El rinoceronte Gaspar murío y pasó los eufemismos del Zoológico y Ecoparque encerrado.

Compartí :-) .

El rinoceronte tenía 28 años, nació en Sable Ranch (Sudáfrica) y llegó al antiguo zoológico de Buenos Aires el 11 de diciembre de 1995, cuando tenía tan solo 36 meses de vida. Los cuidadores informaron que su especie no se encuentra amenazada o en peligro de extinción y detallaron que en cautiverio tienen una esperanza de vida cercana a los 30 años.

Según Ecoparque, “la muerte se produjo luego de una falla en su sistema renal que tenía desde hace varios meses”, “sumado a complicaciones digestivas”, “la necropsia que le fue realizada” al animal “ofrecerá más detalles histopatológicos y cultivos microbiológicos”

“Durante los últimos meses Gaspar estuvo acompañado en todo momento por un equipo de cuidadores y veterinarios las 24 horas. El seguimiento de su salud fue constante gracias al vínculo de confianza que tenía con el personal que lo asistía. Se le realizaron todos los análisis y muestras diarias a fin de garantizarle el mejor tratamiento posible”, informó Ecoparque.

“Desde el Ecoparque queremos agradecer especialmente a todo el personal que acompañó a Gaspar de forma permanente hasta el último minuto y a los especialistas internacionales y argentinos que vinieron a colaborar con su diagnóstico y tratamiento”

El rinoceronte negro occidental es declarado oficialmente extinto.

El 6 de mayo del 2013 El rinoceronte negro occidental es declarado oficialmente extinto. Puede que este post no le interese a nadie, pero a mi la noticia me ha jodido la noche. El rinoceronte negro occidental es declarado oficialmente extinto.

La última actualización de la Lista Roja de Especies Amenazadas del 2013 elaborada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, por sus siglas en inglés), declaró al rinoceronte negro de África Occidental (‘Diceros bicornis longipes’) como oficialmente extinto.

El 25% de los mamíferos está en peligro de extinción, a pesar de los esfuerzos de los programas de conservación. Además de la extinción del rinoceronte negro occidental, la subespecie de rinoceronte blanco en África Central (‘Ceratotherium simum cottoni’), se encuentra al borde de la extinción y ha sido clasificada como Posiblemente Extinguida en Estado Silvestre, según la misma reevaluación.

El rinoceronte de Java (‘Rhinoceros sondaicus’), también se encuentra en el mismo camino que los demás y es posible que la subespecie ‘Rinoceros sondaicus annamiticus’se haya extinguido debido a la caza ilegal, de lo que se cree fue el último animal en Vietnam en 2010. Aunque no es el final del rinoceronte de Java, la especie quedó reducida a una sola población pequeña. Los rinocerontes enfrentan amenazas constantes como la falta de apoyo y voluntad política para realizar esfuerzos en la conservación de su hábitat, los grupos del crimen organizado internacional y el aumento de la caza furtiva del cuerno de rinoceronte con fines comerciales.

“Esta actualización ofrece noticias buenas y malas sobre el estado de muchas especies en todo el mundo”, señala Jane Smart, Directora del Programa Mundial de Especies de la UICN. “Sabemos con plena certeza que la conservación funciona si se ejecuta de manera oportuna; pero, sin una decidida voluntad política aunada a esfuerzos y recursos específicos, las maravillas de la naturaleza y los servicios que ofrece podrían perderse para siempre”.

“Los seres humanos somos los guardianes de la Tierra y tenemos la responsabilidad de proteger las especies que comparten nuestro medio ambiente”, dice el Presidente de la Comisión de Supervivencia de Especies de la UICN, Simon Stuart. “Tanto en el caso del rinoceronte negro occidental como del rinoceronte blanco del norte, la situación podría haber sido muy diferente de haberse aplicado las medidas de conservación sugeridas. Estas medidas deben reforzarse ahora, especialmente en lo tocante a la gestión de los hábitats, a efectos de mejorar el rendimiento reproductivo y evitar la extinción de otros rinocerontes, como en el caso del rinoceronte de Java”.

Por suerte, algunos esfuerzos de conservación han logrado su cometido. Por ejemplo la subespecie del rinoceronte blanco (‘Ceratotherium simum simum’),cuya población era de menos de 100 a finales del siglo XIX, pasó a una población salvaje de más de 20 mil individuos.

El 25 de julio del  2018 murió la Jirafa del viejo Zoo.

