“Drama argentino” Eduardo Sanguinetti, Filósofo, poeta y performer argentino

Compartí :-) .

Rebelarse adaptarse o morir: hoy, ayer y siempre, herencia de la naturaleza del inexorable destino el que nos han legado generaciones de mil civilizaciones ¿Lo merecemos? ¿tiene sentido el materializarlo todo? Por qué no plantearse la posibilidad de construir un mundo para todos… hoy, ante la impasividad del pueblo argentino y su obscena clase política, ante la entrega del país al FMI, quién marca el presupuesto, el rumbo de la inexorable caída de la República, entregada alegremente por gobierno de provocadores, al poder imperial, que miente desde siempre… las mentiras no cesan de surgir de las bocazas de la banda psicopática… si el pueblo no se rebela a una injustica, pierde su dignidad, además de un derecho… no olvidarlo… anteponer la dignidad a todo, el resto bagatelas.

No sigamos siendo espectadores distraídos, impasibles, obcecados por cuestiones que eliminan la vida en libertad. No podemos consentir que el inmenso poder mediático sustituya la verdad por la mentira… Imperativo poner coto a noticias falsas de medios basura, que blindan al gobierno de la mentira y la burla a un pueblo, anestesiado… una burla a la historia de un país como Argentina, que ha visto nacer seres trascendentes, que han construido la historia, con verdad, talento e imaginación.

No podemos dejar de pensar y sensibilizarnos, que se deja morir a millones de indigentes, a quienes se le atribuyen la responsabilidad de sus muertes… multitudes discretas de desempleados que supuestamente deberían tener trabajo o esforzarse hasta el deliro para conseguirlo, a los que se les ordena buscarlo aun cuando es de conocimiento de los que no cerramos los ojos, que las fuentes se han agotado… no existen arrepentidos, sólo atorrantes que sirven a la caída de Argentina.

Las listas de los exiliados de la vida, es una lista de “réprobos” para la “porquería neoliberal”, me refiero al sistema que reina y mata en el planeta.

Estos “réprobos” son una carga para el poder neoliberal, que los encierra en el rol de ese “otro”, siempre maltratado con el menor gasto posible, pero que en ciertos pasajes-instantes, sorprenden cuando reclaman, resisten, reaccionan e incluso accionan o luchan por sus vidas-sobrevidas… atentan contra la estética del mundillo travestido de quienes reinan, ¿cómo se permiten rebelarse al “orden establecido” por los canallas?

Hay demasiados muertos sin vigencia en una comunidad como la argentina, sentenciada por un sistema judicial y policial represivo, necrótico y disfuncional, que promueve sus héroes desde las pantallas y redes de la web, al servicio del simulacro.

Así pasan los días y las horas se convierten en asuntos negociables, todo tiene valor en moneda. El mercantilismo impuso su substancia, ante el amparo de la ley, cual contragolpe constitutivo de discontinuidad al denominado orden vigente.

Me parece muy evidente que estamos viviendo bajo un régimen de dictadura de clase, de un poder de clase que se impone desde la violencia, incluso cuando los instrumentos de esta violencia son institucionales y constitucionales… hablar de democracia en esta situación carece de sentido.

Enfrentar problemas y crisis simuladas, presentadas por los mismos que los originan y perpetúan con el único fin de disimular los verdaderos es la mejor manera de someter al ciudadano al sistema imperante, empantanarse en sus trampas, lo cual servirá para prolongar y legitimar las dificultades reales y concretas de las cuales hay que liberarse y de las cuales el poder desea seamos cómplices, por silencio u omisión, del colapso económico, social y cultural, que se ha instalado en Argentina.

No sean ingenuos, el gobierno conoce muy bien su hacer y deshacer, apuntalado por potencias exteriores, no pierdan su tiempo apelando a una sensibilidad inexistente, asistimos al fin de las libertades individuales, al final de la libertad de expresión, al inicio de una era donde la dictadura de los bajos instintos y el autoritarismo fundamentalista xenófobo marcarán el derrotero de una nación, la República Argentina… pero a no desesperar, hay una salida, incómoda, pero existe.

El drama argentino, se cristalizará en una confrontación sin precedentes, con los disidentes, los libres , los verdaderos que abogan por una tierra para todos, los que no adhieren a la estafa y la mentira… el choque entre argentinos, se avecina, a no dudarlo, nada se hizo a destiempo… Macri la precisa con urgencia, para sellar pactos efectivizados en las sombras con sus socios espectrales… y dejar bien sentado en la pobre historia de este tiempo “el canto de cisne” de la libertad en tiempo de brutalidad y de ignorancia: “La mediocridad no tiene secretos” diría Jorge Luis Borges…

error: Te queremos MUCHO :-) pero no nos copies. Estamos trabajando en generar contenido propio para mejorar la calidad del periodismo en el Barrio de Palermo desde 1999. SI NECESITAS ALGO DE NUESTRO CONTENIDO NOS MANDAS UN MAIL A Info@palermonline.com.ar