El Senado finalmente comienza a debatir el proyecto de legalización del aborto

Publicado por

Tras la aprobación de la Cámara de Diputados, el Senado finalmente comienza a debatir el proyecto de legalización del aborto en plenario de tres comisiones, que debe definir el esquema de trabajo de las próximas semanas.

La comisiones de Salud, de Justicia y Asuntos Penales y de Asuntos Constitucionales se reúnen desde las 17:00 en el Salón Arturo Illia para establecer la cantidad de reuniones y de invitados que participarán del debate.

El acuerdo al que llegaron los jefes de los distintos bloques es que la discusión en esas comisiones finalice el 1 de agosto, con la firma del dictamen que se votará en el 8 de agosto en el recinto.

La comisión cabecera de las reuniones que se realizarán durante todo julio será la de Salud, que preside el oficialista Mario Fiad, que se opone a la legalización, mientras que su par de Justicia, Pedro Guastavino, está a favor y Dalmacio Mera, titular de Asuntos Constitucionales, que aparece entre los indecisos pero con inclinación hacia el rechazo.

Durante la discusión en las comisiones se definirá si el proyecto enviado por la Cámara de Diputados tendrá modificaciones, que es el pedido que hace un nutrido grupo de senadores que se alejaron de las dos posturas predominantes, caso en el que el proyecto deberá ser devuelto a la Cámara baja.

La iniciativa, que contempla la posibilidad legal de abortar hasta la semana 14 de gestación en forma gratuita, tiene media sanción de la Cámara de Diputados, que la aprobó el 14 de junio después de un debate que se extendió durante casi 24 horas.

Continúan las definiciones en el Senado
Continúan las definiciones en el Senado en torno al proyecto de aborto legal, seguro y gratuito. A horas de que inicie el debate en un plenario de tres comisiones, la segunda representante del Pro por la provincia de Buenos Aires, Gladys González, anunció que votará a favor de la iniciativa, en un fuerte gesto de diferenciación con su par Esteban Bullrich, uno de los que encabeza el lobby antiabortista en la Cámara alta.

“Esta ley no obliga a ninguna mujer a abortar y evita que la mujer que decide hacerlo sea condenada a morir”, sostuvo González en un extenso comunicado que publicó este lunes en sus redes sociales, donde además aclaró que propondrá tres modificaciones puntuales a la redacción original, pero que “no son condicionantes” para su voto favorable.

González -que no integra ninguna de las tres comisiones con injerencia en el tema- consideró que “aprobar esta ley significa un avance para hacer frente a la enorme inequidad social que condena a nuestras mujeres pobres”.

La legisladora observó que hay una “oportunidad de mejorar el proyecto” y en ese sentido propuso modificaciones, en primer lugar, para “fortalecer el espíritu de la mayoría de los legisladores que creemos en el rol fundamental de la prevención (educación sexual y anticonceptivos), en un Estado que garantiza el derecho a la procreación responsable y que reconoce el valor social de la maternidad”.

En segundo lugar, sugirió modificar el artículo referido a las consejerías, para “garantizar el acceso de las mujeres a toda la información sobre las alternativas al aborto antes de tomar su decisión”.

Por último, González propuso “mejorar la redacción del artículo sobre la objeción de ideario de las instituciones privadas de salud, para que quede claro que tienen el derecho de objetarse y la obligación de derivar a otras instituciones”.

La macrista destacó “la oportunidad histórica de este debate y la actitud del presidente Mauricio Macri al reconocer la madurez de la sociedad para tratar este tema y priorizar, por sobre sus propias creencias personales, la absoluta libertad de conciencia de sus legisladores”.

“Creo que existe vida desde la concepción. Siempre lo creí y lo seguiré creyendo. Estos meses pensé y reflexioné mucho sobre esta ley y entendí que votar en contra y penalizar a las mujeres no salva ninguna vida”, reconoció en el comunicado.

Consideró a su vez que “los abortos son una realidad y las mujeres pobres se mueren”, por lo que “esta ley trata de acercar a las mujeres al sistema de salud y que puedan tomar la mejor decisión con toda la información sobre sus alternativas, incluso la de no abortar”.

“No quiero mirar al costado. Quiero hacerme cargo, acompañar a todas las mujeres, fundamentalmente a las más vulnerables, y frente a la evidencia de un Estado que aún no lo ha logrado, ocuparnos juntos de este problema de salud pública”, continuó.

La senadora llamó a “poner todos nuestros recursos en mejorar la educación sexual para hacer frente a la cruda realidad de que siete de cada diez embarazos adolescentes no son deseados. Pero mientras tanto no podemos dejar las cosas como están. Debemos tener la oportunidad como Estado de salvar la vida”.

Y finalizó: “Sueño para todas las mujeres argentinas lo mismo que sueño para mis hijas: que si deciden ser madres lo decidan con todas sus fuerzas como yo deseé tenerlas a ellas. Sueño que lo planifiquen, que lo esperen, que lo amen y que nunca tengan que tomar la difícil decisión de interrumpir un embarazo. Pero que si tienen que pasar por eso, lo hagan acompañadas, seguras, sin miedo y con el amor que necesitan para transitar ese momento tan doloroso”.

DIFERENTES VOCES
Luego de la polémica decisión de la vicepresidenta Gabriela Michetti y el acuerdo alcanzado, entre todos los bloques, en el recinto, finalmente Presupuesto y Hacienda no tendrá incidencia en el tratamiento.

El encuentro será el primer plenario, que se realizará desde las 17 en el Salón Illia, sin la participación de expositores y con el fin de establecer un esquema de trabajo hasta el día de la sesión, que será el 8 de agosto.

Además del proyecto aprobado por Diputados, el temario incluye una iniciativa del senador Federico Pinedo para modificar el artículo 88 del Código Penal “respecto de los atenuantes para los casos de aborto”.

También incorpora otro presentado por el neuquino Guillermo Pereyra sobre “protección de la mujer con embarazo no deseado”, para desburocratizar los trámites de adopción; y uno de la fueguina Miriam Boyadjian que propone la “contención de madres embarazadas y el niño por nacer”.

El escenario que se presenta por estas horas en la Cámara alta respecto a la ley no está únicamente polarizado entre quienes se manifiestan a favor o en contra de la norma, sino que afloran otras dos posturas: la de los senadores que pretenden insertarle cambios al texto -lo que implicaría su vuelta a Diputados- y aquellos que únicamente avalan la despenalización y no el “aborto libre”.

Por ejemplo, a favor de la despenalización, pero con el pedido de modificar la media sanción, se pronunciaron esta semana los tres cordobeses Laura Rodríguez Machado (Cambiemos), Ernesto Martínez (Cambiemos) y Carlos Caserio (Unión por Córdoba).

Las reuniones de comisiones tendrán como conductores al radical Mario Fiad (Salud), quien expresó su voto negativo pero aseguró que esto “no afectará” la discusión; al peronista Pedro Guastavino (Justicia), que está a favor; y al también justicialista Dalmacio Mera (Asuntos Constitucionales), que forma parte del grupo de los indecisos.