La paris 1212

Café La París de Buenos Aires

Publicado por Pablo Editor

La París | Hipódromo de Palermo

INTRODUCCIÓN: Café La París de Buenos Aires con estilo Europeo

El hipódromo de Palermo, su escenario y sus actores constituyen otro caso de tantos que reflejan esa pasión por mezclar lo latino con lo europeo. Francia e Inglaterra, Longchamp y Ascot, sin descuidar algún toque de chantilly o Deaville: varias famosas pistas bien conocidas por los turfmen y sus acompañantes femeninas sirvieron de modelo para armar el mayor santuario argentino de carreras.

En su época de orígenes, el espectáculo en las tribunas rivalizaba con la competencia en las pistas. Estos lugares aparecían como una pasarela de modas y, también, como un set de filmación donde cientos de caballeros coronados por galeras y damas con pamelas deambulaban entre marquesinas y sombrillas, sobre fondos y sonidos de caballos y jinetes.

Antecedentes: Historia de los Bares de Buenos Aires

Los primeros cafés de Buenos Aires aparecieron en tiempos del Virreinato del Río de la Plata. En este primer momento correspondían a un uso español, de hecho podemos decir que tienen su origen primero en la taberna y luego en la fonda.

El primer bar de Buenos Aires fue abierto, de acuerdo a registros históricos, en el año 1769; su nombre era Almacén del Rey. El 2 de enero de 1799 abrió el Café de los Catalanes, el primer café elegante de la ciudad, que tuvo un importante papel como lugar de reunión de grupos que comenzaban a organizar acciones contra el régimen del Virrey español, en momentos previos a la Revolución de Mayo, existió hasta 1873.

La costumbre es típica en Madrid, puede ser uno de los antecedentes. En Buenos Aires, ya existían bares en la época colonial. En el Café De Marco, por ejemplo, se juntaban los revolucionarios de Mayo de 1810

Cien años después 1910 Café París y la Aristocracia.

Ante los hombres que formaban la clase dirigente del país -los de la célebre Generación del Ochenta- se abrió entonces un campo propicio para las realizaciones institucionales.

Por el lujo de sus salones, por su magnífica arquitectura fue ambiente privilegiado para aristocráticas recepciones, y en él también se acostumbraba agasajar a los visitantes ilustres que arribaban a Buenos Aires. Por entonces, se disputaba su prestigio con el Club del Progreso, y el Jockey Club el otro destacado club de la élite porteña.

Hipódromo

Los pórticos de ingreso, la composición de las fachadas, los pisos, las arañas, todo en el Hipódromo impacta porque fue diseñado y construido como un auténtico palacio. Igual que la confitería La París

La construcción original

HIPODROMO PARA RICOS
La construcción original contaba con una tribuna oficial para 1600 personas y 40 palcos para familias, además de un servicio de restaurante atendido por el Hotel de La Paix y amplios jardines para el esparcimiento de los visitantes. En 1908, la tribuna oficial original, fue reemplazada por una construcción de estilo neoclásico, a cargo del arquitecto francés Louis Faure Dujarric, con capacidad para 2.000 personas, la cual permanece hasta el día de hoy. Tres años más tarde, en 1911, se construyó la confitería París.

Fue inaugurada en 1912 y, como la Tribuna Oficial, declarada Patrimonio Histórico de la Ciudad.

Aggiornada dentro del Paddock del Hipódromo

La antigua CONFITERÍA PARÍS

Tiene aires de gran palacio  se construyó, a comienzos del siglo XX, el arquitecto francés Louis Faure Dujarric (1875-1943), un dandy que andaba en Rolls Royce y que diseñó mansiones -para los Unzué, por ejemplo- y la cancha central del estadio parisino donde se juega el Roland Garros.

Almorzar, cenar o simplemente tomar un café en pleno corazón de Buenos Aires, pero sintiéndose en París fue la sensación. Transmitir a quienes fueran al Hipódromo Nacional Argentino de Palermo y pasar por París se transformó rápidamente en un clásico primero de la aristocracia porteña y luego un clásico para los que ganaban en el hipódromo y quieren sentirse ricos.

