Bares en plazas. AL PRO NO LE ALCANZÓ PARA CONVERTIR EL PROYECTO EN LEY

Al PRO no le alcanzaron los votos para aprobar en la sesión del proyecto que habilita la instalación de bares en plazas y parques. Para el legislador del Partido Socialista Auténtico, Adrián Camps, “esta iniciativa refleja la concepción agresiva que tiene el macrismo hacia los espacios verdes. La promovida ‘Ciudad Verde’ es, en realidad, una ciudad gris porque están cubriendo nuestros parques de cemento”.

“Un espacio verde para el PRO es una oportunidad para hacer negocios. Estacionamientos subterráneos que convierten plazas en macetas, rejas, calles y senderos de cemento y ahora pretenden concesionar comercios. Algunos dicen que esta concepción provienen de los countries, donde cada casa tiene su propio jardín; el resto son canchas de futbol, tenis, pero no existen los espacios verde de uso común”, agregó.

Según el diputado del PSA, “es un proyecto muy resistido que logró el milagro de poner de acuerdo a la CAME y a los vendedores ambulantes; los primeros por considerarlo una competencia desleal contra los negocios de los alrededores y los segundos, porque los privaba de sus fuentes de subsistencia”.

“Es difícil encontrar técnicamente una iniciativa tan mala en lo que hace a la violación de la Constitución porteña -art. 27, 84 y 89-“. Además, el bloque oficialista pretendía votarla como una ley de mayoría simple cuando es de doble lectura y de al menos 31 votos porque modifica el código de planeamiento urbano”, explicó.

Para justificar esta ley el oficialismo puso como ejemplo a otras ciudades del mundo que no tienen punto de comparación con la realidad de la Ciudad de Buenos Aires: mientras los porteños cuentan sólo con 1.8m2 de espacios verdes por habitante, Madrid tiene 75m2/h., Curitiva 45m2/m, Nueva York 22m2/h. También, tomaron como modelo a Rosario, que tiene más de 15m2/h y habilitó estos usos en terrenos abandonados que fueron recuperados. Por todos estos motivos, el diputado del socialismo auténtico propuso el archivo del proyecto.

Discusiones dejan heridas en el bloque macrista
Dos diputados del bloque PRO en la Legislatura terminaron a golpes de puño tras la suspensión de la sesión ordinaria, en medio de gritos e insultos, cuando se trataba un proyecto del macrismo para permitir que se instalen bares en espacios verdes de la Ciudad, el cual tenía el rechazo de la oposición.

La iniciativa, del diputado José Luis Acevedo, comenzó a tratarse cerca de las 23 horas de anoche, cuando vendedores ambulantes comenzaron a gritar desde las gradas del recinto de sesiones en contra del proyecto que contemplaba el permiso para que haya «áreas de servicio» en al menos 70 parques porteños.

En ese marco, diputados de la oposición, como Aníbal Ibarra y Adrián Camps, anunciaron que no iban a acompañar la ley por considerarla «inconstitucional», tras lo cual todos los bloques antimacristas se levantaron de sus bancas y abandonaron el recinto.

Posteriormente, los diputados del PRO pidieron pasar a un cuarto intermedio y también se retiraron hacia un salón contiguo, donde los legisladores Acevedo y Alejandro García se trenzaron a golpes a raíz de lo ocurrido minutos antes.

Al parecer, García le reprochó a Acevedo por las disposiciones que contenía el proyecto y también por el poco consenso que tuvo en el resto de los diputados para conseguir una aprobación.