Buenos Aires memoria antigua: Fotografías 1850-1900

El Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires y la Fundación Centro de Estudios para Políticas Públicas Aplicadas (CEPPA) presentan la exposición temporaria “Buenos Aires memoria antigua. Fotografías 1850-1900”.

Con la curaduría del maestro Luis Priamo, la exhibición está compuesta por imágenes obtenidas por reconocidos fotógrafos del siglo XIX, conjunto que conforma una parte trascendente del patrimonio visual argentino.

Inauguración: Miércoles 17 de Octubre – 19 h.
Cierre: 2 de diciembre.

En la Sede Palacio Noel del Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco (Suipacha 1422). Barrio Retiro.
Sala SUM – Subsuelo.

El ciclo de exposiciones fotográficas del Museo de Arte Hispanoamericano “Isaac Fernández Blanco” (MIFB), desarrollado ininterrumpidamente las últimas dos décadas, ha consagrado sus principales esfuerzos a mostrar a las nuevas generaciones la obra de notorios artistas americanos como así también la de destacados fotógrafos viajeros, quienes subyugados por la magia de nuestro continente, aportaron su particular mirada para la construcción de un vasto acervo fotográfico que nos permite reconocer hoy múltiples facetas de nuestra identidad.
En este marco se presenta “Buenos Aires, memoria antigua” exposición que encuentra su antecedente en el libro publicado por la Fundación CEPPA en 2015 y permite acceder al gran público a vistas y escenas costumbristas porteñas en el inicio de la trasformación de la Aldea en Metrópoli, en el contexto de la modernización de la nación y el aporte multifacético de la ola inmigratoria que trasformara culturalmente nuestra sociedad.


“Buenos Aires memoria antigua. Fotografías 1850-1900”.

Esta muestra ofrece un panorama del primer medio siglo de la fotografía de vistas y costumbres de la ciudad de Buenos Aires. Su fuente es el libro Buenos Aires, memoria antigua. Fotografías 1850-1900, editado por la Fundación CEPPA en 2015.

Para ello reunimos las obras en breves capítulos con unidad de lugar (la Boca, el Retiro, Constitución, Recoleta, el Once, entre otros), de temas (ferrocarriles, hospitales, mataderos, cementerios, mercados, conventillos), o de costumbres y sociabilidad, aplicando un criterio cronológico –el antes y el después de las transformaciones– que nos permite ver en pocas imágenes los cambios que la modernidad produjo en lugares emblemáticos de la ciudad y en sus mismos habitantes, inmigración mediante.

Hemos mantenido las leyendas utilizadas en la publicación, muchas veces extensas, confiando que las descripciones y datos que les proporcionan a las fotografías ayuden al visitante a intimar con ellas, reconociendo espacios que el tiempo ha modificado radicalmente.

Las firmas de la mayor parte de las fotos pertenecen a los autores más relevantes que actuaron en Buenos Aires en diferentes momentos del siglo XIX: Charles DeForest Fredricks, Esteban Gonnet, Benito Panunzi, Christiano Junior, Antonio Pozzo, Carlos Feltscher, Jorge Holzweissig, Samuel Boote, Arturo W. Boote, Alejandro S. Witcomb, Eduardo Ferrari, Emilio Halitsky, Samuel Rimathé, Harry G. Olds, la Sociedad Fotográfica Argentina de Aficionados. Otras imágenes pertenecen a fotógrafos de obra más breve, aunque no menos calificada.

Las fotos reproducidas provienen, casi en partes iguales, de repositorios públicos y de colecciones privadas, y algunas localizadas en archivos extranjeros. Uno de los mayores problemas de un proyecto antológico sobre la fotografía porteña del período es llegar a las fuentes variadas y dispersas que conservan las obras y obtener la autorización de difundirlas. En tal sentido agradecemos profundamente a las instituciones y a los coleccionistas que nos permitieron generosamente disponer de estas joyas decimonónicas.

