¿Dónde nos encontramos? ¡En el cyber espacio! Hijos + Tecnología

¿cómo es en vacaciones?

 De los viejos encuentros de adolescentes en Santa Fe y Callao, o las esquinas típicas, solo quedan los relatos y recuerdos. Los adolescentes hoy se encuentran en un espacio diferente: el espacio virtual. Allí suceden citas, encuentros, desencuentros y finalmente, los lugares de las fiestas o salidas se acuerdan. Este primer lugar de encuentro hoy, altamente concurrido es el espacio tecnológico, las redes sociales en sus diferentes formatos son los que nuclean a la gente joven y no tanto. Cabe señalar que cada vez son más chicos los chicos que allí se encuentran y cada vez son más los grandes que también lo hacen. El interés principal que encuentran los más chicos en estas redes es de socializar, vincularse, estar en contacto, entretenerse. Ellos buscan encontrarse y chatear con gente conocida, amigos, amigos de amigos, buscan compartir fotos, música, videos, no solo se escriben sino que también se hablan y se ven. La constitución de esta nueva forma de  realidad, que no solo es el presente sino también el futuro. Como padres  debemos  conocerla y aceptarla, aprender a convivir con ella, pues como herramienta general tiene muchas ventajas y con los riesgos o desventajas que esta acarrea  hay que aprender a reconocer, resolver y prevenir. Ya durante el año escolar, detectamos que el uso de internet  puede ser adictivo para sus usuarios, mucho más ahora en verano para los adolescentes, quienes al haber finalizado su ciclo escolar que les organiza el día, el tiempo, ahora están más relajados, sin presiones ni obligaciones. Todos los días son como fin de semana. Se convierte en un terreno fértil para sembrar o profundizar la adicción a las tecnologías. El insomnio tecnológico es uno de los síntomas más frecuentes en nuestros jóvenes. El uso abusivo de las pantallas es contraproducente para conciliar el sueño. Mientras la televisión los mantenía en un rol más pasivo -de observadores-,  las computadoras, Ipods, smartphons los mantienen en una actitud interactiva y en estado de alerta y contacto. Por ende, están menos relajados a la hora de conciliar el sueño ya que nos mantiene activados cognitiva, emocional y fisiológicamente. Si bien es importante poder flexibilizar el horario de ir a dormir durante las vacaciones también es importante que haya cierto límite. Se podrá negociar con ellos el horario, pero es bueno que exista un horario máximo de dormirse y también de despertarse, para dar cierto orden a la vida y dinámica familiar. Es bueno que los chicos puedan dormir todo lo que necesiten, después de un año de estrés, tensión escolar, desgaste y cansancio. Dormir es reparador del cansancio físico y emocional, también permite recuperar energía, dar lugar al descanso, al ocio, a la nada y a la dispersión, todas ellas son importantes en su justa medida. Si bien los más jóvenes se encuentran en el espacio cibernético, es importante también que puedan mantener encuentros físicos concretos con sus pares, amigos. Si un padre observa que su hijo se aísla, se encierra en su habitación o su computadora, o está absorto con su celular, y no se ve con otros chicos de su edad, en primer lugar debe estimularlo a que lo haga.  Si  se rehúsa, puede estar quedando en evidencia cierta dificultad para relacionarse, sea por timidez, o motivos más serios como fobia social, ansiedad, o depresión. En el verano, al no tener que ir a la escuela y tener la vida organizada de manera estructurada, pueden quedar en evidencia situaciones que la estructura escolar puede enmascarar. Por otro lado, chicos que no pueden dejar de conectarse, están hiperpendientes de su smartphone convirtiéndolo casi en una extensión de si mismos. Chicos que hasta van al baño con sus teléfonos y no logran hacer nada sin estar conectados por temor a quedar excluidos de cierta información o por la ansiedad que les genera esta desconexión puede presentar síntomas de adicción a la tecnología, encubriendo dificultades para transitar y elaborar situaciones emocionalmente significativas. Aunque sean adolescentes y ellos se sientan grandes e independientes y que en algunos aspectos ya lo sean, aún necesitan de  nuestra guía como padres. El sutil equilibrio entre no ser permisivo sin ser autoritario sigue siendo un desafío, evolucionar, informarse y saber qué mirar para ayudarlos a crecer con contención y coherencia transmitiéndoles valores y sentido. No seamos  un amigo más de nuestros hijos en la lista de sus contactos. Tengamos presente también, los padres usuarios de las redes sociales, que nuestros hijos nos miran y aprenden de nosotros más por lo que hacemos, que por lo que decimos. Autoobservemos, registremos sin juzgar nuestros propios comportamientos y luego reflexionemos qué modelos de identificación estamos ofreciéndoles a nuestros chicos. Y si algo nos preocupa animémonos a afrontarlo. ¿Cuáles pueden ser los motivos que lo llevan a aislarse? ¿Cuáles son las emociones presentes cuando no puede relacionarse personalmente con sus pares? ¿Cuál es su sensación cuando no puede dormir? ¿Por qué no puede desconectarse de su teléfono móvil, qué necesidades emocionales busca satisfacer? ¿Hay ansiedad, temor a la exclusión, a quedarse afuera de lo importante? Obsevemos sin minimizar ni naturalizar situaciones, asi como sin exagerar ni alarmarse. Ojos bien abiertos para detectar a tiempo situaciones de riesgo y poder intervenir adecuadamente para reencauzar, con todo el amor que requiere educar a nuestros hijos.  

