El Zoo Buenos Aires liberó seis cóndores andinos en Río Negro y Tucumán

El Zoo Buenos Aires liberó seis cóndores andinos en
Río Negro y Tucumán

En el último mes, el Zoológico de Buenos Aires liberó seis ejemplares de Cóndor Andino (Vultur gryphus) en las Sierras de Paileman (Río Negro), en el Anfiteatro del Río Limay (a 40 km de la Ciudad de San Carlos de Bariloche, Río Negro) y en Tafí del Valle (Tucumán). Luego de intensivos cuidados en el Zoo de Buenos Aires, los ejemplares volvieron a su ambiente natural. Los seis cóndores son:

o Suyuariq (Esperanza del tiempo venidero): un macho juvenil que nació por incubación
artificial en el Zoológico porteño. Fue liberado en las Sierras de Paileman (Río Negro).

o Quimey (Hermosa): una hembra juvenil, que fue incubada y criada por sus padres en
cautiverio en la Reserva Natural Quebrada Los Cóndores, Sierra Los Quinteros, en la
provincia de La Rioja. Fue liberado en las Sierras de Paileman (Río Negro).

o Eluney wenu (Regalo del cielo): rescatada en la provincia de San Luis, y fue robada del
nido sin haber aprendido a volar. Fue liberado en las Sierras de Paileman (Río Negro).

o Purace (Montaña de Fuego, Colombia): que proviene de acciones de rescate en la
Provincia de Río Negro, y cayó del nido en sus primeros intentos de aprendizaje de vuelo.
Fue liberado en las Sierras de Paileman (Río Negro).

o Cielito: una hembra juvenil encontrada en un campo de Río Negro en agosto de 2011.
Cielito fue derivada para su rehabilitación al Zoo de Buenos Aires. Allí, el equipo
veterinario del Zoológico constató que tenía bajo peso y ectoparásitos. Los resultados
de plomo en sangre indicaron que tenía una alta contaminación y eso explicaba su
debilidad. Afortunadamente, Cielito respondió muy bien a los tratamientos y fue liberado
en El Anfiteatro del Río Limay, a 40 km de la Ciudad de San Carlos de Bariloche, donde la
especie presenta dormideros naturales.

o Tulpelel (piedra tallada sagrada): un macho adulto, que fue encontrado sin poder volar
en Tafí del Valle (Tucumán) en 2011. Fue derivado para su rehabilitación al Zoo
de Buenos Aires. Los estudios sanitarios generados por el equipo técnico revelaron
deshidratación, condición corporal irregular, bajo peso, intoxicación y una complicada
lesión en su pecho. Luego de un arduo trabajo, su condición fue mejorando hasta completar
su rehabilitación. Para su liberación se eligió la El Pelao, en Tafí del Valle, Tucumán donde
la especie presenta dormideros naturales.

Son 123 cóndores los liberados en todo Sudamérica!!!!!.

En los últimos años, el Zoo de Buenos Aires puso sus esfuerzos en la conservación del cóndor andino. Además está trabajando en el rescate, rehabilitación y liberación de tortugas y lobos marinos, en águilas coronadas y otras aves rapaces (como aguiluchos, halcones, lechuzas y búhos).