Este trabajo hubiera sido impracticable –incluso inimaginable– sin el apoyo sostenido que dio la extinguida Fundación Antorchas durante sus veinte años de actividad al rescate y la difusión del patrimonio fotográfico nacional, esfuerzo en el que tuvimos el privilegio de participar. Trabajar en los libros publicados por Antorchas sobre la producción fotográfica porteña en el siglo XIX nos permitió conocer acervos, establecer vínculos con otros historiadores e investigar aspectos histórico-fotográficos de distintos períodos de manera exhaustiva, lo que proporcionó una perspectiva amplia del desarrollo y la evolución de la fotografía antigua en esta ciudad. Todo ello habilitó que abordásemos esta antología sin el riesgo de excluir a ningún fotógrafo documentalista conocido de obra relevante del período, requisito esencial para un trabajo responsable de síntesis tan amplia, que la Fundación CEPPA recogió oportunamente e hizo posible con generosa y –sobre todo en nuestro medio– excepcional concurrencia.

El estímulo para componer Buenos Aires, memoria antigua fue elemental e incluso cándido: poner frente a los ojos contemporáneos a través de la mejor fotografía de la época una visión panorámica que, aún breve, fuese elocuente de los cambios que entre 1850 y 1900 transformaron aquella aldea colonial en ciudad moderna, poniendo las bases de la original y robusta cultura cosmopolita que la distingue. Si lo hemos logrado, aunque sea a medias, posibilitaremos quizás en esta exposición en el Palacio Noel que el visitante disfrute de aquel mundo que pervive en nuestras raíces y complete así el círculo que todo esfuerzo cultural anhela.

Luis Priamo

Buenos Aires, octubre de 2018.

Más información:

http://www.buenosaires.gob.ar/museofernandezblanco/palacionoel/noticias/buenos-aires-memoria-antigua-fotografias-1850-1900

Horario:

Martes a viernes de 13 a 19 h. Sábados y domingos de 11 a 19 h.

Redes sociales

Facebook: @museofernandezb
Twitter: @museofernandezb

Instagram: @museofernandezblanco

Entrada:
General: $30. Bono contribución: $10. Miércoles gratis.

Texto del curador
Esta muestra ofrece un panorama del primer medio siglo de la fotografía de vistas y costumbres de la ciudad de Buenos Aires. Su fuente es el libro Buenos Aires, memoria antigua. Fotografías 1850-1900, editado por la Fundación CEPPA en 2015.

Para ello reunimos las obras en breves capítulos con unidad de lugar (la Boca, el Retiro, Constitución, Recoleta, el Once, entre otros), de temas (ferrocarriles, hospitales, mataderos, cementerios, mercados, conventillos), o de costumbres y sociabilidad, aplicando un criterio cronológico –el antes y el después de las transformaciones– que nos permite ver en pocas imágenes los cambios que la modernidad produjo en lugares emblemáticos de la ciudad y en sus mismos habitantes, inmigración mediante.

Hemos mantenido las leyendas utilizadas en la publicación, muchas veces extensas, confiando que las descripciones y datos que les proporcionan a las fotografías ayuden al visitante a intimar con ellas, reconociendo espacios que el tiempo ha modificado radicalmente.

Las firmas de la mayor parte de las fotos pertenecen a los autores más relevantes que actuaron en Buenos Aires en diferentes momentos del siglo XIX: Charles De Forest Fredricks, Esteban Gonnet, Benito Panunzi, Christiano Junior, Antonio Pozzo, Carlos Feltscher, Jorge Holzweissig, Samuel Boote, Arturo W. Boote, Alejandro S. Witcomb, Eduardo Ferrari, Emilio Halitsky, Samuel Rimathé, Harry G. Olds, la Sociedad Fotográfica Argentina de Aficionados. Otras imágenes pertenecen a fotógrafos de obra más breve, aunque no menos calificada.

