“Malparidos” Eduardo Sanguinetti, Filósofo, poeta y performer agentino

Todo atenta a la calidad de vida de la comunidad argentina… Quienes nos hemos capacitado, según transcurrieron los años, en arte y vida, asimilados a nuestra naturaleza de ser y saber, intentando entregarlo todo por esta tierra amada, somos silenciados por los ‘Malparidos’, obscenos, ignorantes, presentes en todos los medios corporativos ‘basura’, lanzando palabras de odio, misoginia, homofobia, discriminación, desde un espacio de suma violencia y resentimiento, como jamás se ha experimentado en esta región… Hablo de todos/as los que nos silencian, sirviendo al poder de la banda de psicópatas neobudistas armonizados, que tiene un solo color el de la mafia genocida financiera, que gobierna en Argentina, en simulación de simulacro, cual espectáculo insano degradante.

‘Malparidos’ bocones cobardes matones de medios, ‘Malparidos’ los funcionarios que los habilitan a confrontar insultando, amenazando, difamando, injuriando, con quienes desean manifestarse en libertad de expresión, con las mejores maneras y modos… tiran a quemarropa estos ‘Malparidos’, disparan por la espalda a quienes desde el llano intentan mantener firmes sus ideales y principios éticos.

A quienes opinen sobre lo que sea, les exijo respeto, que he definido en mi ensayo Alter Ego (1984, Ed. Corregidor), como “el sentimiento hacia la libertad de los otros, de la dignidad de los otros, la aceptación sin ilusiones, pero también sin la menor agresión o la menor hostilidad y desdén por un ser tal como es”… esa libertad de una comunidad para expresarse es un derecho inalienable para protegerse de los disonantes discursos de impotentes militantes de la mentira, del odio, de la exclusión.

¡Qué farsa este mundo! Macri recibirá un premio por “su dedicación incansable y desinteresada con su país” el “2018 Global Citizen Award”… Dedicación incansable a confrontar, reprimir, ajustar, degradar la vida del pueblo argentino, mostrar ignorancia en temas esenciales mentir a diestra-siniestra y sobre todo no hermanarse con millones que sufren pobreza extrema, hambre, desamparo y, ¿lo premian?, sin duda ha cumplido de manera superlativa el rol de ser un buen servidor del FMI y el poder imperial.

En Argentina, el gobierno vende saldos… Se reducen drásticamente todos los planteles en todos los sectores, mientras se anuncia y promete un futuro indefinido, pleno de trabajo; se degrada al extremo el nivel de la vida, mientras se ordena “tener confianza en el cambio”, se desintegran las instituciones, desaparecen las conquistas sociales, pero siempre con la firme promesa de defenderlas en ese porvenir incierto: “puede ser, debe ser, hay que ceder”.

Se toman medidas extremas que llevan a un pueblo hambreado, enfermo, temeroso y sojuzgado, a soportar lo insoportable, en nombre de ningún sentido, en nombre de ¿qué catástrofes en suspenso?, espadas de Damocles de las que no se habla sin entrar en detalles, a golpe de “déficit”, “inflación”, “inversiones inexistentes”, de “dejar atrás un pasado” que no es más que este mismo presente, por el que se transita hacia un futuro incierto se aniquila la esperanza del pueblo sometido a los caprichos megalómanos del gobernante.

En definitiva, se trata de incitar a confrontar entre la ciudadanía, teniendo en cuenta que el odio ha guiado en elecciones a que el pueblo vote a su verdugo, quién hoy, en pleno uso y abuso de su función, en sus discursos balbuceantes, no intenta incitar a nadie a encontrar una salida concreta y real, sino a dejarse explotar, a estar dispuesto a todo para no morir de hambre, para no dejar de ser excluido de la “nave de los desesperados”, de la vida misma.

Se prepara al pueblo a fin de que cuando deban afrontar lo peor, que aún no ha llegado, no lo afronten sino que se sometan, ya vencidos.

La lógica de esta violencia desatada bajo formas de ajustes desproporcionados, confrontaciones mediáticas en boca de arrastrados psicópatas, conductores “todo terreno”, los ‘Malparidos’ que blindan al gobernante y sus desaciertos premeditados, esperando la comunidad no se cumpla el decir de Macri días pasados en la provincia de Mendoza: “… si me vuelvo loco puedo hacerles mucho daño a todos ustedes”, ¿qué tal?… los que día a día repiten las difamaciones que hacen nido en el inconsciente colectivo, que aplaude ya, de manera automática la guerra de fuegos cruzados en la que permanecen en silencio, fundado sobre el principio de omisión: la más tremenda traición, con sentenciosa desenvoltura.

No estamos en esta tierra para adquirir vínculos en compromisos con la ‘nada’, con una metafísica de laboratorio, pergeñada por los Frankestein del tercer milenio, y a aquellos ‘Malparidos’ que niegan la crisis de todo tipo que soporta el pueblo, les pido callen sus bocazas hay demasiado sobreviviente que precisa desde comida, medicamentos, hasta libertad de ser uno… sin presiones ni órdenes de ignorantes dictadorzuelos, que aniquilan la voluntad de vivir en esta tierra.

Bookmark and Share