Javier Milei 2

Datos duros: Los salarios bajo Javier Milei caen un 24%

Los salarios han experimentado una disminución del 24% en su poder adquisitivo desde la asunción de Javier Milei. Esta tendencia se puede observar a través de los datos proporcionados por la Remuneración Imponible de Trabajadores Estables (RIPTE). Se ha observado un constante acercamiento de los sueldos al mínimo histórico, que tuvo lugar al final del período de la convertibilidad.

Las medidas económicas implementadas por el Gobierno de Javier Milei han impactado significativamente en los ingresos de los argentinos. En febrero, los salarios formales registraron el cuarto mes consecutivo de retroceso frente a la inflación, acumulando así una caída del 23,9% desde noviembre. Estos datos revelan que los salarios se encuentran cada vez más próximos al mínimo histórico registrado al final de la convertibilidad.

De acuerdo con los datos del RIPTE, los salarios experimentaron un aumento del 11,5% en el segundo mes del año, en contraste con una inflación del 13,2%, según el Índice de Precios al Consumidor (IPC) del INDEC.

En consecuencia, el salario promedio en febrero se situó en $619.007,05, un valor que nuevamente se encontró por debajo de la canasta familiar de pobreza, tal como evidenció el INDEC. Es importante destacar que un matrimonio con 2 hijos menores necesitó $690.901,57 para satisfacer sus necesidades básicas, excluyendo el costo del alquiler.

Los salarios de los trabajadores sufrieron una disminución del 26% en términos interanuales en febrero, según los cálculos del economista Salvador Vitelli. Este retroceso marcó la peor caída cuatrimestral en la historia del índice, superando incluso el declive durante el período de la convertibilidad en un lapso de cuatro meses, que fue del 20%.

En el año 2023, el salario promedio alcanzó los $484.298,40, lo que representó un aumento del 149,4% en comparación con el valor registrado a finales de 2022, cuando era de $194.175,11. Sin embargo, este incremento no fue suficiente para hacer frente a la inflación del 211,4% registrada durante el año pasado.

Esta diferencia resultó en una pérdida del poder adquisitivo del 20% para los 10 millones de trabajadores formales del sector público y privado cubiertos por el RIPTE.

El RIPTE, que representa la remuneración promedio sujeta a aportes al Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) para los trabajadores bajo relación de dependencia, es uno de los indicadores utilizados para calcular la movilidad previsional, junto con la evolución de la recaudación tributaria destinada a la Seguridad Social, ajustando por el incremento del padrón de beneficiarios.