Luis Caputo 1

Caputo y Milei no cumplieron con el FMI y buscan otro acuerdo. Más devaluación

Las recetas ortodoxas pueden fracasar en múltiples ocasiones debido a una combinación de factores que incluyen:

Enfoque unilateral en la estabilidad macroeconómica: Las recetas ortodoxas a menudo se centran en la estabilidad macroeconómica, como la reducción del déficit fiscal y la estabilización de la moneda. Si bien estos son aspectos importantes, a menudo descuidan otros aspectos críticos del desarrollo económico, como la equidad social, la distribución de la riqueza, la inversión en infraestructura y la creación de empleo. Esto puede llevar a desequilibrios y tensiones sociales que socavan los esfuerzos por pagar la deuda, incluida la deuda con el FMI.

Impacto desigual de las políticas de ajuste: Las políticas de ajuste estructural pueden tener un impacto desproporcionado en los segmentos más vulnerables de la sociedad, exacerbando la pobreza y la desigualdad. La reducción del gasto público en áreas como la salud y la educación puede tener efectos negativos a largo plazo en el capital humano y el desarrollo humano, lo que a su vez dificulta la capacidad del país para generar ingresos y pagar sus deudas.

Falta de consideración de las condiciones locales: Las recetas ortodoxas suelen aplicarse de manera uniforme sin tener en cuenta las condiciones específicas de cada país, incluidas su historia, su estructura económica, su capacidad institucional y su contexto político y social. Esto puede llevar a políticas inadecuadas que no abordan las necesidades y desafíos particulares de cada país, lo que dificulta el éxito de las reformas y ajustes.

Dinámicas de poder internacionales: En muchos casos, las políticas económicas están influenciadas por intereses geopolíticos y agendas externas, lo que puede llevar a la imposición de medidas que benefician a ciertos actores internacionales en detrimento del desarrollo económico y social del país deudor. Esto puede llevar a la resistencia local y a la falta de cooperación en la implementación de las políticas recomendadas.

Falta de enfoque en el desarrollo a largo plazo: Las recetas ortodoxas suelen estar orientadas hacia objetivos a corto plazo, como la estabilización macroeconómica y el pago de la deuda, en lugar de abordar las causas estructurales de los problemas económicos y promover un desarrollo sostenible a largo plazo. Esto puede resultar en soluciones superficiales que no resuelven los problemas fundamentales del país.

Cuando un país no cumple con sus compromisos con el Fondo Monetario Internacional (FMI), puede enfrentar una serie de problemas económicos y financieros.

Algunos de estos problemas incluyen:

Deterioro de la confianza de los inversores: Los incumplimientos con el FMI pueden dañar la confianza de los inversores en la capacidad del país para manejar su deuda y su economía en general. Esto puede llevar a la retirada de inversiones extranjeras y a una fuga de capitales, lo que agrava aún más la situación financiera.

Aumento del costo de endeudamiento: Cuando un país no cumple con sus compromisos con el FMI, puede enfrentar dificultades para acceder a financiamiento en los mercados internacionales de deuda. Esto puede resultar en un aumento en los costos de endeudamiento, ya que los inversionistas exigirán tasas de interés más altas para compensar el mayor riesgo percibido de no pago.

Devaluación de la moneda: Si un país enfrenta dificultades financieras debido a su incumplimiento con el FMI, puede experimentar presiones sobre su moneda. Esto puede llevar a una devaluación de la moneda nacional, lo que a su vez puede aumentar la inflación y reducir el poder adquisitivo de los ciudadanos.

Reducción de la calificación crediticia: Los incumplimientos con el FMI y las dificultades financieras resultantes pueden llevar a una reducción en la calificación crediticia del país por parte de las agencias de calificación. Esto hace que sea más costoso para el país acceder a financiamiento en el futuro y puede empeorar su situación económica.

Austeridad y políticas impopulares: Para restaurar la confianza de los mercados financieros y cumplir con sus compromisos con el FMI, es probable que el país tenga que implementar medidas de austeridad y políticas económicas impopulares, como recortes en el gasto público, aumentos de impuestos y reformas estructurales. Estas medidas pueden provocar malestar social y político.

En resumen, el incumplimiento con el FMI puede tener consecuencias graves para un país, incluida la pérdida de confianza de los inversores, el aumento de los costos de endeudamiento, la devaluación de la moneda y la necesidad de implementar medidas económicas impopulares.

Caputo dijo que se analiza con el FMI la posibilidad de «un nuevo acuerdo»

El ministro de Economía, Luis Caputo, afirmó hoy que con el Fondo Monetario Internacional (FMI) se está estudiando la posibilidad de un nuevo acuerdo que permita mejores condiciones para el país, luego de una reunión que mantuvo luego de la reunión con la subdirectora gerente del organismo, Gita Gopinath.

«La reunión (con el FMI) fue muy buena. Lo que estamos haciendo es más de lo que ellos hubieran imaginado. Los resultados están llamando la atención fuertemente», afirmó Caputo esta noche en declaraciones a la señal TN.

El ministro señaló que como parte de «un diálogo muy directo» las autoridades del FMI «han puesto en carpeta la posibilidad de un nuevo acuerdo» y que el gobiern esta «abiero a explorar esa posibilidad como parte del proceso de estudiar alternativas».

«Hablamos con ellos -reafirmó- sobre la posibilidad de encontrar algo mejor que podamos hacer para los argentinos. Si es un nuevo acuerdo que implique más desembolos bien, pero estamos estudiando literalmente con ellos la mejor posibilidad».

Caputo, analizó hoy junto con Gopinath, la marcha del plan acordado con el país, el cual le permitió al Gobierno acceder a US$ 4.700 millones para poder refinanciar los vencimientos de deuda que mantiene con el organismo hasta abril.

La comitiva encabezada por Gopinath en Buenos Aires está integrada por el subdirector del Departamento del Hemisferio Occidental Luis Cubeddu, el jefe de la misión argentina ante el directorio del Fondo Ashvin Ahuja y el representante en el país, Ben Kelmanson, informaron desde el Palacio de Hacienda.

La reunión técnica con funcionarios del equipo económico se produjo entre las 10 y las 14 aproximadamente, señalaron las fuentes.

Los técnicos del Ministerio de Economía pudieron mostrarle a Gopinath que el Gobierno obtuvo “superávit gemelos” en el primer mes pleno de gestión de Javier Milei, con una ganancia de US$ 797 millones en el intercambio comercial y un resultado fiscal positivo, luego del pago de intereses, de poco más de $ 518.000 millones.

Los funcionarios también mostraron que la inflación minorista pasó del 25% en diciembre, cuando aumentó 118% el precio del dólar oficial, a 20% en enero, y se proyecta un 15% para el mes en curso, al tiempo que los precios mayoristas, que habían subido 54% en diciembre, el mes pasado lo hicieron el 18%.

A la par de esto, el Banco Central ha acumulado dólares por casi US$ 7.800 millones desde que asumió la presidencia Javier Milei.