Boldo ¿Cómo usar boldo?

Boldo Peumus boldus

Boldo

Cuando te sientas enfermo, con indigestión, problemas hepáticos o con una mala resaca, un té de boldo es siempre la primera recomendación.

¿Cómo usar boldo?

El boldo se puede usar en forma de jugo o té.

Jugo: Triture dos hojas en un vaso y llénelas con agua. Tomar de 20 a 40 gotas en el momento de las molestias o hasta 3 veces al día.

Té de boldo: añadir 1 cucharadita de hojas de boldo troceadas en 150 ml de agua hirviendo. Déjelo reposar de 5 a 10 minutos, cuele y beba lo tibio de inmediato. El té de boldo se puede tomar de 2 a 3 veces al día antes o después de las comidas.
Contraindicaciones y precauciones:

– Evitar en casos de úlcera y gastritis. Cuando se ingiere en altas dosis, puede causar irritación gástrica;
– Es importante tener cuidado con el uso regular del falso té de boldo, ya que una ingesta excesiva puede causar daños a la salud;
– La planta está contraindicada para mujeres embarazadas, ya que puede perjudicar el desarrollo del embrión y, en consecuencia, provocar el aborto.

 Baños de Boldo

Con gran capacidad para eliminar las energías negativas que nos rodean, el baño de boldo es poderoso en la limpieza espiritual. El ritual ayuda en la protección y también aporta más ligereza a la vida cotidiana.

Además de los sorprendentes beneficios de las hierbas, el boldo también tiene grandes poderes espirituales.

Eso es porque la hierba es poderosa para aliviar tensiones y quitar sentimientos de angustia, pesadez o tristeza. Por lo tanto, el baño de boldo es para aquellos que sienten que necesitan una fuerte limpieza o descarga espiritual.
El boldo en la ciencia
El boldo (Peumus boldus) es la única especie del género monotípico Peumus, de la familia de las monimiáceas. Este árbol es endémico de Chile. Sus hojas, de fuerte aroma, se utilizan con propósitos culinarios y medicinales.

Por alcance de nombre común, principalmente en América Latina, suele ser confundida con las especies del género Plectranthus, conocidas como Falso Boldo; lo que ha llevado a confusiones sobre los usos, y las propiedades y toxicidad que presentan estas especies.

El boldo es un árbol de mediano tamaño, perteneciente a la familia Monimiaceae. Puede superar los quince metros de altura; de muy lento crecimiento, tardando varias decenas de años para alcanzar un tamaño adulto, generalmente se le encuentra como un arbusto o árbol pequeño, en parte porque la mayoría de los individuos hoy existentes son producto de rebrote desde tocón. Es de follaje perenne, con hojas opuestas, ovoides, de 3 a 7 cm de longitud al cabo de un corto pecíolo, de color verde brillante; el envés es más pálido y muestra pubescencias.

Florece entre agosto y septiembre en su hábitat nativo. Las inflorescencias se presentan en pequeños racimos de unas doce flores pequeñas de color blanquecino. Las flores muestran por lo general siete pétalos, de alrededor de 1 cm de largo; las masculinas se distinguen por los numerosos estambres curvados. El boldo es dioico, es decir, las flores son unisexuadas y cada espécimen las presenta de sólo un sexo; es necesaria la proximidad de ejemplares masculinos y femeninos para que la polinización —llevada a cabo habitualmente por insectos— se produzca. Los frutos son drupas de pequeño tamaño (alrededor de 2 cm de diámetro), color verde y sabor agradable.

Principios activos

El fruto del árbol de boldo es comestible, y ha sido consumido crudo y cocido desde la época precolombina. La corteza, rica en taninos. El más apreciado de sus productos son las hojas, utilizadas para la preparación de infusiones digestivas, para el tratamiento de la vesícula biliar y de las afecciones hepáticas.

Aceite esencial con componentes monoterpénicos (alcanfor)
Alcaloides benciltetrahidroisoquinoleínicos con núcleo aporfinoide (0,2-0,5 %), siendo el mayoritario la boldina

El principio activo de las mismas es un alcaloide, la boldina, que tiene efectos coleréticos, colagogos y diuréticos; presenta también concentraciones menores de otros alcaloides, especialmente isoboldina y laurotenina. De las hojas se extrae también un 2 % de aceite esencial, fuertemente aromático, rico en eucaliptol y ascaridol. Se recomienda su moderación. Estas mismas propiedades hacen que se lo recomendaría a comienzos del siglo XX como antihelmíntico.

