El papel de los padres en la recuperacion de la Patologia Alimentaria

Compartí :-) .

Por la Dra Mabel Bello, asesora médica de la Asociación de Lucha Contra la Bulimia y la Anorexia (www.aluba.org.ar).
La mayoria de los casos de pacientes con bulimia o anorexia llegan a ALUBA traídos por su familia. Es indudable que el rol de los padres en la recuperación de estos casos, es decisivo, por varios motivos.
En primer lugar, cuando los padres están atentos a sus hijos y lo que pasa en sus vidas, pueden detectar los indicadores de estos trastornos alimenticios: si hay cambios en la manera de ingerir comidas (si comen compulsivamente pero no engordan, por ejemplo, o si “juegan” con la comida en el plato pero en definitiva ingieren muy poca cantidad), si realizan comentarios despectivos acerca de su talla y su peso, o sobre “como les queda la ropa”…. O si dedican una desmesurada atención a los parámetros de belleza de los medios de comunicación, por ejemplo.

A esto se suman ciertas caracteristicas de personalidad, como baja autoestima, el afán de ser perfectos, un alto nivel de autoexigencia y autocrítica y la dificultad para expresar emociones. Todos indicadores de que algo no está bien.
Luego, porque el acompañamiento durante el tratamiento es fundamental. El proceso para combatir la bulimia y la anorexia puede durar varios años, durante los cuales el paciente debe ser atendido por un equipo de psicólogos, psiquiatras y nutricionistas, entre otros especialistas. En ese sentido el papel de los padres- y de toda la familia en general- es clave, tanto para apoyar a los pacientes como para estar atentos a los problemas subterráneos que puedan estar generando o contribuyendo al desarrollo de la patología alimentaria.

Los desordenes alimentarios esconden distintos conflictos afectivos, y su tratamiento es complejo. Hay una etapa inicial en que los padres están asustados porque de pronto ven la gravedad de la situación, pero los profesionales podemos transmitirles calma y la necesidad de tener paciencia, porque sabemos que el paciente va a progresar. Más adelante la situación se da a la inversa: los padres se tranquilizan porque vieron la evolución de sus hijos, pero los profesionales sabemos que a veces es difícil sostener esa mejoría, y nos preocupa la posibilidad que se produzca una recaída.

Según diversos estudios mundiales, entre ellos el realizado por The Renprew Center Foundation for Eating Desorders, Filadelfia, EEUU, 1 de cada 5 mujeres sufren algún desorden en la alimentación como anorexia o bulimia. Sólo en Estados Unidos hay más de 24 millones de personas que tienen alguna de estas patologías. Y en nuestro país, un estudio realizado con 90.000 adolescentes mujeres de entre 14 y 18 años reveló que 1 de cada 10 sufre algún trastorno alimentario.
La adolescencia es una etapa en la que los padres han perdido autoridad, el entorno cobra un mayor protagonismo, y los jóvenes viven un contexto de cambios que los hace tener miedo al futuro. Es fundamental que la familia esté presente en sus vidas y en sus tratamientos, para facilitar su recuperación, y ayudarlos a generar un proyecto con otro tipo de compromiso hacia la vida.

Palermonline

Palermonline Noticias info@palermonline.com.ar

error: Te queremos :-) pero no nos copies. estamos trabajando en Palermo desde 1999