– Acerca de Gisela Holc:Obtuvo se Licenciatura en Psicología en la Universidad de Belgrano en el año 1995, donde se graduó con Diploma de Honor. Durante los primeros años de su formación de postgrado, ha realizado estudios psicoanalíticos, ingresando a la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA) donde participo de seminarios teóricos clínicos y realizo su supervisión y análisis didácticos. Hace ya varios años se encuentra realizando cursos y seminarios de postgrado de orientación cognitivo-conductual así como sistémica para profundizar su formación y especialización es Trastornos de Ansiedad. Durante 9 años ha trabajado en la Fundación Medicina Comunitaria donde atendía niños, adolescentes y adultos, con una modalidad de terapia breve de objetivos focalizados. Ha realizado (y continua haciéndolo en forma particular) orientación vocacional, orientación a padres y trabajo con embarazadas tanto en forma grupal como individual. Se ha capacitado y ha trabajado clínicamente con pacientes con difluencia (tartamudez) y trastornos de alimentación. En la actualidad continua su formación de modo permanente orientada a la clínica de los Trastornos de Ansiedad tanto en niños como adolescentes y adultos. Ha trabajado también en selección de personal y en el área de educación. 

– Acerca de Hémera:Hémera es una institución dedicada al tratamiento de los problemas que provocan la ansiedad y el estrés patológicos en los distintos ciclos de la vida. El objetivo de la terapia propuesta está centrado en la recuperación del problema que padece la persona afectada, no sólo en la comprensión de las causas que los generan, ya que los pacientes que acceden a un tratamiento, muchas veces logran entender lo que les pasa pero no logran superar el problema que los afecta.En Hémera se cuentan con instrumentos para evaluar y llevar a cabo tratamientos focalizados específicamente en los problemas relacionados con la ansiedad y el estrés patológicos, lo que posibilita alcanzar cambios efectivos y duraderos.El equipo de profesionales y consultores cuentan con una trayectoria destacada en estas áreas, asegurando de este modo una indicación precisa de los tratamientos consensuados y aprobados en este tipo de problemas, que aquejan a un número creciente de personas en todo el mundo.                                                                           

Para mayor información. info@hemera.com.arwww.hemera.com.ar 

Palermonline

Palermonline Noticias info@palermonline.com.ar

error: Te queremos :-)