A 60 años de la muerte de José Ortega y Gasset

Compartí :-) .

“El verdadero rostro de un país nunca se me reveló sino a través de los hombres que son su paisaje espiritual. Había pasado por España, en mi adolescencia, sin casi verla. Horrorizada por las tripas de un caballo que despanzurraron bajo mis narices, en una corrida de toros, cerré instintivamente los ojos ante ese espectáculo, y de rebote ante todos los demás. Se necesitó nada menos que el joven “profesor en tirar piedrecitas en los estanques en los estanques” para hacérmelos abrir. Con él, una noche, entró España entera en mi casa de la calle Tucumán 675; se sentó a mi mesa, me dirigió la palabra como a un miembro de la familia, me tuteó espiritualmente. En aquella época el rostro de Ortega no estaba todavía surcado por esas arrugas profundas de que habla Julián Marías. Pero la luz de la mirada era la misma: radiante. Nunca he visto espejo más fiel de la inteligencia que los ojos de Valéry y los de Ortega.

[…]Pero el deleite que constituye la elocuencia en el decir (una de las facetas del talento orteguiano), la habilidad para lanzar en el aire y recogerlos después con mano ágil los más diversos objetos del pensamiento, y los más contradictorios, no era ciertamente lo que me ligaba con amistad perdurable a este grande de España que podía permanecer con la cabeza cubierta frente a los reyes de la inteligencia. Había en él un ímpetu vital, un entusiasmo generoso cuyos beneficios fui una de las primeras en recoger en la Argentina.”

Ocampo Victoria, “Mi deuda con Ortega”. Publicado en Sur, 241, julio-agosto de 1956, pp 44-45.

Palermonline

Palermonline Noticias info@palermonline.com.ar

error: Te queremos :-) pero no nos copies. estamos trabajando en Palermo desde 1999