Barrio de Palermo de la Ciudad de Buenos Aires Argentina radio palermo fm
buscar en palermo
Palermonline publicidad 1001
- Buscador empresas y servicios: A B C D E F G H I J K LM N O P Q R S T U V W X Y Z
El Portal del Barrio de Palermo Soho, Hollywood, Madison, Las Cañitas, Sensible, Freud, Detroit Despierta, Boulevard, Queens, Bagdad and Bronx, Bosques de Palermo, Alcorta, Amigos, Japones, Planetario ,Valley, Atención psicologica, Moda
imanes para autos camionestas y utilitarios Iman

arte ba ausencias, La crónica subalterna y subersiva. Arteba un lugar lleno de minas separadas.

Fuente:  palermonline
Sección: palermo arte arte arte no hay
Fecha: 28 de Junio 2010

 

La crónica subalterna y subersiva

Ausencias de crítica, sumado a críticos rentados por grupos de dudosa credibilidad (clarín, nación, telam y su subsidiaria 678 y chupamedias adheridos en general), sumado a ausencia de artistas plásticos, sumado a ausencias de escuelas de arte, sumado a revistas y literatura especializada en arte que no dicen nada y llenan espacio con publicidad oficial, sumado a ausencias de nuevos movimientos y grupos, sumado a curadores que se hacen los artistas y son los hijos y hija de y hembras de y machitos de, sumado a una política cultural bicentenaria que dejo todo celestito y blanquito... sumado a un país bastante corrupto, el resultado es ver agentes inmobiliarios, ex pizzeros, ex corceteras, ex zapateras, ex dueñas de negocios de blanco y mantelería, bodegeros pro K en expansión, políticos Macristas y Kirchneristas que necesitan subir un peldaño en su escala social de su country, en fin esta gente, eligió ponerse un boliche llamado galería de arte. Con artistas de muy MUY dudosa legitimidad, sensibilidad, técnica y creatividad, comprobable en el mercado internacional o en el mercado central de frutas y verduras. Todo es igual, nada es mejor, y se nota. Cada vez querido lector se nota más y más.

Hoy el arte callejero dice mucho más y es más potente y sensible, el arte comercial, sinceramente querido lector hace mal, es malo y es caro. Dos cartulinas pegadas a $2200 dolares es caro, cuando vale 3 pesitos.

Cuando el objetivo de las galerías de arte es evadir impuestos a las ganancias, blanquear capitales, blanquear cientos de litros de vino en inauguraciones el resultado es desalentador. Hace rato que no se vende arte arte arte. Ni aquí ni en eeuu ni en Europa, La crisis hace que todos se refugien en el oro. Hoy por hoy el suntuario fashion porteño y cool puede esperar.

EL arte, la obra de arte es lo que es imposible colgarla en el living. arteba me espantó, más cerca de esperanto y de cocodrilo sin hombres. Arteba un lugar lleno de minas separadas.

Pablo Rubin

(Palermonline Noticias del Barrio de Palermo 28 de Junio de 2010)

 

La Rural adquirió obras de arte en arteba’10 y dio continuidad a Impulsarte, programa de estimulo al arte contemporáneo

En el marco de arteBA Feria, La Rural adquirió cinco obras de arte como parte de
Impulsarte, Programa de Estímulo al Arte Contemporáneo. Asimismo, la compañía
cuenta con un stand donde se exhiben al público las obras seleccionadas en la edición
pasada de la Feria.


Impulsarte forma parte del Plan de Responsabilidad Social de La Rural. Su objetivo
es estimular la obra de artistas argentinos contemporáneos, promover el mercado del
arte y a la Feria arteBA en sí misma como vidriera de excelencia para la expresión de
artistas de Latinoamérica.


La colección Impulsarte es compartida con la comunidad a través de su exhibición en
diferentes muestras y exposiciones que tienen lugar en el predio a lo largo del año.


