Carl Honoré: “Hemos transmitido el virus de la prisa a nuestros hijos”

Compartí :-) .

Por Flavia Tomaello, https://flaviatomaello.blog/, Instagram @flavia.tomaello

El disfrute es la esencia del boom Carl Honoré. Sus libros han desplegado revisiones en todas las gamas de vida. Desde las empresas a la crianza.

Todo comenzó con un cuento infantil. Carl papá se imponía a sí mismo la rutina de leerles a sus hijos por la noche. Pasaba poco tiempo en casa muy demandado por el trabajo, entonces ese momento era la rutina que lo ponía en contacto con ellos. Una noche se tomó conciencia de que cada día sólo esperaba terminar para seguir atendiendo los pendientes que le quedaban de la jornada de trabajo.
Fue allí cuando este escocés nacido en 1967, periodista y licenciado en historia y lengua italiana por la Universidad de Edimburgo, sintió vergüenza de la posición en que se había colocado. El hecho dio origen a su primer libro “El elgio de la lentitud” que lo elevó al sitial de una de las figuras más importantes slow movement, surgido a mediados de los ochenta para luchar contra el acelerado ritmo de vida actual.
– La mayor demanda laboral es sólo producto de la tecnología?
– No, para nada. La tecnología es simplemente el mecanismo. Lo que ha cambiado es la cultura. Las expectativas han aumentado en todos los ámbitos y ahora vivimos en una cultura donde nos sentimos presionados para ser activos, productivos y perfectos en cada momento de nuestro día. Esto afecta a todo, desde la forma en que comemos, criamos a nuestros hijos y hacemos el amor, al modo en que hacemos ejercicio, pensamos y trabajamos. Convierte cada momento del día en una carrera contra el reloj, donde estamos tratando de meter más y más en cada minuto.

– Cómo podríamos usar la tecnología de manera inteligente?
– No soy ludista. Me encanta la tecnología y poseer todas las últimas novedades. Para mí, es emocionante poder jugar en la web o hablar y escribir a cualquier persona en cualquier momento y en cualquier lugar. Al liberarnos de las limitaciones de tiempo y espacio, la comunicación móvil puede ayudarnos a “aprovechar el momento” y “aprovechar al máximo el momento”, que es de lo que trata el slow movement. Pero hay límites. Necesitamos comenzar a usar más el botón de “apagado”. Desactivar las notificaciones para que podamos decidir cuándo ser interrumpidos y llevados al ciberespacio u otro momento, en lugar de dejar que otras personas elijan por nosotros. Tal vez solo revise los mensajes o las redes sociales en ciertos momentos del día, en lugar de hacerlo constantemente. Acordar con amigos, colegas y familiares cuando se apaguen juntos.
En otras palabras, usar la tecnología cuando la velocidad mejora la vida. Y apagarlo cuando se necesite concentración o vivir el momento plenamente. Mis dos palabras favoritas en estos días son: ¡modo avión!

– Qué recursos sugiere para lograr la eficiencia laboral que el mercado del trabajo exige hoy apoyándonos en las ideas de la lentitud?
– Tengo muchos que pueden ser útiles. Comparto cinco:
1. Programar tiempo de pensamiento lento: bloquear los espacios en tu agenda para dejar de hacer y empezar a pensar. Encontrar un lugar tranquilo, apagar sus dispositivos y centrar sus pensamientos en un problema actual o en preguntas estratégicas más grandes.
2. Control de velocidad: en momentos aleatorios durante el día, deténgase y pregúntese si está haciendo lo que está haciendo demasiado rápido. Si es así, respire hondo varias veces y vuelva a la tarea más lentamente.
3. Regla de correo electrónico de diez segundos: antes de enviar un correo electrónico a alguien, haga una pausa de diez segundos y pregúntese si sería más eficiente manejar el asunto cara a cara o con una llamada telefónica. También considere quién realmente necesita ser copiado.
4. Usa espacios lentos: muchas compañías están creando salas tranquilas para meditación, yoga, masajes, oración, incluso siestas. Si su lugar de trabajo tiene una zona tranquila, úselo para descansar y recargarse al menos una vez al día.
5. Respirar: cuando te sientas apurado y ansioso, detente un momento y respira hondo para desencadenar un efecto calmante instantáneo en tu mente y cuerpo.

– El tiempo es dinero?
– Sí, pero no de la forma en que todos piensan. El tiempo es precioso, quizás lo más precioso que tenemos. Pero eso no significa que la mejor manera de usar el tiempo es acelerar y hacer todo lo posible en el tiempo que tienes. Por el contrario, la forma de usar el tiempo es reducir la velocidad, estar presente, hacer menos cosas, pero hacerlas bien y disfrutarlas al máximo.

– Existe en las empresas una preocupación por el balance entre vida profesional y laboral, cree que es real o es una moda?
– Es mucho más que una moda. Las empresas se están dando cuenta de que estamos incrementando los límites de cuánta velocidad, ocupaciones y distracción pueden tomar los seres humanos. Están notando que la productividad, la creatividad, la salud y las conexiones sociales están sufriendo en el trabajo, y están buscando soluciones. Es por eso que las compañías en todas partes tienen programas para meditación, bienestar, salas tranquilas para relajarse. Es por eso que están modificando el uso de la tecnología para que el personal pueda desconectarse de la oficina. Dándoles más control sobre su tiempo y horarios. Y están viendo los beneficios.

