil generada en todo el mundo por protestas masivas y expresiones verbales y visuales contra Israel y los judíos", concluye el informe del Instituto Stephen Roth para el Estudio del Antisemitismo y el Racismo Contemporáneos, dependiente de la universidad.

Según el informe, en 2009 se registraron 1.129 incidentes violentos, más del doble que los 559 observados en 2008.

Reino Unido, con 374 incidentes, fue el país con más ataques registrados, seguido por francia (195). En 2008 habían tenido 112 y 50 casos, respectivamente.

En Canadá se dieron 130 actos antisemitas en 2009, comparados con los 13 del año anterior. También en Estados Unidos aumentó la cifra de 98 a 116.

"La intensidad y la naturaleza de la ola que comenzó en enero de 2009 apunta a una movilización planeada de la izquierda radical y de comunidades inmigrantes musulmanas", añade el estudio.

Además se emplearon una serie de "herramientas antisemitas, como la equiparación entre judíos e israelíes", con lo que se pretende "deslegitimar el Estado de Israel y el pueblo judío como una única entidad".

Entre los actos violentos se contaron cientos de amenazas, insultos, grafitis ofensivos y pancartas con lemas antisemitas en manifestaciones.

El estudio apunta como posible causa para ese aumento la operación "Plomo sólido" llevada a cabo por el Ejército israelí a fines de 2008 y principios de 2009 en Gaza.

 

> Comente esta nota

fabio 11 de abril de 2010 18:35
Aguante PALERMO ON LINE!!!!!!

Comente esta Nota y Participe.


El portal del barrio de Palermo Palermonline. Noticias de Prensa independiente. Noticias para la Colección Historica Independiente. Construimos la Historia. Adherido a la Red de Medios Digitales. Miembro del Registro de Medios Vecinales de Comunicación de la Ciudad. Paute publicidad en Palermonline.com.ar La Guia de Empresas y Servicios simplemente funciona.

Copyleft éstas notas pueden ser reproducidas libremente- total o parcialmente (siempre que sea con fines no comerciales)- aunque agradeceríamos que citaran la siguiente fuente: http://www.palermonline.com.ar

diarios viejos

2010 Año del Bicentenario Argentino. Palermonline.com.ar El Medio Digital de Información del Barrio de Palermo.
http://palermonline.com.ar/ index.html
https://twitter.com/ palermonline
http://barriodepalermo. blogspot.com/
http://www.facebook.com/pages/ palermonline/56338272261
Hazte fan
CONTACTO CON PALERMONLINE.
info@palermonline.com.ar


diarios viejos



 

PUBLICIDAD EN PALERMONLINE

Programas para Publicar Publicidad en el Portal del Barrio de Palermo.

Publicar en la Guía de Palermo