Antartida

Científicos del Conicet piden al Congreso votar en contra de la reforma de la ley de Glaciares

Científicos del Conicet y de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo) que vienen estudiando los glaciares y el ambiente periglacial de los Andes enviaron una carta a la Cámara de Diputados de la Nación para expresar su “preocupación” y “rechazo” a los cambios propuestos en la denominada Ley de Glaciares que supone el proyecto “Bases”.

“El nuevo proyecto contiene modificaciones que van en contra de la protección y cuidado de las reservas estratégicas de agua en estado sólido en Argentina”, advierten el texto que firman 17 especialistas.

La misiva recuerda que la Ley N° 26.639 de “Régimen de Presupuestos Mínimos para la Preservación de los Glaciares y del Ambiente Periglacial” fue producto de un debate social, que contó con asesoramiento científico experto en la materia.

Sancionada en 2010, “su carácter constitucional fue además ratificado en 2019 por la Corte Suprema de Justicia de la Nación”, puntualizaron.

Ahora, las reformas contenidas en el proyecto de ley Bases “sólo proponen proteger a uno de sus elementos característicos, los glaciares de escombros ‘activos’, dejando afuera al resto de los cuerpos de hielo que conforman este ambiente”.

“Entendemos que las modificaciones propuestas no sólo vulneran acuerdos sociales previamente alcanzados, sino también que los cambios propuestos no guardan relación con el marco de necesidad y urgencia que motiva el paquete de reformas del proyecto de Ley”, advierten en la carta.

Y todo en un contexto de aceleramiento del cambio climático y el calentamiento global a nivel mundial.

“El cambio climático está afectando todas las regiones del planeta. En la Cordillera de los Andes, el aumento de temperatura y la disminución de las precipitaciones sólidas han generado una disminución en los caudales de los ríos, una reducción en el tamaño de los glaciares y una degradación del permafrost de montaña”, dijeron.

Por eso, piden a los legisladores, “que arbitren los medios para no hacer lugar a las modificaciones propuestas en la Ley N° 26.639, ofreciendo nuestra colaboración para brindar más información”, concluyeron.

PROS Y CONTRAS

Las empresas están interesadas en desregular las leyes de glaciares por dos razones principales:

Para acceder a recursos naturales. Los glaciares contienen agua dulce, minerales y otros recursos naturales que son valiosos para la industria. Por ejemplo, los glaciares pueden utilizarse para la producción de energía hidroeléctrica, la extracción de minerales y la minería.

Para reducir los costos. Las leyes de glaciares pueden imponer restricciones a las actividades industriales, lo que puede aumentar los costos para las empresas. Por ejemplo, las leyes pueden requerir que las empresas lleven a cabo estudios de impacto ambiental o que obtengan permisos especiales.

Los beneficios potenciales de la desregulación de las leyes de glaciares para las empresas incluyen:

Mayor acceso a recursos naturales. Las empresas podrían acceder a recursos naturales que actualmente están protegidos por las leyes de glaciares. Esto podría aumentar sus ingresos y beneficios.
Reducción de costos. Las empresas podrían reducir sus costos al evitar las restricciones impuestas por las leyes de glaciares. Esto podría aumentar su rentabilidad.

Sin embargo, la desregulación de las leyes de glaciares también conlleva riesgos ambientales. Los glaciares son ecosistemas importantes que proporcionan una serie de beneficios, como el suministro de agua dulce, la regulación del clima y el soporte de la biodiversidad.

Los riesgos potenciales de la desregulación de las leyes de glaciares para el medio ambiente incluyen:

Pérdida de recursos naturales. La desregulación podría conducir a la pérdida de recursos naturales, como el agua dulce y los minerales. Esto podría tener un impacto negativo en el medio ambiente y la economía.
Deterioro ambiental. La desregulación podría conducir al deterioro del medio ambiente, como la contaminación del agua y la pérdida de biodiversidad. Esto podría tener un impacto negativo en la salud humana y el bienestar.

En conclusión, las empresas están interesadas en desregular las leyes de glaciares por razones económicas. Sin embargo, la desregulación también conlleva riesgos ambientales. Es importante sopesar los beneficios potenciales contra los riesgos potenciales antes de tomar una decisión sobre la desregulación.