Ciclo circadiano

Ciclo circadiano. Ritmo de la vida.

Ciclo circadiano. Ritmo de la vida

El ciclo circadiano, del latín «circa diem» que significa «alrededor del día»; es una especie de reloj biológico del período de 24 horas, un sistema interno responsable de los ciclos relacionados con la presión arterial, la temperatura corporal, el tono muscular, la frecuencia cardíaca, el ritmo sueño-vigilia, etc.

  • TIP
    El desayuno y el almuerzo son las mejores comidas para que usted coma una mayor cantidad de comida y la cena, cuando se hace, idealmente debe ser temprano y ligero.

Cada uno tiene uno, que varía, como un «reloj de verdad», a medida que pasan las horas y que se adapta a las distintas fases del día, regulando funciones clave como los niveles hormonales, el sueño y el metabolismo. Por esta razón, cuando nuestro reloj no está alineado con el entorno externo, lo sufrimos en términos de bienestar psicofísico.

El ritmo circadiano está ligado al ciclo luz-oscuridad: la luz del día regula la mayor parte de la dinámica biológica interna, activada por los genes «reloj» que, al interactuar con otros genes, producen una proteína responsable a su vez de los genes que gobiernan las diferentes funciones vitales. de la estimulación del hambre para dormir

La epífisis

La epífisis, una glándula ubicada en la base del cráneo, produce melatonina, la hormona que regula el ritmo circadiano del cuerpo.

Su secreción está ligada a la luz, cuando recibe el estímulo lumínico produce melatonina; la oscuridad, por otro lado, estimula su liberación, favoreciendo el sueño

Durante el día, cada órgano alcanza su pico de máxima actividad en una fase precisa, la del descanso.

Cada órgano sigue su propio reloj y proporciona información a los órganos vecinos, en estrecha relación con el reloj biológico central.

El cuerpo humano brilla

Ciclo circadiano. Ritmo de la vida

El cuerpo humano brilla emitiendo luz visible en cantidades 1.000 veces más pequeñas de lo que nuestros ojos son capaces de percibir, según han comprobado científicos japoneses. … La luz emitida está ligada a la actividad metabólica, lo que explica que se modifique con el ritmo circadiano.

Los fotones son partículas de luz que absorbe, almacena o emite el organismo. La intensidad de la emisión es muy sensible a las situaciones de estrés físico o psicológico, reflejando el estado de vitalidad del organismo.

Un estudio realizado por investigadores alemanes ha demostrado que mientras en el área del pecho de una persona promedio emite 20 fotones de luz por segundo. Y alguien que medita desde el centro del corazón y envía amor y luz emite 100.000 fotones por segundo.

Los fotones se emiten en muchos procesos naturales, por ejemplo, cuando se desacelera una partícula con carga eléctrica, durante una transición molecular, atómica o nuclear a un nivel de energía más bajo, o cuando se aniquila una partícula con su antipartícula.

Todos vivimos de acuerdo con nuestro ritmo circadiano

Todos vivimos de acuerdo con nuestro ritmo circadiano, un reloj interno de casi 24 horas que controla cómo cambian las funciones de nuestro cuerpo a lo largo del día. Como aprendemos, el metabolismo, el ciclo de sueño-vigilia y muchas otras funciones siguen un ritmo circadiano. El reloj maestro del hipotálamo realiza un seguimiento del tiempo mediante colas como la luz y la oscuridad, la actividad física y el horario de las comidas.

El resto de su cuerpo está sincronizado con el reloj maestro en su hipotálamo a través de señales neuronales y hormonales, como la hormona adrenocorticotrópica (ACTH) y el cortisol, que tienen un ciclo a lo largo del día. Mantener un ritmo circadiano constante es esencial para la salud general. Los patrones inconsistentes de alimentación y sueño pueden alterar su ritmo circadiano y aumentar su riesgo de desarrollar una serie de enfermedades. Del mismo modo, no dormir lo suficiente puede afectar su bienestar físico y mental.

Tener una lista de alimentos

Tener una lista de alimentos de temporada nos ayuda a preparar recetas más completas y a nuestro gusto más acordes a los nutrientes que necesitamos en cada momento, porque las frutas y verduras de temporada nos aportan las vitaminas, minerales y la proporción de agua que nuestro organismo necesita en cada momento.
Encuentras verduras de temporada ecológicas en Miel y canela, también consejos para tus recetas y productos complementarios a ellas como cereales, legumbres, especias, salsas, aceites, sal y todo lo que necesites para cocinar tus platos.

En la biología, los ritmos circadianos  son oscilaciones de las variables biológicas en intervalos regulares de tiempo.

El ritmo está ligado al ciclo de luz-oscuridad. Los animales, incluyendo los humanos, se han mantenido en total oscuridad por períodos extensos eventualmente siendo regulados por el libre funcionamiento. Su ciclo de sueño se atrasa o adelanta cada «día», dependiendo si el «día», su período endógeno, es menor o mayor que 24 horas.

Las claves ambientales que reajustan los ritmos cada día son llamados «zeitgebers».
Los animales subterráneos totalmente ciegos, e.g., rata topo ciega, son capaces de mantener su reloj interno en la evidente ausencia de un estímulo externo. A pesar de la falta de estructura de ojos, sus fotorreceptores (los cuales detectan la luz) siguen funcionando; de la misma forma ellos salen periódicamente a la superficie.

Aristóteles, y más tarde Galeno, escriben sobre la periodicidad del sueño, centrándose en el corazón el primero y en el cerebro el segundo. Hechos como la floración de las plantas, la reproducción estacional de los animales, la migración de las aves, la hibernación de algunos mamíferos y reptiles, fenómenos todos ellos cotidianos para el hombre, fueron inicialmente considerados como simples consecuencias de la acción de factores externos y astronómicos. De acuerdo con esta opinión, que permaneció durante siglos, el medio ambiente imponía su rutina a los seres vivos.

No fue sino hasta hace 250 años cuando el astrónomo francés Jean de Mairan, usando una planta heliotrópica, realizó el primer experimento que cambiaría las teorías que afirmaban que los ritmos circadianos eran meras respuestas pasivas al ambiente y sugiriendo su localización endógena. En 1832, Agustín de Candolle añade una segunda evidencia de la naturaleza endógena de los ritmos biológicos, cuando demuestra que bajo condiciones constantes el período de los ciclos de los movimientos de las plantas duraba unas 24 horas.

Todos los animales, las plantas y todos los organismos muestran algún tipo de variación rítmica fisiológica (tasa metabólica, producción de calor, floración, etc.) que suele estar asociada con un cambio ambiental rítmico. En todos los organismos eucariotas así como muchos procariotas se han documentado diferentes ritmos con períodos que van desde fracciones de segundo hasta años. Si bien son modificables por señales exógenas, estos ritmos persisten en condiciones de laboratorio, aun sin estímulos externos.

Sitios interesantes de Buenos Aires Argentina

Palermo Tour. | Turismo en Palermo.
Palermo Noticias. | Barrio de Palermo.
Noticias Recoleta | Recoleta a fondo.

Vinos Argentinos

Cabernet Sauvignon de Palermo
Torrontes el Blanco de Palermo
El Malbec de Palermo

Carnes

Cortes de Vaca en Argentina
El Choripan, el clásico de clásicos
Asado Argentino.