Las fotos reproducidas provienen, casi en partes iguales, de repositorios públicos y de colecciones privadas, y algunas localizadas en archivos extranjeros. Uno de los mayores problemas de un proyecto antológico sobre la fotografía porteña del período es llegar a las fuentes variadas y dispersas que conservan las obras y obtener la autorización de difundirlas. En tal sentido agradecemos profundamente a las instituciones y a los coleccionistas que nos permitieron generosamente disponer de estas joyas decimonónicas.

Este trabajo hubiera sido impracticable –incluso inimaginable– sin el apoyo sostenido que dio la extinguida Fundación Antorchas durante sus veinte años de actividad al rescate y la difusión del patrimonio fotográfico nacional, esfuerzo en el que tuvimos el privilegio de participar. Trabajar en los libros publicados por Antorchas sobre la producción fotográfica porteña en el siglo XIX nos permitió conocer acervos, establecer vínculos con otros historiadores e investigar aspectos histórico-fotográficos de distintos períodos de manera exhaustiva, lo que proporcionó una perspectiva amplia del desarrollo y la evolución de la fotografía antigua en esta ciudad. Todo ello habilitó que abordásemos esta antología sin el riesgo de excluir a ningún fotógrafo documentalista conocido de obra relevante del período, requisito esencial para un trabajo responsable de síntesis tan amplia, que la Fundación CEPPA recogió oportunamente e hizo posible con generosa y –sobre todo en nuestro medio– excepcional concurrencia.

El estímulo para componer Buenos Aires, memoria antigua fue elemental e incluso cándido: poner frente a los ojos contemporáneos a través de la mejor fotografía de la época una visión panorámica que, aún breve, fuese elocuente de los cambios que entre 1850 y 1900 transformaron aquella aldea colonial en ciudad moderna, poniendo las bases de la original y robusta cultura cosmopolita que la distingue. Si lo hemos logrado, aunque sea a medias, posibilitaremos quizás en esta exposición en el Palacio Noel que el visitante disfrute de aquel mundo que pervive en nuestras raíces y complete así el círculo que todo esfuerzo cultural anhela.

Sobre esta exhibición
por Jorge Cometti (Director del Museo Fernández Blanco)

El ciclo de exposiciones fotográficas del Museo Fernández Blanco, desarrollado ininterrumpidamente las últimas dos décadas, ha consagrado sus principales esfuerzos a mostrar a las nuevas generaciones la obra de notorios artistas americanos como así también la de destacados fotógrafos viajeros, quienes subyugados por la magia de nuestro continente, aportaron su particular mirada para la construcción de un vasto acervo fotográfico que nos permite reconocer hoy múltiples facetas de nuestra identidad.

En este marco y en oportunidad de la recepción de presidentes del G20 en nuestro país, se presenta “Buenos Aires, memoria antigua” exposición que encuentra su antecedente en el libro publicado por la Fundación CEPPA en 2015 y permite acceder al gran público a vistas y escenas costumbristas porteñas en el inicio de la trasformación de la Aldea en Metrópoli, en el contexto de la modernización de la nación y el aporte multifacético de la ola inmigratoria que trasformara culturalmente nuestra sociedad.

Esta exhibición, que orgullosamente cuenta con la curaduría de uno de los investigadores argentinos imprescindibles en la temática, servirá asimismo como precedente visual a otras muestras que prepara nuestra entidad para sus dos sedes, el Palacio Noel y la Casa Histórica Fernandez Blanco para la próxima temporada bajo el título “Historia de una ciudad. De la aldea a la metrópoli”. Su primera venia se referirá al proyecto estético edilicio para la Ciudad de Buenos Aires (1925), conocido como “Plan Noel”, trabajo que esboza el inicio formal del urbanismo en nuestro medio y su segunda venia simultanea “La Ciudad a la Moda”, estará dedicada al diseño y consumo porteño de indumentaria a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, oportunidad en que se presentarán las colecciones textiles y de fotografía estereoscópica de nuestro museo relativas a aquel periodo, dando cuenta del permanente interés que nuestra institución pone en la investigación y difusión de estos temas.

Bookmark and Share