news11123 1

Caída en el poder adquisitivo, recesión y paro general. Lo Datos duros que Milei no quiere mirar.

A Milei lo esperan en la cancha en el 2025 para ver si con estos datos puede ganar de nuevo.

La industria cayó 21,2% y profundiza la recesión. De las 16 divisiones que releva el INDEC, todas dieron fuertes caídas. El primer trimestre de 2024 finaliza con una caída del 14,8%.

Ideología y Postura Política: Milei podría tener una ideología económica particular que lo lleve a rechazar ciertos datos que solo los ve el. Algunos economistas tienen creencias arraigadas en teorías específicas y pueden ser reacios a considerar evidencia que contradiga esas creencias.

Intereses Particulares: Milei tiene intereses personales o políticos en juego. Algunas decisiones políticas pueden estar motivadas por consideraciones electorales o por la necesidad de mantener una imagen coherente con su base de seguidores, algo que esta perdiendo día a día..

Enfoque en Otros Aspectos: Milei podría estar centrado en otros temas o prioridades, cartas de Tarot, la hermana las empresas que le aportaron para la campaña. A veces, los líderes políticos eligen enfocarse en ciertos problemas y descartar otros debido a limitaciones de tiempo o recursos.

Negación o Desconocimiento: Es posible que Milei no esté al tanto de estos datos o que los niegue debido a su impacto en su posición política o en su narrativa.

Como ciudadano informado, es importante que todos consideremos múltiples perspectivas y datos antes de tomar decisiones o formar opiniones, por ejemplo los datos duros.

Datos duros

Se ha registrado una caída significativa en el poder adquisitivo, evidenciada por un aumento de los sueldos del 58% entre diciembre y marzo, mientras que la inflación ascendió al 90% en el mismo período. Esta discrepancia resultó en que el reajuste de los ingresos quedara más de treinta puntos por debajo del costo de vida, según datos proporcionados por el INDEC y el RIPTE.

En términos de salarios formales, se observó un incremento nominal del 57.9% en cuatro meses, contrastando con una inflación del 90.1%, lo que implica una disminución del 16.9% en el poder adquisitivo. A pesar de estos números desalentadores, en marzo se registró una mejora en los salarios formales con aportes a la Seguridad Social, con un aumento del 14% frente a un incremento de precios del 11%.

Para el año 2023, el salario promedio cerró con un aumento del 149.4%, de $194.175,11 en diciembre de 2022 a $484.298,40 en el mismo mes de 2023, en comparación con una inflación del 211.4%. Esto representa una pérdida de poder adquisitivo de 60 puntos. Desde el comienzo de 2023 hasta la fecha, los sueldos han perdido casi la mitad de lo que aumentó el costo de vida.

Esta tendencia descendente se agravó tras la devaluación de agosto bajo el gobierno anterior y se intensificó en diciembre con la depreciación del gobierno actual y el marcado incremento de los precios. En marzo, el salario promedio formal fue de $705.832,58, situándose por debajo de la canasta familiar de pobreza, que para un matrimonio con dos hijos menores se valora en $773.385,10 por el INDEC, sin incluir el alquiler.

Desde finales de 2015, el RIPTE ha acumulado una pérdida de más del 30%, con 20 puntos atribuibles al gobierno de Mauricio Macri y 10 puntos al de Alberto Fernández, a lo que se suma la caída de los primeros cuatro meses bajo la gestión de Javier Milei.

Por otro lado, la recesión superó las expectativas en el primer trimestre del año, generando incertidumbre sobre el futuro del empleo, especialmente debido a una parálisis en la construcción y la industria no vista desde la crisis de 2001. La construcción experimentó una caída del 42.2% en comparación con el mismo mes de 2023 y un descenso del 30.3% en el primer trimestre. La industria retrocedió un 21.2% en el mismo período y acumuló una disminución del 14.8% en los primeros tres meses del año.

Finalmente, la CGT, con el apoyo de las dos CTA, llevará a cabo su segundo paro general desde la asunción de Javier Milei, en medio de tensiones con la administración actual por sus políticas de ajuste fiscal. Este paro refleja la histórica dinámica entre el sindicalismo y los gobiernos no peronistas, y se espera que tenga un impacto significativo en la mayoría de las actividades, con la suspensión del transporte y la atención en dependencias públicas, y actividad limitada en algunos comercios.