Ciberbullying

Bullying y Convivencia Escolar

Bullying. Convivencia Escolar, 0800-222-1197

Materiales de lectura, capacitación, charlas, convocatorias de investigación y un 0800 de Convivencia Escolar son algunas de las políticas que implementarán los ministerios del Interior y de Educación, en el marco de un convenio firmado para trabajar el «bullying» o violencia entre pares.

«Hablar de bullying o violencia entre pares es una oportunidad para reflexionar sobre nuestros modos de vincularnos y construir la vida en común, visibilizar el tema nos ayuda a comprender el problema y pensar maneras de actuar para que chicas y chicos puedan disfrutar de su vida cotidiana con respeto y en convivencia democrática», detalla un documento del Ministerio de Educación.

Las diferentes iniciativas -algunas ya activas- que se implementarán y se trabajan con la comunidad, familias y establecimientos escolares, se informaron luego de la firma de un convenio de cooperación y uno específico, realizado el miércoles pasado, entre los ministerios de Educación y del Interior, para trabajar la problemática del «bullying» o violencia entre pares.

La rúbrica del acuerdo, realizado durante la 120° asamblea del Consejo Federal de Educación (CFE), se enmarca en la Ley N° 26.892 de Promoción de la convivencia y abordaje de la conflictividad social en las instituciones educativas (2013), que establece las bases para la promoción, intervención institucional y la investigación y recopilación de experiencias sobre la convivencia.

También se prevén pautas para el abordaje de la conflictividad social en las instituciones educativas de todos los niveles y modalidades del sistema educativo nacional.

A partir de la rúbrica del convenio, se realizarán actividades como la elaboración de materiales educativos, acciones de formación docente, convocatorias a estudiantes y proyectos de investigación.

Se difundirá un material destinado a escuelas, familias y comunidad titulado «Hablemos de Bullying. Violencia entre pares» que se encuentra disponible en el sitio www.educ.ar y fue presentado en su versión preliminar ante las ministras y ministros de Educación de todas las jurisdicciones.

En el marco del Día Internacional contra la Violencia y el Acoso en la Escuela, designado por la Unesco el primer jueves de noviembre, se llevarán a cabo actividades de formación e intercambio durante todo ese mes destinadas a docentes, referentes y especialistas de todo el país.

En tanto, fuentes de la cartera educativa confirmaron  que continúa activa la línea telefónica gratuita de Convivencia Escolar, 0800-222-1197, «un recurso que permite que las familias, estudiantes, docentes y miembros de la comunidad puedan informar situaciones problemáticas que se desarrollan en el ámbito educativo».

A través de esa herramienta, y en coordinación con los ministerios de Educación de todos los distritos, «se brinda orientación y se interviene ante situaciones conflictivas».

La psicopedagoga y fundadora de la asociación civil Libres de Bullying, María Zysman, explicó  que las causas del bullying «no están en quién es victimizado».

«Son formas de justificar el odio, los celos, la envidia, la falta de palabra, competencia, la rivalidad, la discriminación, el racismo, esas son las verdaderas causas», analizó la autora del libro «Bullying. Cómo prevenir e intervenir en situaciones de acoso escolar».

La especialista apuntó que la complejidad actual que representa la problemática es debido a «los modelos de belleza, éxito y logró que se le propone a las niñas y niños que tienen que ver, en general, con situaciones de descalificación u odio».

Las situaciones en las que se detectan casos de bullying o ciberbullying, explicó Zysman, se trata de «excusas de esos sentimientos que encuentran descalificativos en el aspecto físico, la orientación sexual, el origen, formas de hablar, usos de andamiajes (ortodoncias, anteojos)».

Y agregó que el bullying tiene que ver con una «búsqueda de sentido de chicas y chicos que encuentran caminos que no están buenos».

«Empiezan con comentarios hirientes, paulatinamente, utilizan un lenguaje que desconocen para agredir, como enfermedades o cuadros psicopatológicos, y empiezan con juegos tales como ´el que no hace tal cosa, es determinada cosa´», explicó.

Aclaró que las situaciones «son cotidianas, recurrentes y después se expanden de manera preocupante a todo el espacio digital, escenario donde la mirada de algún ídolo- que puede incluir la xenofobia y el odio- facilita que se sientan amparados y llevados a decir ciertas cosas para pertenecer a algunos grupos».

Sobre las acciones que recomienda para trabajar la prevención del bullying en establecimientos escolares, Zysman señaló que resulta «imprescindible el acuerdo, la confianza y la firmeza en las decisiones que se toman».

«Hay cosas que no deben permitirse, ni naturalizar y tienen que ver con la libre expresión del odio. No se puede decir todo lo que a uno se le ocurre», señaló.

Y llamó a realizar un trabajo conjunto entre «familias, escuelas y otras personas que hacen a la comunidad».

Entre las acciones previstas se implementará una campaña de comunicación y difusión para la prevención del bullying y un seminario, un encuentro nacional y talleres.

En tanto, el Ministerio de Educación implementó acciones de formación docente que se encuentran disponibles en el canal de YouTube del Instituto Nacional de Formación Docente (INFoD).