Los trabajos seleccionados fueron elegidos por un Comité de Adquisición integrado por
las críticas de arte Victoria Verlichak y Eva Grinstein y por el Director de Relaciones
Institucionales de La Rural, Juan Pablo Maglier.
Juan Pablo Maglier, Director de Relaciones Institucionales de La Rural, Predio
Ferial de Buenos Aires, expresó: “La Rural apuesta nuevamente al fortalecimiento
de Impulsarte, el Programa de responsabilidad social de promoción del arte
contemporáneo, en esta nueva edición de arteBA, en el año del Bicentenario de la
Argentina. Presente, porvenir y pasado reunidos en un mismo lugar: La Rural es
un ámbito de excelencia para la exhibición y promoción de las riquezas culturales
y artísticas de Argentina y Latinoamérica, además de contar con un conjunto
arquitectónico que forma parte del patrimonio cultural de los argentinos. La Rural
refleja, de la mano de arteBA, su liderazgo en la región y su posicionamiento como
plataforma exportadora y polo de atracción cultural, empresarial y social”.


Sergio el dueño de bares que solo divierte. un gastronómico que vendió centenares de panchos y cocacolas incluso mucho más que el difunto Carlitos el rey del panqueque.


Canastos, tejidos de colores, bolsas de nylon y muñecos de peluche recogidos de la calle fueron materia prima de los atuendos que llevaron hombres y mujeres que, a través de redes sociales, respondieron al llamado del artista Sergio de Loof y participaron de un particular desfile que formó parte de la inauguración de ArteBA.
El ecléctico De Loof, con trayectoria reconocida en la escena under en los '80 y centro de emblemáticos bares y discos como Bolivia, El Morocco y Ave Porco, denominó "La Tierra" al desfile en continuación con "El viento", una gran performance que inauguró oficialmente la séptima Bienal do Mercosul en la ciudad brasileña de Porto Alegre inspirada en Paraguay.

 


"En este me quise ampliar a Afganistán, a Pakistán. Se llama la Tierra, o el Globo se podría llamar también", intentó describir De Loof, quien aclaró que el desfile que presentó "no tiene nada que ver con la alta costura, los diseñadores". "Yo no vendo, yo utilizo la forma pasarela y la palabra moda para ser molesto, no tiene nada que ver lo que hago con lo que haría", explicó a Télam antes de terminar de dar los últimos retoques a los atuendos.
La metodología de De Loof para crear es bastante particular y conjuga visión y recorrida por mercados y veredas de distintas provincias. Desde tejidos artesanales salidos de un mercado salteño hasta buzos, calzas e impermeables de colores vivos, comprados en una feria o mercado de pulgas, a ositos de peluche, ovillos de lana, bolsas de nylon y canastos, todo forma parte de la creación final de cada atuendo.
"Tuve el placer de ir a Salta a comprar artesanías y me encanta el Paraguay, me encanta Brasil, me encanta el MERCOSUR. Voy y hago compras, lo mío es hacer compras en usados, en el Ejército, en el Cottolengo Don Orione, voy a buscar porquerías que más o menos tienen que ver", afirmó. Luego la creación se hace en el momento, antes de salir a la pasarela: "Estoy meses pensando, después de tanto tiempo de hacer me baja del cielo". El toque final, un baño de arcilla en polvo.
Los soportes de las obras de De Loof no son modelos profesionales, sino gente que, algunos conociendo su estilo desde hace años, aceptó la propuesta a través de la red social Facebook, donde el artista creó hace meses un grupo llamado "Voy a desfilar para De Loof en el invierno 2010". "Se anotaron todos los que están acá, los amo, todo esto, si ellos no lo pasan son trapos", argumentó, refiriéndose a las 20 personas de entre 25 y 70 años que participaron del evento.


Entre ellas se encontraron Zulma, Olga y Patricia, de 70, 55 y 52 años respectivamente, que decidieron ir a "entregarse" y "divertirse" con la propuesta. "Somos amantes del arte, profesoras de arte y, ya que estamos dentro del medio, nos pareció buena la propuesta, divertida, darle la mano al artista. Con la onda de desenfreno, de locura de él, es como que nos sentimos identificadas", explicó la mayor del grupo, vestida con un poncho celeste, un sombrero con flores de tules de colores y una imagen de la virgen en la mano, en lo que fue la primera vez que se subía a una pasarela.
Para completar el estilo de las modelos intervino el estilista Germán Burgués, de la marca Sebastian Professional, quien, siguiendo su intuición y las directivas del ecléctico artista, realizó peinados en altura y hasta rapó y puso rastas a uno de los voluntarios para estar a tono con la propuesta. "Su inspiración es tan liberada que no tiene parámetros y te permite hacer cualquier cosa, es fácil crear con el, lo que hace me inspira muchas texturas, en el pelo tratamos de interpretar eso mismo de la ropa", indicó Burgués.


