Parrilla asado bife

El origen de la comida y su relación con la pobreza

La cocina, hija de la pobreza y anónima, surge desde las profundidades de la organización social y la cultura de un pueblo. Un conjunto de saberes, prácticas, artefactos, discursos y sensaciones históricamente determinadas, o al menos identificables temporal y geográficamente, conforman la cocina y la gastronomía. En última instancia, está dada por el hecho casi fenomenológico que confluye en lo que podría ser definido como «el plato de comida que es pensado, elaborado y compartido sobre la mesa familiar por millones de mujeres y hombres».

La cocina no es definida por el amaneramiento gourmet, ni por los restaurantes de moda en Palermo Soho, Hollywood o cualquier otro lugar. Es importante recordar que las burguesías crean discursos culinarios y significados sobre la alimentación y la estética culinaria, pero no crean cocinas.

Aceptando este marco teórico, ¿se ensayaría entonces una historia de Argentina a través de su cocina? Se observa la culinaria americana de estas comarcas, la de los denominados pueblos originarios; luego la mixtura empobrecedora de ella con la cultura del comer de los conquistadores, que resulta en la cocina criolla; y entre finales del siglo XIX y principios del pasado, irrumpen las corrientes inmigratorias que definen la cocina cocoliche en el ámbito urbano, nacida en los conventillos.

Por último, como consecuencia de los cambios culturales tras la implantación del modelo neoliberal, se observa el disciplinamiento impuesto por la transnacionalización corporativa de la industria alimentaria, así como la recepción de nuevos aportes inmigratorios, esta vez de América Latina, Asia y en menor medida África.

Argentina, y en particular Buenos Aires, se caracteriza por haber desarrollado una culinaria nacida del mestizaje, tan fuerte y marcado que incluso se han creado variedades como la milanesa napolitana, desconocida por los milaneses y casi repudiada por los napolitanos. Se podría enumerar una lista interminable de platos y recetas de esa misma naturaleza, exponentes de la cocina cocoliche, casi todos surgidos de la escasez en los conventillos y la solidaridad entre quienes los habitaban y cocinaban. Por ejemplo, es difícil encontrar en Italia una salsa para la pasta que incluya el sabor del comino, pero no es así en Buenos Aires, lo que podría haber surgido de la falta de especias junto al calentador de una ama de casa italiana y la ayuda de otra de origen libanés o sirio, por mencionar un ejemplo.

Para concluir, afirmo que la pizza, los ravioles y la tortilla de papas son tan argentinas como italianas las dos primeras variedades y española la última, o incluso más.

El origen de la comida y su relación con la pobreza

El origen de la comida y su relación con la pobreza puede ser analizado desde una perspectiva macroeconómica, considerando factores históricos y estructurales que influyen en la disponibilidad, acceso y diversidad alimentaria de una sociedad.

Históricamente, la relación entre comida y pobreza se ha manifestado en la medida en que los grupos marginados o con bajos ingresos tienen menos acceso a una alimentación nutritiva y variada. Esto puede ser resultado de desigualdades en la distribución de la riqueza, falta de acceso a recursos productivos (como tierra y tecnología agrícola), limitaciones en la educación sobre nutrición y opciones alimentarias, así como barreras para participar en los mercados de alimentos.

Desde una perspectiva macroeconómica, la pobreza puede ser entendida como un fenómeno multidimensional que va más allá de la falta de ingresos, abarcando aspectos como el acceso a servicios básicos, educación, salud y empleo. En este contexto, la disponibilidad y acceso a alimentos de calidad y nutritivos están estrechamente relacionados con el nivel de desarrollo económico de un país y la eficacia de sus políticas sociales.

La relación entre la pobreza y la comida se ve influenciada por factores macroeconómicos como la producción agrícola, la distribución de la riqueza, los precios de los alimentos, el empleo y los ingresos. Por ejemplo, en países donde la agricultura es una actividad predominante, los cambios en los precios de los alimentos pueden afectar significativamente el bienestar de las poblaciones rurales pobres que dependen de la agricultura para su subsistencia.

Además, los ciclos económicos, las políticas comerciales y los desastres naturales pueden tener un impacto directo en la disponibilidad y los precios de los alimentos, lo que afecta desproporcionadamente a las poblaciones más vulnerables. En este sentido, las políticas macroeconómicas y sociales desempeñan un papel crucial en la reducción de la pobreza y la inseguridad alimentaria, ya sea a través de programas de protección social, inversión en infraestructura agrícola, promoción de la inclusión financiera o apoyo a la agricultura sostenible.

En resumen, el origen de la comida y su relación con la pobreza se entrelazan en un complejo entramado de factores históricos, estructurales y macroeconómicos que influyen en la disponibilidad, acceso y calidad de los alimentos, y que requieren de políticas integrales y sostenibles para abordar de manera efectiva los desafíos alimentarios y de desarrollo de las poblaciones más vulnerables.

  1. Milanesa Napolitana:
    • Ingredientes:
      • Filetes de carne (pollo, ternera o cerdo)
      • Pan rallado
      • Huevos
      • Sal y pimienta
      • Queso mozzarella
      • Tomates
      • Orégano
    • Preparación:
      1. Condimenta los filetes con sal y pimienta al gusto.
      2. Pasa los filetes por huevo batido y luego por pan rallado.
      3. Fríe los filetes en aceite caliente hasta que estén dorados.
      4. Coloca una rodaja de tomate sobre cada filete.
      5. Cubre los filetes con queso mozzarella rallado.
      6. Espolvorea un poco de orégano sobre el queso.
      7. Hornea hasta que el queso esté derretido y dorado.
  2. Pizza Argentina:
    • Ingredientes para la masa:
      • Harina de trigo
      • Levadura
      • Agua
      • Sal
      • Aceite de oliva
    • Ingredientes para el relleno (opciones típicas):
      • Salsa de tomate
      • Queso mozzarella
      • Jamón cocido
      • Morrón (pimiento) rojo
      • Aceitunas verdes
      • Orégano
    • Preparación:
      1. Mezcla la levadura con agua tibia y deja reposar unos minutos.
      2. En un recipiente, mezcla la harina con la sal y el aceite.
      3. Agrega la levadura activada a la mezcla de harina y forma una masa.
      4. Deja reposar la masa en un lugar cálido hasta que duplique su tamaño.
      5. Estira la masa en una bandeja para horno y cubre con salsa de tomate.
      6. Agrega el queso mozzarella y los ingredientes deseados.
      7. Hornea hasta que la masa esté dorada y el queso fundido.
  3. Tortilla de Papas:
    • Ingredientes:
      • Papas
      • Huevos
      • Cebolla
      • Aceite de oliva
      • Sal y pimienta
    • Preparación:
      1. Pela y corta las papas en rodajas finas.
      2. Corta la cebolla en juliana.
      3. Fríe las papas y la cebolla en una sartén con aceite caliente hasta que estén doradas y tiernas.
      4. Bate los huevos en un bol y sazona con sal y pimienta al gusto.
      5. Agrega las papas y la cebolla fritas a los huevos batidos y mezcla bien.
      6. Calienta un poco de aceite en una sartén y vierte la mezcla.
      7. Cocina a fuego medio-bajo hasta que la tortilla esté cuajada por los bordes.
      8. Voltea la tortilla con la ayuda de un plato y cocina el otro lado hasta que esté dorado.