Bitcoin

Criptomonedas un final lamentable. El que compró humo recibirá humo.

El mundo de las Criptomonedas termina de la peor manera, ejecutivos robando los últimos dólares, huyendo de la justicia, escondiéndose en paraísos fiscales. Todo el mundo Criptomonedas resultó ser una bomba de humo, donde los estafadores se hicieron un festín.

La cripto bolsa FTX, ¿una herramienta para el blanqueo de dinero con el pretexto de ayudar a Ucrania?. Tras el colapso, algunos congresistas republicanos expresaron sus «serias preocupaciones de que el Gobierno ucraniano pueda haber invertido» en la plataforma parte de los fondos de asistencia económica «para mantener a los demócratas en el poder y conservar el flujo de dinero».

La plataforma de criptointercambio FTX, que el pasado 11 de noviembre inició el proceso para declararse en bancarrota, provocando el desplome del mercado de criptomonedas, podría haber sido una herramienta en un «esquema fraudulento» entre los demócratas y Kiev para conseguir que las autoridades actuales de EE.UU. obtuvieran millones de dólares para su campaña electoral, según una reciente investigación de The Grayzone.

Criptomonedas un final lamentable. El que compró humo recibirá humo.

El NFT (Token no fungible) del cantante canadiense Justin Bieber ha perdido un 95% de su valor desde su compra, según informó el portal Insider.

El artista compró el token de la colección Bored Ape por 500 ETH (1,3 millones de dólares) en enero y ahora tiene un valor de 70.000 dólares, en medio de la reciente agitación de los mercados de criptomonedas.

Estafadores y vendedores de humo

El importante criptojugador Genesis Global Capital suspendió el miércoles los canjes de clientes en su negocio de préstamos, citando el fracaso repentino del intercambio de criptomonedas FTX, mientras que los documentos judiciales mostraron que el fundador de FTX, Sam Bankman-Fried, enfrenta acciones legales.

FTX se declaró en bancarrota en los Estados Unidos el viernes en la explosión criptográfica de más alto perfil hasta la fecha, después de que los comerciantes retiraran $ 6 mil millones de la plataforma en tres días y el intercambio rival Binance abandonara un acuerdo de rescate. Después de una ráfaga de tuits y entrevistas de Bankman-Fried, FTX dijo que «no tiene un papel permanente» en la empresa y que no habla en su nombre.

La crisis de FTX fue uno de los golpes al mercado de las criptomonedas más importantes de los últimos meses y esto se ve reflejado en la gran cantidad de exchanges que establecieron corralitos por culpa de la situación.

Ahora le tocó a Genesis Global, un prestamista de criptomonedas que anunció en las últimas horas que se congelaron todos los retiros debido al criptoinvierno y la poca liquidez que hay actualmente en el mercado.

Según comunicaron desde Genesis Global, la suspensión de los retiros se realizó en el marco de un proceso de bancarrota y una crisis de liquidez que viene arrastrando desde junio.

Sucede que la empresa tenía gran parte de sus activos invertidos en el fondo Three Arrows Capital (3AC), el cuál desapareció hace varios meses -durante la crisis de Luna y Terra-.

La información oficial indica que Genesis Global le reclama u$s 1200 millones a 3AC, mientras que también perdió u$s 175 millones debido a la caída de FTX durante la semana pasada.

En cuanto a los próximos pasos, Genesis Global declaró: «Hemos contratado a los mejores asesores de la industria para explorar todas las opciones posibles. La próxima semana entregaremos un plan para el negocio de préstamos. Estamos trabajando incansablemente para identificar las mejores soluciones para el negocio de préstamos, lo que incluye, entre otras cosas, el abastecimiento de nueva liquidez».

¿Qué ocurrió con FTX?

La semana pasada, FTX Group, que tiene su sede en Bahamas y que abarca a unas 130 empresas filiales, incluidas FTX Trading, FTX US y Alameda Research, registró retiros por unos 6.000 millones de dólares en tan solo 72 horas. Debido a sus problemas de liquidez, FTX firmó un acuerdo no vinculante con su rival, Binance, para la venta de FTX.com, su filial no estadounidense, con lo que esperaba solucionar la crisis.

Sin embargo, debido a las diversas irregularidades en FTX que se dieron a conocer en los últimos días, Binance renunció a dicho acuerdo.

En vista de tal situación, FTX inició el procedimiento para declararse en bancarrota el 11 de noviembre, cayendo su valoración de unos 32.000 millones de dólares a la quiebra en cuestión de días. En su petición de bancarrota, FTX Trading aseguró tener entre 10.000 y 50.000 millones de dólares en activos y entre 10.000 y 50.000 millones de dólares en pasivos.

Mientras, un documento revisado por Reuters mostró que FTX tenía 13.860 millones de dólares en pasivos y 14.600 millones en activos. Sin embargo, solo 900 millones de dólares de esos activos eran líquidos.