Palermo Online Noticias IMAGEN

¿Dónde está el piloto? Hay 5 meses y medio de dolares en Argentina. El dolar blue necesariamente va a subir.

Publicado por

Las reservas hoy cubren menos de seis meses de importaciones

Sin crédito externo, pagarían 4,4 meses el año que viene y 3,1 cuando Cristina termine su mandato. En 2009, llegaban a cubrir casi 15 meses de importaciones.

Al comparar el stock de hoy de reservas, de u$s 34.500 millones, con el promedio mensual del último año de importaciones, u$s 6.142 millones, los dólares alcanzan para pagar 5,7 meses.

Los turistas extranjeros que visitan Argentina liquidan en el mercado oficial sólo 1 de cada 3 dólares que gastan en el país, según las estimaciones del Ministerio de Turismo. Cuando la brecha entre el oficial y el paralelo era bastante menor al 67% actual, los visitantes vendían entre el 75 y el 78% de sus divisas en las casas de cambio al precio oficial.

La brecha entre el dólar oficial y el paralelo incentiva a muchos turistas extranjeros a vender sus dólares en las “cuevas” de las grandes ciudades argentinas para hacerse de más pesos que si realizaran esta transacción en una casa de cambio oficial y la operación fuera totalmente legal. Hoteles y comercios también son otros lugares donde se suelen realizar este tipo de transacciones.

CHAVEZ Y DOLARES
Venezolanos vienen a Argentina para comprar dólares con sus plásticos

La lechuga verde, como se llama en la jerga al dólar paralelo en Venezuela, vale casi ocho veces más que el oficial. Acá hay sitios donde pueden pasar la tarjeta para hacer compras ficticias por u$s 2.500 y recibir billetes a cambio de una comisión del 24%. Muchos viajan con plásticos de terceros, que para tener cupo de compra de dólares adquieren un pasaje que luego se cancela.

Por ejemplo, para viajar a la Argentina, los venezolanos disponen para gastar con tarjeta de crédito de un cupo de u$s 1.000 en una duración de uno a tres días, de u$s 2.000 de cuatro a siete días, y de u$s 2.500 de ocho días en adelante. Pero no los gastan, sino que se pasan la dirección de una agencia del microcentro donde se encargan de hacerles compras fantasmas de paquetes turísticos por esa cifra.

Les cobran una comisión del 19% más u$s 50 de gastos por cada u$s 1.000. O sea, en total les cuesta el 24%, pero allá los pueden revender a casi ocho veces más, con lo cual la cuota termina siendo insignificante.
Pero hay otro negocio latente para el que viaja: llegan a traer hasta 20 tarjetas de crédito de amigos, familiares y conocidos (se suele cobrar un 10% por el servicio), que previamente compran un pasaje de avión para ser autorizados por la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) a gastar con plástico. Como no viajan, van a la aerolínea y devuelven el pasaje, y las aéreas están obligadas a reembolsar el dinero. El problema es para las compañías, que llegan a tener vuelos con más de 30% de pasajeros no show (ausentes), que compran los boletos para presentarlos y tramitar su cupo de dólares asignado por el gobierno para viajeros.

 

El organismo monetario admite una inflación del 18,1% anual en un reciente informe. Volvió a tomar el IPI en lugar del IPC, que está en sintonía con la devaluación oficial.
Esta medición comenzó a ser más utilizada por economistas del sector público y privado desde que el IPC dejó de ser considerada una herramienta confiable. En rigor, la brecha tan grande entre el IPI y el IPC elaborados por el mismo organismo estadístico demuestra la falta de representatividad que exhiben los bienes de la canasta básica.

 

Belén Mosquera relató cómo fueron las horas posteriores a la discusión que mantuvo con el candidato kirchnerista durante un control vehicular. Además admitió qué no se anima a accionar judicialmente.
La joven ex oficial de tránsito se mostró indignada por la reacción de Cabandié