Consumo

Se han encontrado restos de hojas de árbol de boldo usadas por los seres humanos hace unos 14 500 años en el sitio arqueológico de Monte Verde, lugar que se encuentra algo más al sur de su área de distribución actual y se cree que en esa época, el final de la última glaciación, su límite sur se encontraba todavía más alejado, por lo que las hojas habrían llegado al lugar a través de intercambio con otros grupos.

En Argentina, Perú y Chile, las hojas del árbol de boldo se toman como té de hierbas, o se mezcla con yerba mate u otros tés para moderar su sabor. Actualmente las bolsitas de té de boldo están disponibles en casi todos los supermercados.

Respecto al fruto del árbol de boldo, este es comestible, y ha sido consumido crudo y cocido desde la época precolombina. El fruto (una pequeña drupa amarillo verdosa, de forma ovalada) es carnosa y jugosa, de gusto agradable. El fruto madura en el hemisferio sur entre los meses de diciembre y enero. Con el fruto se puede realizar diversas preparaciones, y cuando están aun tierno, los frutos admiten la misma preparación de curado y usos que las aceitunas, y bien escabechados son aun más delicados que éstas. Con ellos igualmente se prepara una bebida fermentada llamada chicha de boldo.

Del árbol de boldo se utilizan: las hojas frescas o secas (en infusión) y los frutos.

Estimula las funciones digestivas al aumentar la secreción biliar.
Contiene boldina que es hepatoprotector.
Se utiliza una infusión con media cucharadita de hojas del árbol de boldo en una taza de agua.

Actúa también sobre el sistema nervioso ocasionando sueño y leve anestesia.
Es diurético. La infusión de boldo, pero también el aceite de boldo a razón de cinco gotas, ha sido encontrado beneficioso en las infecciones génitourinarias.

La infusión de hojas se usa para tratar afecciones gastrointestinales (dispepsia, flatulencia, gastritis, indigestión, úlcera), hepáticas (cálculos, ictericia, cólico, insuficiencia y litiasis biliar, inflamación) y genitourinarias (gonorrea, nefritis, sífilis, uretritis), migraña, gota y reumatismo.

El jugo de la hoja fresca se usa para dolor de oídos. El vino, jarabe, tintura y elixir de las hojas frescas se usan para tratar afecciones hepáticas.

El aceite y pomadas que lo contienen son utilizadas para friegas y masajes contra dolores de espalda, cintura, lumbalgias y golpes.
El cocimiento de la corteza se usa para dolor de estómago, tos y debilidades nerviosas.
Principios activos: Un alcaloide, la boldina, aunque en muy poca cantidad, es suficiente para que sirva como remedio.
Contraindicaciones: En casos de obstrucción de las vías biliares. En el embarazo, por su contenido de alcaloides. La boldrina en exceso puede resultar tóxica. Como síntomas de intoxicación se muestra gran excitación, reflejos y respiración exagerada, que incluso puede causar la muerte.

Descripción:

Peumus boldus Mol.
MONIMIACEAE
BOLDO, BOLDU

Árbol siempreverde, dioico que alcanza una altura de hasta 20m y un diámetro de hasta 1m, corteza delgada y rugosa de color pardo.

Hojas opuestas, aromáticas, de forma ovalado-elípticas con el margen entero y revoluto, haz de color verde oscuro con glándulas prominentes que le dan una textura áspera al tacto, envés glauco y piloso (foto derecha), nervadura muy notoria. Láminas de 2,5-5 x 2-2, 5 cm, pecíolos pubescentes de 3-5 mm de largo.

Flores unisexuales dispuestas en inflorescencias de 5-12 flores; las masculinas de color blanco-amarillentas, lóbulos imbricados de 1-3,5 x 1-2,5mm. 20-40 estambres de 0,8-2,5 mm de largo. Las flores femeninas con lóbulos desiguales, 6-10 estaminodios. Carpelos sésiles. El fruto es una drupa amarillenta cuando madura, de 6-8mm de largo.