Depresión: hacerle frente a una epidemia sin fronteras.

Compartí :-) .

La depresión es una enfermedad que constituye el 50% de las consultas a psiquiatras y la
quinta parte de las consultas a los médicos generales. Según la Organización Mundial de la
Salud (OMS), para el 2030 la enfermedad ocupará el primer lugar entre las mayores
causas de discapacidad en el mundo.

De acuerdo a un estudio publicado en Psychiatric Services en 2014 (A Review of the Clinical, Economic, and Societal Burden of TreatmentResistant Depression: 1996–2013), los costos entre gastos de atención, tratamientos y pérdida de capacidad productiva que genera la depresión están entre 188 y 200 billones de dólares al año en los Estados Unidos. Estos valores superan a los generados por otras enfermedades como la diabetes (173 billones) y el cáncer (131 billones). Sin embargo, y conociendo estas cifras la depresión aun no es una enfermedad que sea objetivo
prioritario en la investigación a nivel mundial.

Personalmente, considero que la sociedad desconoce la gravedad y atención que exige comprender la magnitud de una enfermedad tan sensible y poco asimilada como la depresión. Creo que una de las razones más importantes del avance de la enfermedad es que la población, en general, no reconoce, no detecta y, por lo tanto, no está alerta de la depresión. Este desconocimiento sobre la enfermedad favorece que pueda aparecer y que se la minimice o reste importancia, que sus signos más precoces sean atribuidos a causas circunstanciales, que no se reconozcan síntomas más allá de la tristeza como síntomas significativos y que deberían ser causa de consulta. De hecho, el promedio actual de tiempo de diagnóstico de una depresión es de 7 años; esto significa que una persona puede cursar una depresión entre 4 y 10 años y no ser diagnosticada. Se trata, entonces, de una pérdida de tiempo crítica a la hora de hacer un tratamiento, ya que el tiempo en que una persona está deprimida sin realizar el tratamiento adecuado condiciona la evolución de su cuadro clínico y vuelve los tratamientos que existen ineficaces, contribuyendo al 35% de depresiones resistentes, es decir, de pacientes que no responden a ningún tratamiento.

En INAC tenemos una enorme preocupación por el aumento de las personas con depresión y el impacto que tiene la enfermedad a nivel personal, familiar y social. Por eso, y con el objetivo de continuar concientizando las sintomatologías de la enfermedad, este año, Fundación INAC lanza la CAMPAÑA DE RECONOCIMIENTO Y LUCHA CONTRA LA DEPRESIÓN «LA DEPRESIÓN AL DESCUBIERTO».

Bajo el lema “La depresión es una enfermedad, no es debilidad”, la campaña aspira a informar, educar y prevenir el avance de la depresión, invitando a la sociedad en general a realizar consultas tempranas que sin duda ayudarán a que el impacto de la enfermedad sea menor, e invitando a aquellas personas que tengan la idea errónea de que sus cuadros de diagnóstico son autolimitados a consultar e informarse, a preguntar y evitar la creencia vaga de que haciendo cosas lindas o agradables se les pasará, o bien, tengan vergüenza de consultar o comentar en su entorno los síntomas por que serán juzgados como “débiles”.

Las acciones y actividades de la campaña se llevarán a cabo en tres etapas: Ver lo invisible, orientada a informar sobre los síntomas precoces y modificar el concepto social de la enfermedad, Combatiendo al enemigo, con el objetivo de que la población conozca los distintos tipos de depresión y su relación con el estrés, y a la vez los métodos de tratamiento actuales, sus beneficios y desventajas y la expectativa que se debe tener de la terapéutica. Y por último, la etapa Prevenir es mejor que sufrir, cuyo fin es la prevención y el refuerzo de la necesidad de detección e intervención temprana, que cambiará, con seguridad, la evolución y el pronóstico de la enfermedad.

Con esta estrategia de campaña y las acciones que la acompañen, en Fundación INAC estamos convencidos de que lograremos un cambio en las personas, y que contribuiremos a disminuir el impacto de la depresión en la sociedad y el mal pronóstico que le auguran las predicciones de los organismos internacionales. Los invito a todos ustedes a participar, comprometerse, colaborar y a acompañarnos.

Por Dr. Matías Bonanni, Médico especialista en Psiquiatría.

Palermonline

Palermonline Noticias info@palermonline.com.ar

error: Te queremos MUCHO :-) pero no nos copies. estamos trabajando en Palermo desde 1999