congreso camara de diputados politica

40 años de democracia: de Alfonsín a Milei

De la Victoria Electoral al Gobierno: Preparativos para la Asunción de Alfonsín como Presidente

El ascenso de Milei refleja la creciente demanda de cambios profundos en el panorama político y económico argentino, así como la necesidad de abordar problemas persistentes en la economía del país. Su llegada al escenario político ha generado debates y reflexiones sobre el rumbo que debe tomar Argentina en términos de políticas públicas, economía y desarrollo a largo plazo.

Después de la resonante victoria de la UCR en las elecciones presidenciales del 30 de octubre de 1983, Raúl Alfonsín comenzó a conformar su gabinete en medio de negociaciones con una dictadura militar en retirada. La Argentina aspiraba a dejar atrás la oscura etapa del terrorismo de Estado en un complejo contexto político y económico.

Al día siguiente de su triunfo, Alfonsín se reunió con Ítalo Argentino Luder, el candidato presidencial del justicialismo en esas elecciones, ofreciéndole la titularidad de la Corte Suprema como gesto de cooperación democrática, propuesta que Luder rechazó.

Entonces, Alfonsín se dirigió a Genaro Carrió, un destacado jurista con experiencia en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, ofreciéndole la presidencia de la Corte, y completando la composición del máximo tribunal con otros juristas reconocidos.

Tras este encuentro, Alfonsín regresó a su Chascomús natal, donde comenzó a definir la integración de su gabinete. El 8 de noviembre, anunció el equipo ministerial que lo acompañaría en la reconstrucción democrática del país.

A pesar de rivalidades previas, Antonio Trocolli fue designado Ministro del Interior, mientras que Bernardo Grinspun lideraría la cartera de Economía. Además, Dante Caputo se haría cargo de Relaciones Exteriores y Culto, y otros profesionales reconocidos ocuparían distintos ministerios.

Luego de confirmar el gabinete, Alfonsín se trasladó a Boulogne para ajustar los detalles de la transición con las autoridades salientes. Durante este período, recibió a líderes políticos, como Carlos Menem, quien buscaba acercarse al presidente electo en medio de la agitada interna peronista.

Mientras se negociaba la entrega del Gobierno con la Junta Militar, Alfonsín se reunió con las Madres de Plaza de Mayo, donde, a pesar de diferencias, se planteó la necesidad de investigar las violaciones a los derechos humanos, lo que llevó a la creación de la Conadep y el posterior informe «Nunca Más».

El 10 de diciembre, día emblemático por la Declaración Universal de los Derechos Humanos, marcó el inicio del Gobierno de Alfonsín. Desde entonces, se han realizado esfuerzos por esclarecer el pasado reciente, aunque algunas discrepancias han deteriorado relaciones, como sucedió con Hebe de Bonafini.

El camino hacia la democracia y la justicia continuó con la disolución de la Junta Militar, la elección presidencial en el Colegio Electoral, y finalmente, la jura de Alfonsín como Presidente, marcando el inicio de una continuidad democrática que perdura hasta hoy, pasando ya 40 años desde entonces.

Las democracias pueden experimentar un giro hacia la derecha por diversas razones, y suele ser un fenómeno complejo influenciado por factores sociales, económicos y políticos. Aquí te detallo algunas razones clave:

Ciclos Políticos y Descontento Ciudadano: Tras largos períodos de dominio de un partido o ideología, los ciudadanos pueden sentir descontento o desilusión con el status quo, buscando alternativas políticas. En momentos de crisis o estancamiento económico, la derecha puede ofrecer políticas que parecen promover la estabilidad y el crecimiento económico.

Miedo y Seguridad: En tiempos de incertidumbre, como crisis económicas, inseguridad o problemas migratorios, los ciudadanos a menudo buscan líderes o partidos que prometen soluciones rápidas y una sensación de seguridad. Los partidos de derecha tienden a enfocarse en políticas de seguridad y control de fronteras, lo que atrae a ciertos segmentos de la población.

Globalización y Cambios Sociales: La globalización puede generar ansiedades culturales y económicas, lo que lleva a algunos a buscar protección contra cambios rápidos y a veces amenazantes. Los partidos de derecha pueden ofrecer respuestas nacionalistas y proteccionistas que apelan a los sentimientos de identidad y pertenencia.

Rechazo a las Políticas Establecidas: La insatisfacción con las políticas tradicionales o la corrupción dentro de los partidos políticos establecidos pueden llevar a un cambio hacia alternativas más radicales, incluyendo movimientos de derecha que proponen reformas más drásticas o rupturas con el statu quo.

Líderes Carismáticos y Comunicación Eficaz: La presencia de líderes carismáticos con habilidades de comunicación efectivas puede movilizar y persuadir a la población hacia ideologías de derecha. Estos líderes a menudo articulan mensajes claros que resuenan con las preocupaciones y valores de ciertos grupos de la sociedad.

Crisis de Representación: La percepción de que los partidos de centro-izquierda no están abordando eficazmente ciertos problemas puede llevar a la búsqueda de alternativas, incluyendo partidos y movimientos de derecha que prometen soluciones más efectivas.

Es importante tener en cuenta que estos factores pueden variar en cada contexto nacional y regional, y el giro hacia la derecha en una democracia puede ser resultado de una combinación única de estas y otras influencias.