Conticello Arquitectos trabajó con el Hipódromo Argentino de Palermo desde 1997 en la restauración.

En todas sus intervenciones el estudio siempre procuró enaltecer y jerarquizar toda la infraestructura existente por su alto valor histórico. El edificio en particular, de estilo francés, data de principios del siglo XX y es la vía de acceso a una sala de máquinas de juego. Lo que solía ser la entrada de servicio se convirtió en la entrada principal: una fachada semicircular, con una galería y un atrio.

La geometría semicircular y simétrica

La geometría semicircular

La geometría semicircular y simétrica de este tipo de arquitectura brindó el eje para hacer la entrada central. Un estilo francés joven, en lugar del recargado barroco.  Para completar esta puesta en valor, convocaron a Jean Paul Bondoux, un famoso chef de Francia, a realizar los platos y el menú.

Un lugar de categoría que invita a un rato de tranquilidad y glamour, tanto a quienes van a jugar como a aquellos que solamente deseen disfrutar del lugar y sus platos. El Hipódromo Argentino,   invitaron  a dar un paseo por el romanticismo, el estilo y el buen gusto de París, sin salir de la estridente Buenos Aires.

De París a Rabieta Hipódromo de Palermo. Nuevos tiempos

Rabieta inicia su aventura en el Hipódromo Argentino de Palermo, en pleno corazón de la ciudad, en la icónica confitería La Paris totalmente renovada al espíritu cervecero pero respetando lo mejor de historia y arquitectura.

El desafío de este proyecto fue introducir una nueva imagen conservando el valor histórico del edificio de 1912, combinando el ambiente del Hipódromo, con una imagen dinámica y joven de la cervecería.

Luis y la arquitectura francesa

La nueva imagen rompe con la simetría y el orden de la arquitectura francesa existente a través de los diseños de los pisos que generan diferentes dibujos y direcciones donde las terminaciones rústicas se contraponen al acabado pulido.

ANTECEDENTES DE CAFÉS DE BUENOS AIRES

Cafés de hombres solos: entre otros, lo de “Hansen”, “El Kiosquito” y “El Tambito” (los tres en el Parque 3 de Febrero); el “Garibaldi”, ubicado frente a la Plaza Lavalle y el “Guaraní” en la esquina de Corrientes y Esmeralda. Hubo también algunos importantes en el barrio de Parque de los Patricios (“El Benigno” en Rioja 2177), en el barrio de San Cristóbal (“El Estribo”, “El Caburé”), en el barrio de Boedo (el famoso “El Aeroplano” de San Juan y Boedo donde escribían Julián Centeya y Homero Manzi) y en el barrio de Palermo (“La Paloma” en la esquina de Santa Fe y Juan B. Justo, en ese entonces arroyo Maldonado). No debemos olvidar que en la esquina sudoeste de Corrientes y Esmeralda estaba el Café “Cabildo” con el Teatro Odeón (inaugurado en 1891), el Royal Hotel y el “Royal Keller”, un bar nocturno ubicado en el sótano. Todo ese predio fue demolido a comienzos de la década de 1990.

Los cafés de la primera mitad del siglo XX

Los cafés de la primera mitad del siglo XX eran más bien machistas

Los cafés de la primera mitad del siglo XX eran más bien machistas, ya que era muy raro ver mujeres en bares y confiterías que no dependieran del “Salón para familias”. A comienzos del siglo XX Los límites de la Buenos Aires tanguera fueron corridos entonces hacia las zonas de clase media. En esta época hizo su irrupción la gran institución del tango hacia 1920: el cabaret, que respondía a un modelo parisino, relacionado con los llamados “chateau” o cabaret-restaurante, cercanos a los parques principales de la capital francesa. Los primeros cabarets porteños fueron el “Armenonville” (Avenida Alvear y Tagle), con origen en el “Pabellón de las Rosas” y “Les Ambassadeurs”, sobre la avenida Figueroa Alcorta.

