Línea 60

El incremento de 251% para colectivos en febrero será el primero de una serie de aumentos

El vicepresidente de la Asociación Argentina de Empresarios Transporte Automotor (Aaeta), Luciano Fusaro, manifestó hoy que el incremento de 251% para colectivos en febrero será el primero de una serie de aumentos que serán por encima de la inflación acumulada, pues la intención del Gobierno es reducir los subsidios del Estado al boleto.

“Hace 20 años que el boleto se viene retrasando respecto de la inflación y ahora llegamos a una situación extrema. Desandar ese camino obliga a que el boleto crezca por encima de la inflación si se quieren bajar los subsidios”, manifestó Fusaro esta mañana en diálogo con Todo Noticias y AM 750.

El empresario proyecta que el costo real del boleto subirá de $ 800 en diciembre último a $ 1.500 en marzo, por el incremento acumulado de costos como los salarios y el gasoil, aunque no dio precisiones sobre cuál es el monto dirigido a las ganancias de las empresas de transporte ni para inversiones en nueva flota.

En ese marco, proyectó en base a dicho costo real, que para marzo el boleto –si el Gobierno decide mantener la misma proporción de subsidios sin un incremento real de los mismos- deberá costar “aproximadamente $ 500”:

“El salario básico de un chofer de la Unión Tranviaria Automotor (UTA) está en $ 530.000 al mes de diciembre. El pedido de UTA busca recomponer un 22% de diciembre, 27% por enero y 33% por febrero, llevando el salario a $ 1.100.000 aproximadamente en marzo”, indicó.

Señaló que el aumento previsto para febrero llevará el boleto “a un valor similar al que ya se está pagando en el interior”, y que forma parte de un esquema de regularización de los subsidios, los cuales “estaban congelados desde septiembre”.

Por otro lado, manifestó que la negociación paritaria con los colectiveros se encuentra “trabada” debido a desacuerdos entre Nación y la provincia de Buenos Aires, y consideró “fundamental” que haya un acuerdo entre las jurisdicciones para avanzar.

“Nosotros hablamos con el Ministerio de Infraestructura respecto de la actualización de la estructura de costos de subsidios. La Provincia de Buenos Aires, que aporta la mitad de subsidios, se expresó que no va a poder hacer frente al aumento de los subsidios y ahí hubo un cortocircuito”, detalló Fusaro.

La proporción que le corresponde a la Ciudad de Buenos Aires –indicó- “lo está pagando Nación” actualmente.

“Esperemos que la semana que viene haya algún tipo de novedad porque nuestra intención es avanzar con la negociación paritaria. Necesitamos más definiciones sobre las tarifas y el subsidio para acordar con el gremio, y sólo tenemos sobre las tarifas”, sostuvo.

Finalmente, Fusaro calificó como una “sorpresa” la discriminación entre las tarifas para aquellos usuarios que registren su tarjeta SUBE y los que no.

“Entendemos que es un primer paso para asignar directamente los subsidios a los pasajeros”, concluyó el empresario, quien señaló que la realización de una instancia participativa es una mera formalidad y que el aumento de tarifas “es una decisión tomada”.