balasos

Crisis económica genera abuso de poder para reprimir protestas

Políticos abusan de poder para reprimir protestas en medio de crisis económica

La represión de las emociones y el odio de los políticos hacia los pobres son dos factores importantes que contribuyen a la violencia social. Al abordar estos factores, podemos ayudar a crear una sociedad más pacífica.

El abuso de poder por parte de los políticos es un fenómeno que se ha observado a lo largo de la historia, y que se ha vuelto cada vez más común en los últimos años. En el caso de las protestas sociales, los políticos suelen reprimirlas con violencia cuando se sienten amenazados por ellas.

Existen varias razones por las que los políticos abusan de su poder para reprimir protestas sociales. En primer lugar, los políticos pueden sentir que sus intereses personales o políticos están amenazados por las protestas. Por ejemplo, si una protesta está pidiendo la renuncia de un político, ese político puede sentir que su carrera política está en riesgo.

En segundo lugar, los políticos pueden creer que las protestas son ilegítimas o que representan una amenaza para el orden público. En este caso, los políticos pueden utilizar la fuerza para dispersar a los manifestantes y proteger lo que consideran que son los intereses de la sociedad.

En tercer lugar, los políticos pueden simplemente disfrutar del poder y del control que les da su posición. En este caso, los políticos pueden usar la fuerza para reprimir las protestas como una forma de afirmar su autoridad.

Un estudio reciente realizado por la Universidad de Harvard encontró que las protestas sociales son más propensas a ser reprimidas con violencia en tiempos de crisis económica. Esto se debe a que los políticos suelen sentirse más amenazados por las protestas cuando la economía está mal.

En el caso de Argentina, el país se encuentra actualmente en una crisis económica imparable. La inflación está en niveles récord, el desempleo está aumentando y la pobreza está afectando a millones de personas. En este contexto, es probable que las protestas sociales se vuelvan más frecuentes y que los políticos recurran a la represión con mayor frecuencia.

Es importante que los ciudadanos estén conscientes de los riesgos del abuso de poder por parte de los políticos. Cuando los políticos abusan de su poder para reprimir protestas sociales, están violando los derechos fundamentales de los ciudadanos.

Bullrich es violenta en lo político porque:

Sus declaraciones son autoritarias y represivas. Al amenazar con quitarles el plan social a quienes protesten, está utilizando el poder del estado para silenciar a la disidencia.
Sus declaraciones son incoherentes. Dice que el protocolo es para «ordenar» y que «se busca es orden», pero luego amenaza con consecuencias legales y penales a quienes no cumplan con el protocolo.
Sus declaraciones son insensibles. No tiene en cuenta las razones por las que las personas protestan. En este caso, las protestas se realizan en conmemoración de la protesta social del 20 y 21 de diciembre del 2001, que fue una expresión de la indignación popular por la crisis económica y social que atravesaba el país.
Evidencia específica:

«El que corta la calle no cobra el plan». Esta declaración es una amenaza clara y directa a quienes protesten. Es una forma de intimidación que busca disuadir a las personas de ejercer su derecho a la protesta.
«No va en contra de nadie, no es contra una persona o una organización, es avisarle a las personas que están en una situación de cobro de un plan que mientras se les dé van a tener que cumplir determinadas normas». Esta declaración es incoherente, ya que amenaza con consecuencias legales y penales a quienes no cumplan con el protocolo.
«No cortar es no cortar». Esta declaración es insensible, ya que no tiene en cuenta las razones por las que las personas protestan.

Conclusión:

Las declaraciones de Bullrich demuestran que está dispuesta a utilizar el poder del estado para reprimir las protestas sociales. Esta actitud es autoritaria, represiva e insensible.