Confiterías de lujo abrieron sus puertas al tango

Posteriores a estos, vinieron los “invernales” que se ubican en el centro de la ciudad.

También hacia 1920 se dio que ciertas confiterías de lujo abrieron sus puertas al tango. En este sentido se destacaron “Cyro’s” en el edificio del Palais de Glace (allí se llevó a cabo el famoso baile ofrecido al Príncipe de Gales en 1925) y la “Richmond” de la calle Esmeralda y Corrientes. Las confiterías eran cafés “empaquetados” que a la hora de la tarde se convertían en centro de reuniones políticas. Fueron de alguna forma los primeros cafés frecuentados por mujeres que comenzaron a consumir una nueva bebida: el té.

Las confiterías de comienzos del siglo XX que más se destacaron en Buenos Aires fueron: la “París”, en M. T. de Alvear y Libertad, la “del Águila”, en Florida 140, la del “Gas” en Rivadavia y Esmeralda, la “del Molino” en Rivadavia y Callao y la “Ideal” en Suipacha 360. Recién hacia la década de 1960 veremos la irrupción de las mujeres en los cafés. Son las mismas mujeres que veían tomando el té en estas confiterías.

París y el lujo de Buenos Aires

A comienzos del siglo XX se dio otro fenómeno que fueron las peñas que dieron origen a los cafés literarios. Estos cafés eran frecuentados por escritores, escultores, pintores y periodistas. Fue famoso el Café “Helvética”, donde paraba Bartolomé Mitre. Estaba en la esquina SO de Corrientes y San Martín y desapareció en 1958. También podemos mencionar al Café “Tortoni” (ya mencionado) y el Café “de los Inmortales” en Corrientes 922, del que eran habitués Evaristo Carriego y Alberto Vacarezza. Cabe destacar dos peñas antagónicas que existieron en tiempos de la Guerra Civil Española: los Cafés “Iberia” y “El Español”, los dos en Av. de Mayo y Salta, vereda sur.

Un capítulo aparte merecen las peñas de los grupos literarios de “Florida” y “Boedo”. El primero solía reunirse en la “Richmond” de Florida, que era frecuentada por Norah Lange, Enrique Amorim, Arturo Cancela y otros. El grupo de “Boedo”, nació de un concurso de escritores jóvenes organizado en 1923 por el diario “La Montaña”. Sus peñas se llevaban a cabo mayormente en el Café “El Japonés” (Boedo 873) y eran frecuentadas por Leónidas Barletta, Álvaro Yunque, César Tiempo y Elías Castelnuovo.

Los cafés estudiantiles surgieron también a comienzos del siglo XX

Los cafés estudiantiles surgieron también a comienzos del siglo XX. Son cafés que están próximos a las facultades y que por lo tanto son frecuentados por estudiantes. Hasta el año 1917, existieron en la esquina de Alsina y Perú, los cafés de las “Cuatro Naciones” y “Galileo”. En este sentido, cabe destacar que durante muchos años la Manzana de las Luces albergó a varias facultades de la Universidad de Buenos Aires. En su cercanía sobrevive todavía el “Querandí”, sito la esquina de Moreno y Perú.

A partir de la década del 20, los cafés sirvieron como espacio para el debate literario, un ejemplo claro es el Tortoni. En otros cafetines los hombres se juntaban a jugar al billar o las cartas. Luego, y hasta los años 40 y 50, casi todos tenían alguna orquesta de tango estable. Más tarde, en los 60, renació la discusión intelectual o política. Durante las dictaduras, en cambio, la política estaba vedada.

