Línea 60

Cámara transportista advierte: «el costo de mover un pasajero en el AMBA siempre estuvo en un dólar»

Cámara transportista advierte por «deterioro paulatino» de empresas por «demora» en suba de tarifas

Las empresas de colectivos podrían entrar en un «deterioro paulatino» si no se resuelve la «demora» en la actualización tarifaria, advirtió hoy el vicepresidente de la Asociación Argentina de Empresarios de Transporte Automotor (Aaeta), Luciano Fusaro.

«Mientras no se resuelve el problema, las empresas entran en un deterioro paulatino», indicó Fusaro a Radio Delta 90.3, y graficó que «en enero de este año contra enero del año pasado se perdió 8% de kilómetros y hay 3% más de pasajeros, con lo cual la gente viaja cada vez peor».

El vicepresidente de Aaeta hizo referencia así al reclamo de las cámaras transportistas en torno a la actualización de tarifas que iba a regir desde el 1 de febrero, el cual no se pudo aplicar debido a que, la semana pasada, la Justicia Federal dictó una cautelar en su contra.

«A la gente puede resultarle favorable la postergación o demora de un aumento del boleto, pero la realidad es que eso era dinero con el que contaban las empresas para hacer frente a la inflación de costos, la negociación paritaria, el gasoil, los repuestos», manifestó.

Con lo cual, insistió, «las empresas tienen menos plata, hacen menos frecuencia y la gente viaja peor».

El Gobierno nacional tenía previsto comenzar a aplicar el nuevo cuadro tarifario a partir del jueves 1 de febrero, con tarifas mínimas de $ 270 para el servicio de colectivos y de $ 130 para el ferroviario.

La Justicia Federal suspendió la convocatoria a la audiencia pública realizada por la Secretaría de Transporte con el fin de tratar los aumentos en el cuadro tarifario de trenes y colectivos, por no haberse garantizado el adecuado procedimiento de participación ciudadana requerido por ley.

El fallo lo dictó el juez Ernesto Kreplak, a cargo interinamente del Juzgado en lo Civil, Comercial y Contencioso Administrativo de Lomas de Zamora.

Por su parte, el Gobierno presentó el pasado martes ante la Justicia la apelación a la resolución que suspendió la consulta pública por tarifas del transporte de pasajeros del área metropolitana.

Fusaro contempló que «si está resuelto el tema judicial y tuviéramos mañana el boleto a $ 270, cuando se llegue a marzo, si se calculan los costos reales de la actividad, el ajuste del boleto a $ 270 va a cubrir apenas el 15% del costo».

Esa situación se da a raíz del «el atraso tarifario, estuvo muchos años congelado el boleto, con lo cual recuperar eso es muy difícil; hay una necesidad fiscal de bajar subsidios; y los costos de la actividad estuvieron subreconocidos artificialmente durante todo el 2023», enumeró.

En cuanto al subsidio, el vicepresidente de Aaeta explicó que «cuando el Gobierno hace la cuenta, para la hoy vigente utilizó los precios de la economía de septiembre y agosto y aún así estaban subvaluados».

«Entonces, el costo real de mover un pasajero a diciembre era de $ 800, hoy está en torno a los $ 1.000 y proyectamos que a marzo va a estar en $ 1.500, en tanto hoy una empresa de colectivo está recibiendo $ 500 por pasajero transportado entre tarifa y subsidio, cuando históricamente el costo de mover un pasajero en el AMBA siempre estuvo en un dólar», concluyó.