El selenio es un elemento mineral natural

El selenio es un elemento químico de la tabla periódica cuyo símbolo es Se y su número atómico 34. Pertenece a la familia de los no metales.

Este mineral se encuentra de forma natural en multitud de alimentos, entre los que destacan el marisco, la carne de ave, los productos lácteos, los huevos, los granos y cereales integrales, el ajo, el champiñón, los piñones o las nueces de Brasil.

La cantidad de selenio en los alimentos de origen vegetal depende de la cantidad de selenio del suelo en que son cultivados. La cantidad de selenio en productos de origen animal depende de la cantidad de selenio en los alimentos que consumen los animales.

El selenio es un elemento mineral natural

El selenio es un elemento mineral natural, ampliamente distribuido en la naturaleza en la mayoría de las rocas y suelos. En forma pura, existe como cristales hexagonales gris metálicos a negros, pero en la naturaleza generalmente está combinado con sulfuro o con minerales de plata, cobre, plomo y níquel. La mayor parte del selenio que se procesa es usado en la industria electrónica, pero también es usado como suplemento nutritivo; en la industria del vidrio; como componente de pigmentos en plásticos, pinturas, esmaltes, tinturas y caucho; en la preparación de medicamentos; como aditivo nutricional en alimentos para aves de corral y el ganado; en formulaciones de pesticidas; en la producción de caucho; como ingrediente en champús contra la caspa; y como componente de fungicidas. El selenio radiactivo es usado en medicina de diagnóstico. El selenio tiene efectos tanto beneficiosos como perjudiciales. El selenio es necesario en bajas dosis para mantener buena salud. Sin embargo, la exposición a altos niveles puede producir efectos adversos sobre la salud. La exposición breve a altas concentraciones de selenio puede producir náusea, vómitos y diarrea.









El selenio (del griego «selénion», resplandor de la Luna y por selene o artemisa la diosa griega de la luna y los animales) fue descubierto en 1817 por Jöns Jacob Berzelius. Al visitar la fábrica de ácido sulfúrico de Gripsholm observó un líquido pardo rojizo que calentado al soplete desprendía un olor fétido que se consideraba entonces característico y exclusivo del telurio —de hecho su nombre deriva de su relación con este elemento ya que telurio proviene del latín Tellus, la Tierra— resultando de sus investigaciones el descubrimiento del selenio. Más tarde, el perfeccionamiento de las técnicas de análisis permitió detectar su presencia en distintos minerales pero siempre en cantidades extraordinariamente pequeñas.

El selenio es un micronutriente para todas las formas de vida conocidas que se encuentra en el pan, los cereales, el pescado, las carnes, las lentejas, la cáscara de las patatas y los huevos. Está presente en el aminoácido selenocisteína y también se puede encontrar como selenometionina, reemplazando al azufre de la cisteína y la metionina respectivamente. Forma parte de las enzimas glutatión peroxidasa, yodotironina deiodinasa y tiorredoxina reductasa.

Es antioxidante, ayuda a neutralizar los radicales libres, induce la apoptosis, estimula el sistema inmunológico e interviene en el funcionamiento de la glándula tiroides. Las investigaciones realizadas sugieren la existencia de una correlación entre el consumo de suplementos de selenio y la prevención del cáncer en humanos. De manera similar, algunos estudios han comprobado que algunas concentraciones de selenio resultan quimioprotectoras frente a la apoptosis inducida por estrés oxidativo. Aún es tema de investigación, pero se sabe que la forma química en la que se encuentra el selenio (selenito, selenato o selenoaminoácidos) afecta a su absorción y a su posible toxicidad. Los datos actuales apuntan a que la forma orgánica (formando parte de proteínas como selenoaminoácidos) es la más beneficiosa para los animales. Además potencia el buen humor.

