El caso de las dos hermanas que se intoxicaron con Hummus vegano

Compartí :-) .

Las hermanas de 25 y 32 años que habían ingresado a la institución el pasado jueves recibían suero antibotulínico en el sanatorio y su situación era crítica. El hummus vegano que dejó en terapia intensiva a dos hermanas se fabricaba en una casa de Palermo, una empresa dedicada a la elaboración de productos macrobióticos y veganos, que tiene un local en la calle Ravignani al 1400, en el barrio de Palermo. También vendía en dietéticas, en su sitio online, en Mercado Libre y en ferias como la de la facultad de Agronomía. Tras estas intoxicaciones, cerraron sus cuentas de Facebook e Instagram.

El caso de las dos hermanas que se intoxicaron y se encuentran internadas en terapia intensiva en un hospital de Buenos Aires, por botulismo a raíz de la ingesta de hummus de la marca de productos veganos “Tsuki Macro Vegan” despertó dudas sobre el consumo de este tipo de alimentos y cómo prevenir esta enfermedad. Por eso, especialistas recomendaron tomar recaudo sobre la elaboración y el mantenimiento de conservas y enlatados que van desde legumbres hasta vegetales y carnes.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el botulismo es una enfermedad que puede ser transmitida por los alimentos, por heridas, por inhalación u otro tipo de intoxicación. También se encuentra el botulismo lactante, conocido por afectar niños que consumen miel.

El de transmisión alimentaria, como ocurrió en el caso de las dos hermanas que ingirieron hummus, es causado “por el consumo de alimentos que no se han procesado adecuadamente”. “Los alimentos enlatados, conservados o fermentados de preparación doméstica son una fuente frecuente de botulismo de transmisión alimentaria, y su preparación requiere precauciones especiales”, detalló la OMS. La enfermedad, si bien es inusual, puede ser mortal.

“El crecimiento de la bacteria y la formación de toxinas tienen lugar en productos con bajo contenido de oxígeno y en algunas combinaciones de temperatura de almacenamiento y parámetros de conservación. Esto ocurre mayormente en conservas de alimentos hechas sin las debidas precauciones y en alimentos inapropiadamente procesados, enlatados o embotellados en casa”, sostuvo la OMS.

El botulismo de transmisión alimentaria se detecta en distintos síntomas. En principio se percibe fatiga, vómitos, diarrea, decaimiento y visión borrosa. Tal como indicó Roberto Debbag, médico infectólogo y miembro del comité científico de la sociedad latinoamericana de Infectología Pediátrica, el botulismo “se desarrolla a través de esporas que cuando se reproducen eliminan una toxina que es la que da la producción de la parálisis”.

Por eso, Debbag recomendó mantener los alimentos limpios, frescos, registrados y con fecha de vencimiento. En tanto, también se debe cocinar los productos al punto del hervor para eliminar la bacteria, usar agua potable y mantener la refrigeración. Además, advirtió que es necesario observar el color, olor y que al abrir el alimento no elimine gases porque podría estar intoxicado, mientras que si se consume un alimento de elaboración artesanal debe hacerse al día siguiente.

A partir de este episodio, la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental (UFEMA) en Argentina, intervino de oficio y localizó el lugar de fabricación y distribución de los alimentos, situado en el barrio de Palermo de la capital. Según determinó la investigación, los alimentos se elaboraban en una casa particular sin habilitación ni control bromatológico. En tanto, la la Anmat (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) indicó que el lugar no tenía autorización sanitaria y dispuso retirar el producto del mercado.

Por eso, el fiscal Blas Matias Michienzi ordenó secuestrar 118 kilos de mercaderías y dispuso clausurar la actividad. Además, el letrado solicitó tomar documentación sobre la elaboración de los productos y pidió investigar los puntos de comercialización para quitar esos alimentos de circulación.

Según informaron fuentes vinculadas a la investigación, se imputó al responsable del lugar por ejercicio ilegal de una actividad y se recolectarán pruebas para determinar si existieran otros delitos que perjudiquen la salud pública.

En igual sentido, la emitió un comunicado en el que explicó que suspendió la elaboración y comercialización del producto. “Se detectó que ningún producto marca Tsuki Macro Vegan contaba con autorización sanitaria. Por todo lo expuesto, se intimó a la firma elaboradora a realizar el retiro inmediato y preventivo del mercado nacional de todas las unidades de los referidos alimentos con esa marca”, señaló Anmat a través de un comunicado.

“Se recomienda a la población que se abstenga de consumirlos, que mantengan los envases cerrados y separados de otros alimentos y que se comuniquen con la autoridad bromatológica local para coordinar su entrega. Asimismo, quienes expendan los productos deberán cesar su comercialización”, determinó Anmat.

error: Te queremos :-) pero no nos copies. estamos trabajando en Palermo desde 1999