Uno de los cursos, «La intervención institucional en torno a la convivencia: del disciplinamiento al vivir-con-otras/os. Nuevas modalidades de lazo y violencias», a cargo del INFoD, está activo desde junio hasta el mes en curso de este año.

A su vez, en agosto se impartió el taller «Pensar sobre el bullying en las escuelas para intervenir desde un enfoque de derechos» y tres jornadas de formación docente con la participación de la especialista en Educación del Conicet, Carina Kaplan, y la coordinadora del Área Convivencia escolar de la cartera educativa, Ana Campelo.

La iniciativa «Leer es tu derecho, del Plan Nacional de Lecturas» es una selección de cuentos para el Área Convivencia Escolar, con la dirección de Educación para los Derechos Humanos, Género y ESI que propone publicar una selección de cuentos orientada a estudiantes para reflexionar acerca de la convivencia.

Y el juego interactivo «DesenREDados», un simulador de decisiones, destinado principalmente a estudiantes de los últimos grados de nivel primario y de los primeros años de nivel secundario, «con la intención de que sea utilizado por las y los docentes como herramienta pedagógica para trabajar sobre los vínculos en entornos digitales».

Tomar conciencia de la importancia de nuestra influencia como padres nos abre a la posibilidad de poder comenzar la conversación antes de que suceda, para no sólo prevenir futuras situaciones sino también fortalecer sus competencias emocionales y sociales que son parte fundamental de las herramientas que necesitará a lo largo de toda su vida.

Iniciar conversaciones sobre Bullying puede ser un tema difícil, que al generar desorientación y desconcierto podemos postergar y dejar en la lista de pendientes sin resolver. Por eso, desde Equipo ABA (Anti Bullying Argentina) queremos compartirte algunas orientaciones o sugerencias para poder lograrlo.

1. Aprovechar situaciones diarias

Las oportunidades para hablar sobre este tema aparecen de manera diaria, y pueden aparecer en cualquier momento: mientras van de compras, en la plaza, de camino a la escuela, etc. Muchas veces no es necesario preparar un escenario formal para tener esta charla porque las situaciones se dan de manera espontánea. De hecho, los discursos o charlas muy serias, alejadas de las realidades y del vocabulario de los chicos en general no suelen ser muy efectivas.

 2. Preguntarles lo que ya saben

En general, siempre es buenos averiguar que es lo que los chicos ya saben sobre el tema, y guiar la conversación involucrándolo activamente, haciendo preguntas, contando experiencias, y sobre todo, escuchándolos y trasmitiéndoles que cada uno de sus comentarios es interesante e importante.

3. Evitá las preguntas directas

Preguntas como ¿estas siendo víctima de bullying? O ¿hay bullying en tu clase? pueden no ser la mejor manera para que los chicos se «abran» y nos cuenten la situación. Te recomendamos que empieces de manera más indirecta preguntándoles por ejemplo como estuvo su día en la escuela o hablando sobre que hizo durante el recreo o sobre sus compañeros de su clase.

4. Practicá la escucha activa

Algunos chicos suelen evitar conversar con sus padres por vergüenza, o por temor a la desaprobación. Haceles sentir que está bien poder hablar abiertamente sobre lo que les pasa en la escuela. En caso de que tu hijo este siendo agresor, anímate a escuchar. Esto lo hace «malo» sino quizás algo le está pasando y necesita tu ayuda. Incluso esta puede ser una oportunidad para el desarrollo de nuevas habilidades y aprendizajes

5. Escucha sin juzgar

Muchos padres suelen criticar a sus hijos sobre la manera en que manejan estas situaciones en la escuela. Evitá frases como: «¿Y por qué no te defendiste?», «Tendrías que haber reaccionado diferente», «No los escuches, hace oídos sordos…hace de cuenta que no existen» – «Defendete como un hombre… andá y devolvela». Si no lo resuelve no es porque no quiere, sino porque no puede. Por eso, tu ayuda es fundamental

6. No lo naturalices

Frases del tipo «Son cosas que pasan, la vida es así», «en mi época también pasaba y siempre fue igual», «¿No estarás exagerando? Tampoco es tan grave», «En todos los colegios pasa» o el famoso «son cosas de chicos» pueden llevarlos a sentirse incomprendidos y llevar a «descartar» a los adultos como un recurso de ayuda. Si queremos darle importancia al tema, entonces necesariamente tenemos que hacerles sentir que lo que dicen es importante para nosotros.

7. Ofrecete como recurso de ayuda

Así como los chicos tienen el claro que los padres pueden ayudarlos con su tarea o en la preparación de los útiles escolares, es importante que ellos también sepan que pueden contar con sus padres para poder compartirles situaciones relativas a aspectos sociales de su vida escolar. Algunos chicos temen que si comparten estas cosas son sus padres, ellos no van a respetar la confidencialidad. Por tanto, es fundamental que ellos sepan que pueden compartir sus problemas con confianza y seguridad. No obstante, si una situación de Bullying se detecta es fundamental saber que uno no tiene que guardar el secreto, lo cual no implica perder la confidencialidad y romper la confianza.