Alquilar en la Villa 31 cuesta lo mismo que un departamento en Palermo

En los barrios populares crece la demanda de espacios habitacionales y los precios se elevan al punto de igualar a los valores del mercado inmobiliario formal.

En las villas de la Ciudad de Buenos Aires la población creció en los últimos cuatro años en un 70 por ciento, aumentó la demanda de viviendas y sus precios.

En la Villa 31 de Retiro no se frenaron las transacciones inmobiliarias, es más, se incrementaron. Una habitación donde viven una o dos familias puede costar hasta 4.000 pesos mensuales. Un costo similar al que se puede conseguir un departamento de dos ambientes en barrios como Villa Urquiza, Palermo o Villa Pueyrredón, entre otros. Pero a diferencia de los contratos formales, los alquileres en la villa son arreglos de palabra, sin depósito y sin garantía de ser echado.

Angélica Banzer, delegada de la Villa 31, contó: «El mercado está en continuo movimiento: todos los días llega gente al barrio, vienen con plata en efectivo con la idea de comprar en el momento».

Además, Banzer aclaró a Ámbito Financiero que «una casa de dos pisos con 40 m² cotiza para la venta por encima de los $ 200 mil, mientras que las piezas de entre 15 m² y 20 m² cuestan entre $ 60 mil y $ 80 mil».

En las zonas comerciales las propiedades se cobran en dólares: «Aquellas que están en la zona más comercial son más caras y se pagan en dólares, aunque a veces los precios se pueden llegar a convertir en pesos».