El Dron MQ-9 Reaper, el verdugo estadounidense.

Compartí :-) .

Los drones armados llevan ya décadas en el campo de batalla, pero hasta hoy son simples aparatos guiados a distancia.    El salto es abismal: hoy se habla de fabricar dispositivos del tamaño de un dron doméstico, capaces de decidir por sí mismos y sin supervisión humana a quién hay que abatir.




Quienes apoyan el desarrollo de los drones militares autónomos apelan también a su capacidad de evitar los errores humanos y las emociones, liberando a los pilotos actuales de la responsabilidad moral de las bajas.

Un minúsculo dron dotado de Inteligencia Artificial (AI) que cabe en la palma de la mano y que es capaz de seleccionar su objetivo para dispararle al cerebro una carga de tres gramos de explosivo. No es posible abatirlo, sus reacciones son cien veces más rápidas que las de un ser humano, y no es posible escapar ni esconderse de él, cuando vuelan en enjambre pueden superar cualquier obstáculo.

Ahora llega el turno de los drones quienes están aprendiendo a volar y librar obstáculos mediante el método de prueba/error, método bastante popular en los seres humanos.

Cómo es el letal MQ-9 Reaper, el dron de  que EE.UU.

Numerosos medios identificaron como el MQ-9 Reaper, una bestia blanca de 20 metros de envergadura y 11 de largo, con más de 2 toneladas de peso.

El MQ-9 Reaper es un avión armado multimisión, con techo de vuelo medio, larga autonomía y pilotaje remoto que se emplea principalmente para la ejecución de objetivos en movimiento, además de como activo de inteligencia.

El MQ-9 Reaper fue diseñado por General Atomics Aeronautical Systems y entró en servicio en 2007 con un costo de 64,2 millones la unidad. Al día de hoy, la Fuerza Aérea de EE.UU. cuenta con 93 de estos aparatos en su flota.

Este dron, que puede ser dirigido desde Estados Unidos por dos pilotos de las Fuerzas Armadas, tiene un techo de vuelo de 15.240 metros de altura, una autonomía de 1.850 kilómetros y alcanza una velocidad de crucero media de 370 kilómetros por hora.

La aeronave cuenta con un Sistema de Apuntado Multiespectral que le permite descubrir y designar objetivos mediante sensores láser e infrarrojos así como mediante el uso de diversas cámaras que, además, permiten ver su actividad en directo desde cualquier rincón del planeta.

Es gracias a este sistema que el MQ-9 Reaper puede emplear sus bombas guiadas Unit-12 Paveway II y GBU-38, así como los misiles aire-tierra AGM-114 Hellfire, de los que la Fuerza aérea afirma que permiten realizar ataques sobre objetivos con una bajo porcentaje de daños colaterales.

Esta peligrosa arma alada puede además ser desplegada en cualquier parte del globo gracias a su capacidad de ser almacenada en contenedores capaces de transportarse en aviones con una capacidad de carga igual o superior a la del avión militar estadounidense C-130 Hercules.

Un vehículo no tripulado de combate aéreo

Un vehículo no tripulado de combate aéreo —más conocido por sus siglas en inglés UCAV, unmanned combat air vehicle—, también conocido a nivel popular como dron o dron de combate, es un vehículo aéreo no tripulado (VANT) diseñado para su empleo militar, generalmente van armados. Estos aviones carecen de piloto humano a bordo. Las misiones de los drones se realizan generalmente bajo el control humano en tiempo real, con la intervención del ser humano en el sistema UCAV varía de acuerdo con los niveles de autonomía del UCAV y la solicitud de datos de comunicación.

Los VANT como no llevan piloto humano tampoco necesitan los equipos asociados (tales como cabina, blindaje, asiento eyectable, controles de vuelo, y los controles ambientales de la presión y oxígeno ), lo que deviene en un menor peso y tamaño que una aeronave tripulada, que puede permitir una mayor carga útil, alcance y maniobrabilidad, esta además favorecida por no tener que respetar el límite fisiológico impuesto por el piloto.

Una de las primeras especulaciones del concepto de aviones no tripulados de combate se debe a Lee De Forest, inventor temprana de dispositivos de radio, y Ulises Armand Sanabria, un ingeniero de TV. Presentaron su idea en un artículo publicado en Popular Mechanics en 1940. El moderno avión militar no tripulado, como se conoce hoy en día fue la idea original de John Stuart Foster Jr. , físico nuclear y ex director del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore (entonces llamado Laboratorio de Radiación Lawrence). En 1971, Foster era aficionado al aeromodelismo y pensó que esta afición se podría aplicar al diseño de armas.  Se elaboraron planes y en 1973 la Defense Advanced Research Projects Agency (DARPA) construyó dos prototipos denominados «Praeire» y «Calere», accionados por un motor modificado de cortadora de césped y podrían permanecer en el aire durante dos horas mientras llevaba 28 libras de carga.

Las leyes de guerra internacionales

Las leyes de guerra internacionales (como los Convenios de Ginebra) regulan la conducta de los participantes en la guerra. Estas leyes imponen restricciones a los participantes para limitar el número de bajas y lesiones de civiles a través de la correcta identificación de los objetivos y la distinción entre combatientes y no combatientes. El uso de sistemas de armas completamente autónomos es problemático debido a la dificultad para distinguir objetivos militares y civiles. Por lo tanto, los diseños actuales todavía incorporan un elemento de control humano, lo que significa que un controlador de tierra debe autorizar el lanzamiento de armas.

Las preocupaciones

Las preocupaciones también incluyen la función del controlador humano, porque si es un civil y no un miembro del ejército (lo cual es probable dada la complejidad del sistema) sería considerado un combatiente de derecho internacional que lleva un conjunto distinto de responsabilidades y consecuencias. Por esta razón el controlador debería ser, idealmente, un miembro de las fuerzas armadas que entiende y acepta su papel como combatiente.

Los controladores

Los controladores también pueden experimentar estrés psicológico debido a su participación en el combate. Se pueden comunicar con las tropas de tierra que están apoyando y sentir un vínculo con ellos. También pueden sentir impotencia, culpa, cansancio o agotamiento como una respuesta a lo que son testigos de forma remota. Algunos pueden incluso experimentar trastorno de estrés postraumático (TEPT).

Efectos políticos y sus repercusiones en el mundo

Usados como arma, los drones están teniendo efectos políticos imprevistos. Algunos estudiosos han argumentado que el uso extensivo de drones socavará la legitimidad popular de los gobiernos locales, a los que se culpará por permitir las muertes.

Algunos líderes se preocupan por los daños psicológicos que el uso de drones puede causar en los soldados. A medida que la guerra se hace más fácil y segura, mientras los soldados se retiran de los horrores de la guerra y ven al enemigo no como seres humanos, sino como blips en la pantalla, no es muy real peligro de perder la capacidad de disuasión que tales horrores proporcionan.

error: En que podemos ayudarte?