El animal había nacido en el ex zoológico porteño en abril del 2000 y falleció por una descompensación generalizada. Se suma al deceso del rinoceronte Ruth hace más de una semana. Shaki, la jirafa del Ecoparque porteño de 18 años, murió de manera repentina, ayer cerca de las 15, a causa de una descompensación generalizada, informó en un comunicado la institución. El animal, que compartía el recinto junto a su cría, de nombre Ciro, de 3 años, y junto al macho Buddy, de 13 años, había nacido en el ex zoológico porteño el 23 abril de 2000. “Esta mañana el equipo de cuidadores del Ecoparque percibió signos de cólicos en la jirafa, por lo que fue asistida inmediatamente por personal veterinario. A pesar del tratamiento instaurado con inmediatez, la evolución fue desfavorable y falleció a causa de una descompensación generalizada”, indicó el Ecoparque.

Siguiendo con los protocolos, en las próximas horas se realizará la necropsia y estudios complementarios de citología, histopatología y cultivos, todos análisis necesarios para certificar el diagnóstico definitivo. El deceso se produce 9 días después de la muerte de la rinoceronte Ruth, de 24 años, debido a una infección generalizada.

Respecto al manejo animal, el Ecoparque señaló que “durante los últimos años se habían realizado mejoras en el recinto de las jirafas para aumentar el nivel de bienestar físico”. Hubo obras de nivelación y cambio de sustratos, el refuerzo del contrapiso y piso de goma exterior, de unos 80 metros; la construcción de un quincho para sombra, de 115 metros cuadrados; mejoras del cerco y media sombra junto con la adecuación de comederos y la adecuación de la instalación eléctrica, los desagües, las estufas y la iluminación, indicaron.

“También se habían implementado protocolos de enriquecimiento ambiental, como la colocación de diversos estímulos colgados en altura para que los animales desarrollen un comportamiento alimenticio similar al de la naturaleza y se colocó alimento balanceado o fruta en dispositivos para extender el tiempo de alimentación, además de los trabajos diarios de entrenamiento para mantenimiento de sus patas”, detallaron en la institución.

El Zoo Antaño Martes 16 de julio de 2013
Presentan a jirafa recién nacida en el zoológico de Buenos Aires
El animal vino al mundo por parto natural y ya pesa 85 kilos. Será la principal atracción en estas vacaciones de invierno junto con los cuatro tigres de Bengala nacidos en enero.

El zoológico de Buenos Aires presentó hoy en sociedad a una nueva cría nacida en el parque: se trata de una jirafita bebé de 6 días de vida que, junto a los cuatro tigrecitos de Bengala venidos al mundo en enero pasado, prometen ser la atracción en estas vacaciones de inverno.

Pegados al cerco del espacio de las jirafas y aprovechando el buen tiempo, varios niños se esforzaban hoy por no perder detalle de las primeras interacciones entre mamá jirafa -de manchas muy oscuras- y la jirafita recién nacida, que salió más clarita, como su papá, que observaba todo desde un sector apartado.

“¡Es más alta que yo!” comentó Agustina, de 9 años, asombrada por el metro noventa que ya tiene la cría, de 85 kilos de peso. ”Yo la vi en la tele y pensaba que era más chiquita”, agregó.

Venidos especialmente desde Lanús para conocer la jirafita, la familia no se pone de acuerdo sobre el nombre que querrían ponerle y todos participarán con una opción distinta del sorteo que definirá, después del Día del Niño, como se llamará finalmente.

“Yo quiero que se llame Magui”, afirmó un tanto vergonzoso Francisco, de 6 años, de la mano de su abuela y medio escondido entre sus piernas.

La jirafita nació el pasado miércoles a la 1.38, después de 15 meses de gestación y por parto natural que no hizo necesaria la intervención de los cuidadores y veterinarios, quienes sin embargo monitorearon con cámaras todo el proceso.

Sus cuidadores bromean con que la nueva jirafita es “binacional”, porque su madre es Shaki, una hembra nacida hace 11 años en el Zoológico de Buenos, y su padre es Buddy, un macho de 6 años y venido hace 3 del Zoológico de Chile, “después de cruzar toda la cordillera en camión”.

“Los nacimientos son como un regalo para los cuidadores”, aseguró el capataz Pedro Jiménez.

“Para nosotros cada nacimiento significa que todo el trabajo previo que hicimos estuvo bien orientado y lo que nos planteamos como zoo, está bien; que se cumplen las pautas de bienestar animal porque si no, no se reproducirían”, aseguró Miguel Rivolta, director de Bienestar Animal.

Como es propio de la especie, Shaki dio a luz parada por lo que la recién nacida cayó de más de 1 metro de altura sobre un suelo especialmente acondicionado.

Las jirafas son los animales más altos del planeta. En algunos casos llegan a superar los 6 metros de alto. Su cuerpo es muy ágil y esbelto debido a sus largas extremidades y su cuello. Se alimentan de hojas, brotes, cortezas y ramas de los árboles y arbustos. El peso promedio de un adulto puede superar los 1.300 kg y la longevidad estimada es hasta unos 30 años.

En vacaciones de invierno, el zoológico está abierto todos los días, a partir de las 10 y los menores hasta 12 años entran gratis.

error: En que podemos ayudarte?