"No me interesa la moda para nada, me interesan los seres humanos y divertir, yo tengo un concepto de que esto es una obra de teatro, que da alegría, yo quiero transmitir alegría de vivir porque la tengo y la quiero devolver", manifestó De Loof.
Y concluyó: "Soy feliz y lo quiero transmitir y quiero dar felicidad, es un show, no es ropa, no la vendo, quiero producir alegría de vivir, que el que lo vea se sienta feliz ese ratito y se ponga las pilas, es mi forma de devolver mi felicidad porque la tengo".
El escenario del particular desfile fue el stand de la Galería Daniel Abate en ArteBA, la muestra de arte contemporáneo que se lleva a cabo del 25 al 29 de junio en La Rural, y se sumaron a la propuesta como auspiciantes las marcas Sebastian Professional, Lacoste y Macstation.


Escribe, Penelas el cañonero oficial de palermonline

Bicentenario

Un hombre aislado puede ser valiente. La multitud es cobarde, quizá por economía.

Rafael Barrett

Acabo de regresar del taller de Juan Manuel Sánchez. Esta mañana fuimos a caminar por las calles de Buenos Aires. Miramos edificios, leímos rostros, infancias. Hablamos de compañeros muertos, de los bellos senos de una adolescente, de las caderas de ciertas hembras maduras, de las nalgas de una señora latinoamericana. Recordamos páginas insurrectas de pensadores del siglo XIX, poemas, pinturas, films. Nos mofamos de las nuevas tendencias artísticas, del negocio de las ferias del libro y de las ferias de arte, de la impudicia de nuestros políticos, de la imbecilidad repartida sin escollo. También hablamos de su exilio y del mío. El suyo, en España y en Canadá; el mío, interno. Hablamos de proyectos, del populismo que todo lo ahoga y todo lo confunde. Hablamos del Decamerón de Boccaccio y del Decamerón negro de Leo Frobenius. También lo hicimos de las cátedras pedantes e insoportables de la infatuada. De la Iglesia y de los militares, de los sindicalistas que viajaron a ver el Mundial de Fútbol y del negocio de la pelota. Todo cierra para el imperialismo, todo cierra para la explotación. Laboratorios, botox, pedofilia, Calafate y barras bravas.

Pobreza intelectual, pobreza de espíritu, pobreza de pan. Señalamos lo que nos cuesta desmitificar el arte contemporáneo, el ocultismo, la trivialidad. Lo efímero y lo oscuro en lo político, en lo educativo. La influencia fascista disfrazada de revolucionaria en galerías, diarios y publicaciones. Los discursos militaristas y barrocos, las peroratas y las ínfulas de gobernadores tragicómicos, análisis paupérrimos de intelectuales comprados o alquilados desde el Estado, la fragmentación del periodismo, el talento comercial para engañar y desvirtuar. De lo que fue deporte y ya no lo es. De los comentaristas supuestamente amplios y comprometidos que denuncian parte y lo otro lo gastan en habanos. De los comprometidos a último momento, de los que traicionan lo traicionado. "Ya no existe la izquierda, ahora se llaman progresistas", me dice con ironía. "No existe izquierda", le digo. Recordamos los crímenes del stalinismo, le hablé del documental que me emocionó la semana pasada: Francisco Boix, un fotógrafo en el infierno , de Llorenc Soler. Avanzamos por calles y laberintos sociales. Y nos sentamos a tomar un café en un lugar histórico, que por supuesto, dejó de serlo.

