Anuncian el comienzo de las obras para crear un «techo verde» sobre las vías del Sarmiento

Publicado por

Se prevé que el proyecto esté terminado en 2019. Comenzará con una primera etapa de 15 cuadras para instalar un corredor verde que irá desde las calles Bulnes hasta Rawson y desde Río de Janeiro hasta Acoyte.
Las obras para transformar en un «techo verde» parte del trazado del ferrocarril Sarmiento y así crear nuevos paseos en Caballito, Almagro, Boedo y Balvanera, los barrios con más déficit de espacio público, comenzarán en dos meses, según informó el gobierno porteño.

«El corredor verde estará listo a fin del 2019 y apuntamos a aumentar la superficie de espacio verde en zonas altamente pobladas, con equipamiento acorde, un patio de juegos inclusivo y aparatos para realizar ejercicios», anunció el ministro del área de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad, Eduardo Macchiavelli.

El parque lineal es un proyecto en etapa preliminar, a cargo del área de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad, donde prevén crear 1.500 metros lineales de espacio público en las Comunas 5 y 6, las más deficitarias en cantidad de verde, según registros oficiales.

Se divide en dos etapas, la primera se trata del «Cruce Medrano», que comenzará en dos meses aproximadamente y comprende la rectificación (enderezamiento) de la traza de la calle Bartolomé Mitre, a la altura del cruce con la Avenida Medrano y generar un nuevo espacio público y verde.

Con un presupuesto estimado de 60 millones de pesos para el primer tramo del Corredor verde, se techarán aproximadamente 70 metros lineales de las vías del ferrocarril Sarmiento, desde el puente de Medrano hacia la estación de Once.

Dentro de los cambios estéticos que incluye el plan, también está proyectado ampliar las veredas, reforzar la iluminación vial y peatonal con tecnología led y «nuevas farolas que aumentarán la visibilidad y seguridad nocturna».

A su vez, se incorporarán nuevos bancos de hormigón armado, cestos papeleros y bebederos anti vandálicos que tienen una fisionomía diferente a los tradicionales para evitar que sean dañados.

Este nuevo espacio verde «aéreo» incluirá también patios de juegos inclusivos –adaptados a chicos con movilidad reducida–, aparatos con cabalgata aeróbica, cintas caminadoras dobles y bancos para abdominales. En cada uno de estos nuevos espacios se agregará nueva vegetación.

El proyecto abarca una segunda etapa que comprende la licitación y construcción de los tres tramos restantes: el tramo A (Bulnes, Medrano), el tramo B (Medrano, Rawson) y el C (Río de Janeiro, Acoyte).

Como el tren depende del Ministerio de Transporte de la Nación, para avanzar en el proyecto, la Ciudad deberá antes llegar a un acuerdo con los gobierno nacional y provincial ya que el Sarmiento parte de Once y cruza por Liniers hacia la provincia de Buenos Aires.

El origen de este proyecto se encuentra contemplado en el Plan urbano ambiental (PUA), ley 2930 de la Ciudad de Buenos Aires, que nace en el 2008, y que no se pudo concretar hasta el momento porque «requiere del acuerdo de muchas voluntades políticas», dijeron voceros del gobierno porteño.

La idea de transformar los espacios del ferrocarril en nuevas zonas verdes es una tendencia que avanza en varias ciudades del mundo. En Madrid y Barcelona, por ejemplo, aprovecharon el soterramiento de varios ramales para convertirlos en plazas y paseos.

En cambio, en París y Nueva York decidieron utilizar las viejas vías de un ferrocarril en desuso para transformarlos en un senda pública que, a lo largo de varios kilómetros que corren en altura, permite una vista única de la ciudad. En 2009, el High Line Park se convirtió en uno de los paseos más atractivos de Manhattan y cambió por completo una de las zonas más arruinadas de la isla.