– Considera que es viable?
– Por supuesto. Todos los días hay nuevos ejemplos de empresas e individuos que se reconectan con su tortuga interior y, como resultado, tienen más éxito.

– En muchas zonas del planeta se trabaja más porque no se llega a ganar lo necesario para subsistir, cómo recomendaría empezar en un readecuamiento de esa ecuación?
– Para crear un mundo verdaderamente lento, necesitamos una distribución más justa de la riqueza. El turbo-capitalismo de hoy no funciona en la mayoría de los países: solo basta mirar la brecha entre ricos y pobres. Necesitamos tener un debate global sobre cómo reinventar el sistema económico para que todos tengan la oportunidad de vivir una vida saludable y feliz.

– Tenemos la sensación de que nos perdemos de muchas cosas, cómo replantearnos esa mirada frente a tantos estímulos?
– La gente a menudo teme que si se retrasan, la vida los pase. ¡Disparates! La vida es lo que está sucediendo aquí, ahora mismo, y solo al disminuir la velocidad se puede vivir al máximo. Si siempre estás corriendo, solo rozas la superficie de las cosas.

– Cuál es su análisis respecto de las redes sociales y el uso y dedicación general que se les da?
– Me encantan las redes sociales. Pueden agregar capas y riqueza a nuestras relaciones. Pero solo si también dedicamos mucho tiempo a las interacciones del mundo real. Necesitamos todo el espectro, pero muchos de nosotros estamos dedicando demasiado tiempo a las redes sociales y no lo suficiente para socializar sin conexión. El credo lento trata de encontrar el equilibrio correcto.

– Está ud. en una rueda de entrevistas de difusión de sus obras, cómo aplica su rutina de la lentitud a esta tarea demandante?
– A cada entrevista le doy toda mi atención y presencia. Luego me aseguro de tener al menos un minuto para reajustar mi mente y mi cuerpo yendo a caminar, estirándome o respirando profundamente. ¡Las pequeñas inyecciones de lentitud pueden tener grandes efectos!
Y cuando finalizan las entrevistas, me aseguro de tomar más tiempo para reducir la velocidad y recargar.

– Muchas de las apreciaciones que ud. indica para definir la era de la prisa son problemáticas que detectamos en los niños: falta de paciencia, ansiedad, hiperestimulación… podría contarnos cuál es su lectura de la infancia bajo este prisma?
– Hemos transmitido el virus de la prisa a nuestros hijos. Salen del útero y empiezan a correr: yoga para bebés, DVD de Baby Einstein, clases de lenguaje de señas para bebés, clases de mandarín desde la edad de dos años. Y luego interminables horas en pantallas o en actividades extracurriculares.
Pero cada vez más nos damos cuenta de que esto está mal, porque los niños realmente necesitan lentitud, quizás más que los adultos. Debido a que es en momentos de tranquilidad, de tiempo no estructurado, incluso de aburrimiento, los niños aprenden a pensar creativamente y usar su imaginación, a inventar, a entretenerse, a socializar. Es cuando aprenden quiénes son en lugar de lo que queremos que sean. Y es por eso que estamos viendo una lenta revolución en la crianza de los hijos y la educación en todo el mundo.

– Podría contarme algunas prácticas que lleva adelante con sus hijos para enfocarlos en el escucharse a sí mismos y ganar en disfrute?
– ¡Claro! Extendemos las piezas de un rompecabezas difícil en algún lugar de la casa y dejamos que la familia, además de algún visitante, lo arme durante muchos días.
Todos los miembros de la familia tienen una tarjeta amarilla estilo fútbol para que saque cuando otro miembro de la familia comienza a actuar demasiado rápido
Designamos ciertas horas del día sin pantallas y abandonamos todos los teléfonos, tabletas y otros dispositivos electrónicos en una caja de gadgets.
Identifique los momentos más frenéticos del día (a la hora de acostarse, por ejemplo) y tratamos de idear formas de hacerlos menos frenéticos (inventamos historias).
Animamos a nuestro hijos a llamar a la puerta de los vecinos para invitar a los niños a jugar.

– Hay una paradoja entre los milennials: por un lado se los señala como superficiales o poco comprometidos, pero por otro lado muchos adultos reflexionan positivamente en cuanto a su capacidad de disfrute. Cuál es su lectura?
– No compro en estos estereotipos. A lo largo de la historia, cada generación ha pensado que los jóvenes son egoístas e irresponsables.
Creo que los millennials tienen mucho que ofrecer. En comparación con mi generación a su edad, están más interesados en salvar el planeta, en servir, en vivir vidas equilibradas y en tener relaciones sólidas, en cuestionar el sistema socioeconómico. ¡Me siento muy optimista sobre el futuro!

– Cómo definiría el tiempo y el goce?
– Con una palabra: presencia. Viviendo cada momento al máximo. En lugar de contar los minutos y los segundos, vivirlos y disfrutarlos.

– “Lento” es un calificativo mayormente negativo. Con qué argumentos lo reconvertimos?
– Con los argumentos precedentes. Mostrándole a la gente ejemplos de todo el mundo sobre los beneficios de disminuir la velocidad. Vivir la vida a la velocidad adecuada nos hace más felices, más sanos, más creativos y productivos, más solidarios, más conectados con otras personas. Nos permite vivir plenamente, no parcialmente.

error: Te queremos MUCHO :-) pero no nos copies. estamos trabajando en Palermo desde 1999