OBELISCO 1

El Obelisco de Buenos Aires.

El Obelisco de Buenos Aires es un monumento histórico considerado un ícono de la ciudad de Buenos Aires, construido en 1936 con motivo del cuarto centenario de la llamada primera fundación de la ciudad por Pedro de Mendoza.

FUMdKJ3XEAMsflB

FUMeUupXoAE2pWL

¿Sabías que el Obelisco fue muy resistido durante sus primeros años? De hecho, tres años después de su inauguración, el Concejo Deliberante sancionó su demolición, decisión que fue vetada por el intendente de entonces. Hoy, en cambio, es uno de los principales puntos de reunión de las manifestaciones políticas y del festejo de los logros deportivos.  

AVvXsEiKBqeCgmTjKThwnihm 6Epp1TKclf4XkLD0v3361WWiAj12SOWcrm0NyNFnK2LAu EuceGL4uQUG1MEoOdqOBAb3XwKyZtgJZ0suwxf7UG7kMzOVbR8q33r3fkkH 5jiqYcgw3RJMd3Yd Kywtu 1 iXspXv0FYLa5dX231Vg5bZbMfsiWmOsY Y9p9A=s320
El Obelisco de Buenos Aires.

Está emplazado en la Plaza de la República, en la intersección de las avenidas Corrientes y 9 de Julio, en el barrio de San Nicolás en la Ciudad de Buenos Aires.

La obra es autoría del arquitecto argentino Alberto Prebisch, la construcción estuvo a cargo del consorcio alemán G.E.O.P.E. – Siemens Bauunion – Grün & Bilfinger.

AVvXsEg4UuVM2GBtkmwP4XkFzL3ummKJQNkESNJOVn7DUaOiSmN2Ro9g6Eo3uKtMuHDTQ8hD8soubg095CKAuxCa4OQkiGAznbwiLttL3BYJswMNigjC5rpkXUoABFuPU0RfuThjHn orvxlIGDkibdmstSHrMXtU5g3aRd3fUrj5GzhGhTkY

En el solar donde hoy se encuentra el Obelisco estaba emplazada la iglesia dedicada a San Nicolás de Bari, que se decidió demoler para la construcción de la Avenida 9 de Julio. En la torre de esa iglesia fue izada oficialmente por primera vez en Buenos Aires, en 1812, la bandera argentina. Dicha circunstancia se recuerda en una de las inscripciones del lado norte del Obelisco.

FS XWTDWUAUGTUs

Se decía que el bloque radical de las cámaras presentaría un proyecto para que en ese lugar se erigiera el monumento a Hipólito Yrigoyen. Pero, el 3 de febrero de 1936, a 400 años de la denominada «primera fundación de San Nicolas», el intendente Mariano de Vedia y Mitre, nombrado en la presidencia de Agustín Pedro Justo, firmó un decreto que generaría enconadas polémicas, para la ejecución de una obra de carácter extraordinario, que señale al pueblo de la República la verdadera importancia de aquella efeméride.

Que no existe en la ciudad ningún monumento que simbolice el homenaje de la Capital de la Nación entera.

Se le encargó entonces al arquitecto Alberto Prebisch la construcción de un obelisco que se realizó en solo sesenta días: la obra comenzó el 20 de marzo de 1936 y fue inaugurada el 23 de mayo de ese año.

FTb9l5NX0AEGfjr

Alberto Prebisch fue uno de los principales arquitectos del modernismo argentino y autor también del vecino Teatro Gran Rex. Con respecto al motivo de la forma del monumento Prebisch dijo:

Se adoptó esta simple y honesta forma geométrica porque es la forma de los obeliscos tradicionales… Se le llamó Obelisco porque había que llamarlo de alguna manera. Yo reivindico para mi el derecho de llamarle de un modo más general y genérico «Monumento».

FTcQiiqXwAIo5Z1

Su altura es de 67,5 m, y de estos 63,5 m son hasta la iniciación del ápice, que es de 3,5 m por 3,5 m. La base tiene 6,80 m de lado.

FTcQjKqXEAEOH2Q

Tiene una sola puerta de entrada (en el lado oeste) y en su cúspide hay cuatro ventanas, con persianas metálicas, a las que sólo se puede llegar por una escalera marinera de 206 escalones con 7 descansos cada 8 m y uno a 6 m.

FTZ OytXoAI98MA

La punta es roma; mide 40 cm y culmina en un pararrayos que no logra verse por la altura, cuyos cables corren por el interior del monumento. Existe una caja de hierro empotrada que según se dice guarda una foto del jefe de máquinas de la construcción, y una carta destinada a quienes lo demuelan.

Hay una serie de curiosidades sobre el mismo:

1. Se construyó en 31 días. Mariano de Vedia y Mitre, se lo encargó al arquitecto Aberto Prebisch y se le dio de plazo hasta el 25 de mayo. Lo consiguieron construir entre 157 trabajadores que trabajaron en dos turnos, día y noche, y lo acabaron diez días antes del plazo. Cuando se inauguró, con emoción y orgullo como si de los mejores juegos tragamonedas online se tratase, los protagonistas alzaron en el mismo una bandera igual a la que se supone se había izado en la iglesia que ocupaba su lugar.

2. Sus medidas: Tiene una altura de 67,5 metros, y se llega hasta arriba subiendo 207 escalones, arriba hay un mirador con cuatro ventanas. Cada una de sus caras recuerda un acontecimiento de la ciudad: primera y segunda fundación, primera vez que se izó la bandera, y la federalización de la ciudad. La punta es roma, y tiene un pararrayos, que no se ve por la altura, y los cables del mismo están por el interior. Dicen que hay una caja de hierro empotrada en la que hay una foto del jefe de máquinas de la construcción y una carta destinada a quien lo derribe.

3. En 1938, se cayeron algunas placas de sus paredes, no hubo heridos pero los cascotes cayeron donde la víspera habían estado multitud de estudiantes. Por este motivo, se retiraron las placas, se revocó el monumento y se pintó de nuevo.

4. Se intentó en alguna ocasión su demolición puesto que no era del gusto de muchos, incluso se llegó a votar y el Concejo lo aprobó, pero, el intendente de la ciudad vetó esa decisión.

5. Pocos días después de la inauguración, la ciudad sufrió un terremoto bastante importante, pero lo resistió perfectamente.

FUBaDC4WIAEJcAa

FUBaG9tXsAIlM66

FUCNaVJXoAIak7m

FUHOOlnXEAM0duo

FUID7 AX0AEowXL

FUK47YnXoAEkoZA

 

FUMe3R XwAQXdw4

FUMflISXwAE5QG1

FUMgk hWAAAJh31

FUMokJyXEAEr0YH

FUMPaqHX0AAMy V

FUMs caX0AMl714

FUMszYFWQAYDDC8

Sugerencias para hacer turismo

Palermo Viejo. Palermo Sensible.

Jardín de los Poetas del Rosedal de Palermo.

La misteriosa «Casa Redonda» de Mario Palanti, el Arquitecto del Palacio Barolo.