Los Bares Notables de la Ciudad de Buenos Aires son los siguientes:

12 DE OCTUBRE: Bulnes 331
36 BILLARES: Av. de Mayo 1265/71
AMERICAN BAR: Av. Roque Sáenz Peña 632
BAR PLAZA DORREGO: Defensa 1098
BAR BAR O: Tres Sargentos 415
BAR DE CAO: Independencia 2400
BAR DEL ALVEAR PALACE HOTEL: Av. Alvear 1891
BAR IBERIA: Av. de Mayo 1196
BAR OVIEDO: Lisandro de la Torre 2407
BAR SEDDON: Defensa 695
BAR SUR: Estados Unidos 299
BOSTON CITY: Florida 165 local 3
BRITÁNICO: Brasil 399
CAFÉ RETIRO: Estación Terminal Ex Línea Mitre, Ramos Mejía 1384
CAFÉ DE GARCÍA: Sanabria 3302
CAFÉ DE LA ESQUINA: Av. del Libertador 6196
CAFÉ DE LA U: Triunvirato 4801
CAFÉ DE LOS ANGELITOS: Av. Rivadavia y Rincón
CAFÉ DON JUAN: Camarones 2702
CAFÉ LA POESÍA: Chile 502
CAFÉ MARGOT: Boedo 857
CAFÉ NOSTALGIA: Soler 3599
CAFÉ OLIMPO: Irigoyen 1491
CAFÉ PALACIO: Av. Federico Lacroze 3901
CAFÉ ROMA: Olavarría 409
CAFÉ TORTONI: Av. de Mayo 825 /29
CAFFE TABAC: Av. del Libertador 2300
CAPISCI: Vuelta de Obligado 2072
CLARIDGE´S: Tucumán 535
CLÁSICA Y MODERNA: Callao 892
CONFITERÍA DEL HOTEL CASTELAR: Av. de Mayo 1148
CONFITERÍA IDEAL: Suipacha 384
CONFITERÍA SAINT MORITZ: Esmeralda 894
EL BANDERÍN: Guardia Vieja 3601
EL COLECCIONISTA: Rivadavia 4929
EL ESTAÑO 1880: Aristóbulo del Valle 1100
EL FARO: Av. de los Constituyentes 4099
EL FEDERAL: Carlos Calvo 595
EL GATO NEGRO: Av. Corrientes 1669
EL HIPOPÓTAMO: Brasil 401
EL PREFERIDO DE PALERMO: Jorge L. Borges 2108
EL PROGRESO: Montes de Oca 1700
EL QUERANDÍ: Perú 302
EL TOKIO: Álvarez Jonte 3550
ESQUINA HOMERO MANZI: San Juan y Boedo
FLORIDA GARDEN: Florida 899
LA ACADEMIA: Av. Callao 368
LA BIELA: Quintana 600
LA BUENA MEDIDA: Suarez 101
LA CORUÑA: Bolívar 982 / 94
LA EMBAJADA: Santiago del Estero 88
LA FARMACIA: Av. Directorio 2400
LA FLOR DE BARRACAS: Suárez 2095
LA GIRALDA: Av. Corrientes 1453
LA NUEVA ANDALUZA: Camarones 1412
LA PERLA: Don Pedro de Mendoza 1899
LA PERLA DE ONCE: Av. Rivadavia 2800
LA PUERTO RICO: Alsina 420
LAS VIOLETAS: Av. Rivadavia 3899
LE CARAVELLE: Lavalle 726
LONDON CITY: Av.de Mayo 599
LOS GALGOS: Av. Callao 501
LOS LAURELES: Iriarte 2290
MAR AZUL: Tucumán 1700
MIRAMAR: Sarandi 1190
MODENA DESIGN: Av. Figueroa Alcorta 2270
OCHO ESQUINAS: Forest 1186
PETIT COLÓN: Libertad 505
PLAZA BAR: Florida 1005
PLAZA CAFÉ: Av. Rivadavia 4732
THE BRIGHTON: Sarmiento 645
VARELA VARELITA: Av. Scalabrini Ortiz 2102
VICTORIA: Av. Entre Ríos 114