La deficiencia de selenio es relativamente rara, pero puede darse en pacientes con disfunciones intestinales severas o con nutrición exclusivamente parenteral, así como en poblaciones que dependan de alimentos cultivados en suelos pobres en selenio. La ingesta diaria recomendada para adultos es de 55-70 μg; más de 400 μg puede provocar efectos tóxicos (selenosis).

El selenio (Se) es un micromineral antioxidante, función que comparte con la vitamina E.

¿Qué es el selenio y para qué sirve?
El selenio es un nutriente que el cuerpo necesita para mantenerse sano. El selenio es importante para la reproducción, la función de la glándula tiroidea, la producción de ADN y para proteger al cuerpo contra infecciones y el daño causado por los radicales libres.

¿Qué alimentos contienen selenio?
Fuentes alimentarias principales de selenio

Carne (rojas) y pescado.
Hortalizas y alimentos vegetales.
Nueces de Brasil o castaña amazónica, piñones.
Mariscos, huevos, pollo e hígado, atún en lata.
Ajo, champiñón.
Granos, cereales integrales, levadura de la cerveza, germen de trigo, harina de trigo, pasta…

¿Cuál es la función del selenio en el cuerpo humano?
El selenio es un oligoelemento. Su cuerpo solo lo necesita en pequeñas cantidades. El selenio ayuda a su cuerpo a producir proteínas especiales, llamadas enzimas antioxidantes. Estas participan en la prevención del daño celular.

¿Qué cantidad de selenio se debe consumir a diario?
¿Cuánto selenio necesito?
Etapa de la vida Cantidad recomendada
Adultos de 19 a 70 años de edad55 mcg
Adultos de 71 o más años de edad55 mcg
Mujeres y adolescentes embarazadas60 mcg
Mujeres y adolescentes en período de lactancia70 mcg

¿Qué enfermedades previene el selenio?
El selenio es un poderoso antioxidante que previene el daño celular que causa la oxidación de radicales libres. Junto a las vitaminas C y E previene el envejecimiento celular y las posibles enfermedades crónicas que de él se derivan, como cardiopatías y cáncer.

¿Qué frutas contienen selenio?
En nuestra dieta no pueden faltar las frutas, que son alimentos cargados de minerales y vitaminas. Destacan por su aporte en selenio sobre todo las uvas, fresas, sandía, aguacate, bayas y plátano. En cualquier caso, lo aconsejable son las cinco piezas diarias.

¿Cómo se elimina el selenio del cuerpo?
La mayor parte del selenio que entra al cuerpo abandona el cuerpo rápidamente, generalmente en 24 horas. Aparte del selenio que el cuerpo necesita, el selenio es eliminado principalmente en la orina. Las heces y el aliento son rutas de eliminación de menor importancia.

¿Cómo saber si tengo deficiencia de selenio?
Síntomas de una deficiencia de selenio

Alteraciones de la tiroides. …
Confusión mental. …
Bajo estado de ánimo. …
Cansancio y debilidad muscular. …
Pérdida de cabello. …
Piel y uñas frágiles. …
Resfriados e infecciones frecuentes.

Funciones del selenio

Posee capacidad antioxidante, de ahí que se relacione con un papel protector de enfermedades como el cáncer y otros problemas relacionados con el daño celular.
Relacionado con vitamina E.
Puede proteger al cuerpo tras una vacunación.
Aunque se necesitan más estudios para comprobarlo, parece ser que pequeñas cantidades de selenio pueden ser buenas para mejorar la fertilidad, especialmente en el hombre, ya que aumenta la producción del semen y su motilidad.

Formas orgánicas de selenio

Alimentarias principales de selenio

Carne (rojas) y pescado.
Hortalizas y alimentos vegetales.
Nueces de Brasil o castaña amazónica, piñones.
Mariscos, huevos, pollo e hígado, atún en lata.
Ajo, champiñón.
Granos, cereales integrales, levadura de la cerveza, germen de trigo, harina de trigo, pasta…