El sistema sanitario colapsó, solo falta que se hagan cargo y lo anuncien.

Compartí :-) .

El colapso no es por falta de respiradores ni camas en terapia, sino de personal. Mientras la derecha estupida Argentina, digase «Lilita», Miguel Angel Pichheto, la borracha de Patricia Bullrich y el «siome» de Macri dicen «ganzadas», el sistema explotó.

Del otro lado El Gobierno de Alberto dispara a la derecha pero la pauta oficial solo se la da a Lanata, Leuco, Mañeto y Esmeralda Mitre. Francisco «Pancho» Meritello, el cuñado de Gustavo Beliz es un vende humo. Es decir todo es una bola de mierda política. Habla de nacional y popular y toda la guita se la da a Clarín, y La Nación y a cada uno de los diarios gorilas, mientras a los medios vecinales y culturales les llega una Razia desnucada de escritorio y trasnochada. Mmientras a Clarín le dan guita derecho viejo a los culturales y vecinales los hacen mendigar peor que en la era Macri.






Arnaldo Dubin, miembro de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva, dijo hoy que «la limitante del funcionamiento del sistema de salud, no es un recurso físico como respiradores o camas, sino el recurso humano».Arnaldo Dubin, miembro de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI), dijo hoy que «la limitante del funcionamiento del sistema (de salud), no es un recurso físico» como respiradores o camas, «sino el recurso humano» y sostuvo que esa «triste» realidad ya puede observarse en jurisdicciones como Jujuy.

Al participar del reporte diario que emite el Ministerio de Salud para dar cuenta de la situación epidemiológica en el país, el médico intensivista brindó un panorama sobre la «crítica» situación que se vive en áreas de Terapia de muchas partes del país y dijo que los profesionales que las atienden están «sobrecargados, extenuados física y psicológicamente», algo que lleva a «cometer errores, contagiarse, enfermarse».

«Ha habido una enorme preocupación en el mundo por la disponibilidad de camas, ha habido carreras desenfrenadas por el desarrollo de nuevos respiradores, pero se ha hablado poco del recurso humano. La triste situación que se vive en Jujuy desnuda esa realidad. Hay respiradores, camas, pero no hay personal de salud», señaló.

En ese sentido, Dubin dijo que «si existe un riesgo de colapso, no es por falta de respiradores, de camas, es por la falta de personal» y explicó que las áreas de atención crítica sufren históricamente la carencia de profesionales dispuestos a encarar esa función.

«Son pocos los médicos que quieren hace terapia intensiva. Esto tiene que ver con las demandas de la enfermedad, la carga física, psicológica, el contacto con el sufrimiento y los salarios. Menos del 50% de las vacantes son ocupadas y de no ser por los médicos extranjeros que vienen a formarse en el país, no sería posible atender correctamente a los pacientes», indicó.

El médico afirmó que la Covid-19 «ha traído la terapia intensiva a las primera planas» y «desnudado la situación deficitaria» de esa especialidad en Argentina.

«Se ha planteado que otros médicos pueden colaborar, y efectivamente estamos trabajando en ese sentido. Habrá terapias intensivas que van a ser manejadas por cirujanos; ustedes piensen que pasaría si los intensivistas operamos pacientes», comparó.

En ese sentido, subrayó que «la terapia tiene limites finitos y la única posibilidad de evitar el colapso es que la enfermedad no siga creciendo».

Dubin dijo que los intensivistas están en «riesgo de extinción» pero celebró que se haya vuelto «a tener un Ministerio de Salud» que da esperanzas para una resolución de los problemas de la especialidad.

Según estimaciones, el 5% de los pacientes que contraen coronavirus requiere tratamiento en terapia intensiva, la mitad de estos van a necesitar ser ventilados mecánicamente y otros van a necesitar diversos tratamientos complejos.

error: En que podemos ayudarte?