medias1 1

Chupamedias: ¿Regalados políticos del presidente? El PRO dispuesto a formar parte del Gobierno de Milei por centavos

Cuando una persona ha sido caracterizada como «chupamedias» desde sus primeros años en la escuela primaria y secundaria hasta su carrera política, pueden surgir varias consecuencias tanto a nivel personal como en su trayectoria profesional y política.

Javier Milei, como figura política, es conocido por su actitud desafiante y su rechazo a las prácticas tradicionales de la política, incluido el ser un «chupamedias».

Falta de Autenticidad: Los individuos que son percibidos como chupamedias a menudo son vistos como carentes de autenticidad. Esta reputación puede hacer que otros desconfíen de sus intenciones y los perciban como manipuladores que están dispuestos a sacrificar sus propios principios con tal de obtener favoritismo o beneficios personales.

Pérdida de Credibilidad: La tendencia a ser chupamedias puede erosionar la credibilidad de la persona, ya que se percibe que están más interesados en ganar el favor de figuras de autoridad o personas influyentes que en defender lo que realmente creen. Esto puede afectar su capacidad para liderar y generar confianza tanto en el ámbito político como en otros aspectos de su vida.

Falta de Crítica Constructiva: La tendencia a ser un «chupamedias» puede llevar a una falta de crítica constructiva y a una incapacidad para cuestionar las decisiones y políticas de las figuras de autoridad. Esto puede ser perjudicial tanto para el individuo como para la sociedad en su conjunto, ya que se necesita un debate saludable y una rendición de cuentas para un funcionamiento democrático eficaz.

Alianzas Superficiales: Las relaciones políticas construidas sobre la base de ser «chupamedias» tienden a ser superficiales y basadas en intereses personales más que en principios compartidos o ideologías. Esto puede conducir a alianzas inestables y frágiles que pueden desmoronarse fácilmente cuando los intereses personales cambian.

Desconfianza y Desprecio: En algunos casos, los individuos que son percibidos como «chupamedias» pueden enfrentar desconfianza y desprecio tanto dentro de la política como en la sociedad en general. Esta reputación puede ser difícil de superar y puede afectar negativamente su capacidad para obtener apoyo y avanzar en sus objetivos políticos.

Desde el PRO, la disposición a formar parte del Gobierno de Javier Milei se hace evidente. Federico Angelini, vicepresidente del partido, afirmó que están abiertos a integrarse al gobierno de La Libertad Avanza (LLA) si se les extiende una invitación formal desde la institucionalidad, incluso con la conformación de un nuevo partido que una a ambos sectores.

«Si ellos –el oficialismo- creen que el PRO debe tener un rol más importante dentro del Gobierno, la invitación tiene que ser de ellos más que de nosotros», expresó Angelini en declaraciones a Radio La Red. Estas afirmaciones surgen en el contexto de las negociaciones en curso para una alianza entre los libertarios y la fuerza liderada por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Angelini también destacó la colaboración entre LLA y el PRO en el Congreso, especialmente en la defensa y mejora de la ‘ley Bases’. «Nuestro bloque tiene mucha coincidencia con el proyecto que lleva adelante Javier Milei y todo lo que el bloque pueda apoyar, lo hará», afirmó.

Sin embargo, Angelini enfatizó que el avance hacia una alianza depende en gran medida de La Libertad Avanza (LLA), ya que es el espacio elegido por los argentinos para gobernar. Esta alianza, señala, debe ser un proceso institucional.

Respecto al futuro del PRO, Angelini sugirió que Macri probablemente sea el próximo presidente del partido, aunque también destacó la presencia de figuras destacadas como Patricia Bullrich, Cristian Ritondo y Diego Santilli.

Al abordar la relación del Ejecutivo nacional con los diputados opositores que votaron en contra de la ‘ley Bases’, Angelini reconoció el enojo del presidente Milei y aquellos que apostaron por un cambio en Argentina. Según él, la Argentina necesita cambios profundos que desafíen el statu quo y promuevan la inversión, la previsibilidad y el equilibrio fiscal.

En resumen, desde el PRO hay una disposición abierta a formar parte del Gobierno de Milei, siempre y cuando exista una invitación formal y se sigan los procesos institucionales adecuados. Esto se da en un contexto en el que se reconoce la necesidad de cambios profundos para el país, aunque también se señala la responsabilidad de los diputados en brindar herramientas para llevar adelante dichos cambios.