En el taller de Sánchez estuve mirando y sintiendo la obra que está a punto de finalizar: Bicentenario . Es, para simplificar, una familia en la calle. La pintura de uno de los creadores del Grupo Espartaco vuelve, regresa con otra paleta, con otro tono, con otra sensibilidad. Pero sigue allí. La miro en silencio, lo miro a mi querido amigo. Me indica líneas, una pintura fresca. Una obra del ser, de lo interior, del compromiso. Ambos vemos lo que muchos no quieren ver, lo que muchos disfrazan, lo que muchos necesitan callar. "¿Cómo se va a llamar?". "Bicentenario", me dice. Allí el hombre con la cabeza baja, la mujer en un primer plano; nos mira. Y los hijos. Encerrados todos en un espacio de mutismo. No las fábricas de los años sesenta o setenta, no los obreros con los puños cerrados, no las manifestaciones que nos emocionaban en pinturas imprescindibles de Carpani, Mollari, Elena Diz, Sánchez, Sessamo, Di Bianco, Venturi, Butte. No más miradas amenazantes ni puños ni gestos airados. No más insurrección, bronca o mirada ética. No más campesinos, paisajes fabriles, trabajadores industriales. "Los artistas no podemos permanecer indiferentes ." decían en el Manifiesto de 1959. "El manifiesto hincaba en que teníamos que ser pintores. Todo eso que vivíamos para no caer en un panfleto", insiste Juan.

Una vigencia indeseada la de Sánchez. Una pintura que comparto, que elevo sobre la hipocresía y la falsedad cotidiana, sobre la corrupción y el engaño de mercaderes y usureros. Que roban, que mienten, que engañan. Una pintura donde la imagen nos trasforma en el otro . "No la pinté para que quede en el taller. Quiero exponerla. No sé dónde." Lo escucho, lo escucho desde la sonrisa de nuestras miradas, de nuestros silencios. Nos comprometemos con el pasado y con el futuro. Con alegría, con destino de creación. Sobre la mesa del estudio está mi nuevo libro de poemas, Antología personal . "Seguimos, Juan Manuel, seguimos".

Mientras regreso a mi casa pienso que no le confesé algo. Quise decirle en un momento: "Seguimos siendo exiliados, viejo. En realidad siempre lo fuimos". Pero no le dije nada. Tal vez porque no es del todo cierto, tal vez porque en unos meses cumple ochenta años. Y es un ejemplo de vida, de honestidad, de vigor. Da gusto tener un amigo así. Inteligente, crítico. Sobre todo en el Bicentenario, donde la gente parece ser feliz y necesita creer lo imaginario. Absurdo, banal, irrelevante. Como todo ser humano que se precie.

Carlos Penelas / Buenos Aires, junio de 2010


Comentarios de los Vecinos

> Comente esta nota

Pablo 28 de junio de 2010 11:23

Hace rato que el mercado del arte Argentino sufre una enfermedad terminal. Desde el 68 que no pasa nada.

La falta de interés de los Artistas en tocar temas comprometidos y esteticos, la complacencia de los llamados curadores que son como los sifilíticos que quieren curar a los enfermos de blenorragia con intereses culturales patéticos.

Por otro lado las galerías de arte (donde esas galeriastas pudieron haberse puesto una zapatería, pero se pusieron una galería de arte) se transformaron en cobradores inescrupulosos de artistas con necesidades de exponer.

para empeorar el panorama

Los directores de Museos están preocupados por que perfume y que vino gourmet van a tomar en las inauguraciones, con concursos de arte corrompidos, y por último los los espectadores que les es lo mismo visitar una muestra de arte que entrar en el local de Levis o Akibara. Los Casos de Constantini, el malba y esas egocenticidades es un caso aparte, el ve al arte como metodología sistematica para evadir impuestos. Es tan caradura que dice que le Malba pierde plata. Es un caradura!!!

Por otro lado las universidades y casas de enseñanaza de arte estan más preocupados por hacerse cargo de los kioscos y rentabilizar gestiones. Vender panchos y cocas es su objetivo.

Por otro lado los restos que venden fideos y ravioles, exponen a artistas desesperados por colgar, los dueños de los locales les es lo mimo colgar un cuadro que un poster. si cuelgan cuadros de artistas este seguro que lo hacen por que es GRATIS.

La falta de declaraciones artísticas es consecuencia de la óptica cumbiera y genuflexa de viejas gordas ricachonas que prefieran comprar cuadros que convinen con las cortinas de sus casas de campo, los artistas que pintan para dichas gordas deberían ser fusilados.

