Desastre educativo: «Hay Bondi» entre Nicolás Trotta y Fernán Quirós.

Hoy nadie duda del desastre educativo que produjo el Coronavirus en Argentina. La amenaza de paros se anunciaba años anteriores «el próximo inicio de las clases». La pandemia lo cambió todo, los pibes en la casas sin internet o con internet fallando todo el tiempo, es imposible que el sistema educativo pueda continuar con los viejos modelos. La educación ensanchó la base inclusiva, considerada y tratada como un derecho colectivo, ahora desde el gobierno de Larreta se acelera el reemplazo de pedagogos por gerentes que en su pasado vendieron celulares o tiempos compartidos.

La gestión de Nicolás Trotta no se queda en el camino, se enemistó a los gritos pelados, la semana pasada, con su Viceminstra, que le dió un portazo en la jeta… ¿por que?… Por guita, por el manejo de la moneda. Hay Bondi…

Cuando los pedagogos se van queda un espacio vacio, que no lo puede llenar la llegada de otro gerente o funcionario amigo.

Hay Bondi. 2020 un año perdido

El ministro de Educación, Nicolás Trotta, rechazó hoy el protocolo presentado por la ciudad de Buenos Aires para abrir espacios digitales en las escuelas a partir del 31 de agosto por considerar que el distrito «no cumplía con los niveles de circulación baja del virus» para implementarlo.

«La Ciudad no cumplía con los niveles de circulación bajo del virus para abrir las escuelas», dijo el funcionario a través de una videoconferencia, y sostuvo que tampoco «cumplía con 15 requisitos que fueron aprobados por el Consejo Federal de Educación con todas las provincias».

Durante el contacto con periodistas, el ministro explicó que «había incongruencias entre lo que presentaron y lo que decían en los medios» y agregó que «el programa Conectate en la escuela implica de hecho la presencia de los docentes».

«Se tiene que lograr el despliegue del sistema y no exponer a los chicos», afirmó Trotta sobre el protocolo para abrir a partir del 31 de agosto «espacios digitales» en las escuelas primarias y secundarias de la Ciudad.

El protocolo establecía un máximo de 15 alumnos por escuela, con turnos y con una estadía máxima de dos horas para cada uno, y según las autoridades de la Ciudad está pensado para quienes por algún motivo no pudieron seguir los estudios a distancia, ya sea por problemas de falta de computadora, acceso a Internet o alguna otra situación familiar.

Sin embargo, el plan había sido rechazado por los gremios docentes, que apuntaron que esta decisión exponía tanto a estudiantes como al personal docente y no docente a la posibilidad de contagio de coronavirus.

También se habían manifestado en contra diputados de la oposición porteña durante una reunión el pasado viernes de la Comisión de Educación de la Legislatura por considerar que el protocolo contradecía las alertas vinculadas a la situación epidemiológica del distrito por la Covid-19.

En tanto, Trotta indicó que «no es una propuesta solo para 5.100, 6.500 o 9.000 alumnos que no tuvieron conectividad» y dijo que «esto no se resuelve en un problema de conectividad sino en una mayor presencia del Estado en esos lugares de vulnerabilidad».

Esta mañana, durante su habitual reporte sobre la situación del coronavirus en la Ciudad, el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, había dicho que el protocolo «es muy seguro» y busca «evitar un daño social irreparable en los niños que perdieron su vínculo con la escuela y el proceso educativo».

«No es un tema de conectividad y tecnología; es más profundo que tener contectividad; queremos ir a ver niño por niño y comprender el contexto familiar, social y cultural para ver por qué perdieron el vínculo y poner al Estado a disposición para darles oportunidades», afirmó Quirós.

DESASTRE EDUCATIVO ARGENTINO

El protocolo establece un máximo de 15 alumnos por escuela, con turnos y con una estadía máxima de dos horas para cada uno, y según las autoridades de la Ciudad está pensado para quienes por algún motivo no pudieron seguir los estudios a distancia, ya sea por problemas de falta de computadora, acceso a Internet o alguna otra situación familiar.

Sin embargo, el plan fue rechazado por los gremios docentes, que apuntaron que esta decisión expone tanto a estudiantes como al personal docente y no docente a la posibilidad de contagio de coronavirus.

Diputados de la oposición porteña también se manifestaron contra el protocolo para la conformación de «espacios informáticos» en las escuelas públicas durante una reunión el pasado viernes de la Comisión de Educación de la Legislatura por considerar que contradice las alertas vinculadas a la situación epidemiológica del distrito por la Covid-19.

En tanto, el Ministerio de Educación de la Nación, que debe dar una respuestas sobe si avala o no la implementación de esos «espacios digitales», aseguró que dada la cantidad de contagios «no están dadas las condiciones epidemiológicas para la vuelta a clases» aunque analizan la propuesta presentada por el Ejecutivo porteño.

El Gobierno de la Ciudad calcula que unos 6.500 alumnos no tuvieron continuidad pedagógica y perdieron el vínculo con las escuelas durante la pandemia de coronavirus.