El arte es revolución y quiebra, hoy la Argentina es 678 y kirchnerismo cultural intelectual genuflexo.

El arte, la obra de arte es aquello que es imposible colgarlo en un living. lo demas es complacencia.

 

Alejandro 28 de junio de 2010 12:14

Comentario acerca de Novela de difuntos y colegialas de Alejandro Margulis

Resulta inevitable, a la hora de abordar la última novela de Alejandro Margulis, no considerar dos conceptos ya clásicos en el campo de la crítica literaria.

Uno de ellos consiste en el carácter subversivo que Bajtin le atribuye a la sátira menipea, antiguo género literario en el que el autor argentino parece abrevar. Algunas de sus características fundamentales son "las violaciones habituales al curso de los acontecimientos, lo que generalmente se acepta, y a las normas establecidas de conducta y etiqueta [...]. Los escándalos y las excentricidades destruyen la integridad épica y trágica del mundo, abren una brecha en el curso estable y normal de los asuntos humanos..." (Bajtin, Mijail. La poética de Dostoievsky).

Este efecto de ruptura es el que parece irrumpir en la vida de Santamarina, un tranquilo reportero del diario, cuando recibe dos sobres en su escritorio. Uno de ellos contiene una truculenta foto de un accidente automovilístico; el otro se relaciona con los episodios más negros de la última dictadura militar.

El otro concepto que resulta insoslayable es la relación que establece Walter Benjamin en su artículo El narrador entre la noción de muerte y el arte de narrar. El crítico sostiene que en el moribundo se encuentra el material del que surgen las historias. Pero a partir del siglo XIX, la sociedad burguesa y sus dispositivos higiénicos han escamoteado la visión de la muerte: "En otros tiempos no había casa, o apenas habitación, en que no hubiese muerto alguien alguna vez. [...] Hoy los ciudadanos, en espacios intocados por la muerte [...], en el ocaso de sus vidas, son depositados por sus herederos en sanatorios u hospitales."

Margulis, en su texto, recupera esta cercanía con la muerte, al punto que una escena de alto voltaje sexual (pulsión de vida) se desarrolla en el mismo espacio en el que una difunta yace dentro de su féretro.

La trama se desplaza por escenarios a veces alucinados, a veces cotidianos. No rehúye el morbo o lo repulsivo. Se inscribe también como novela política que busca, y lo logra, transmitir el horror que ha marcado a fuego a las generaciones crecidas durante la dictadura.

Por último, es destacable el doble papel jugado por las jóvenes figuras femeninas, a la vez objeto de deseo y sujeto que desagravia el calvario padecido por las víctimas.

Texto a veces incómodo y políticamente incorrecto, vale la pena sumergirse en el mundo menipeo e irreverente que propone Alejandro Margulis.

Prof. Lila Rucci

Comente esta Nota y Participe.


El portal del barrio de Palermo Palermonline. Noticias de Prensa independiente. Noticias para la Colección Historica Independiente. Construimos la Historia. Adherido a la Red de Medios Digitales. Miembro del Registro de Medios Vecinales de Comunicación de la Ciudad. Paute publicidad en Palermonline.com.ar La Guia de Empresas y Servicios simplemente funciona.

Copyleft éstas notas pueden ser reproducidas libremente- total o parcialmente (siempre que sea con fines no comerciales)- aunque agradeceríamos que citaran la siguiente fuente: http://www.palermonline.com.ar

imanes para autos camionestas y utilitarios Iman

2010 Año del Bicentenario Argentino. Palermonline.com.ar El Medio Digital de Información del Barrio de Palermo.
http://palermonline.com.ar/ index.html
https://twitter.com/ palermonline
http://barriodepalermo. blogspot.com/
http://www.facebook.com/pages/ palermonline/56338272261
Hazte fan
CONTACTO CON PALERMONLINE.
info@palermonline.com.ar


diarios viejos



 

PUBLICIDAD EN PALERMONLINE

Programas para Publicar Publicidad en el Portal del Barrio de Palermo.

Publicar en la Guía de Palermo