En la ex playa ferroviaria de Palermo no hay disputas, hay “políticas de Estado”

Publicado por

En la ex playa ferroviaria de Palermo no hay disputas, hay “políticas de Estado”
Arq Osvaldo Guerrica Echevarría Asociación Amigos del Lago de Palermo

La de Palermo es una de las doce ex playas ferroviarias con las que cuenta la Ciudad de Buenos Aires; distribuidas por toda la ciudad, ocupan en total unas 245 hectáreas desafectadas de su uso primigenio (1). Hasta 2007 dependientes del ONABE -que no tenía facultades de disposición sobre esas tierras- a partir de la aprobación de la Ley Nº 26.352 “de Reordenamiento Ferroviario”, la ADIF SE -Administración de Inmuebles Ferroviarios Sociedad del Estado- quedó facultada para ello, además de poder concesionarlas. El perímetro de la ex playa correspondiente a la Estación Palermo de la Línea San Martín -de aproximadamente 12 hectáreas de superficie- está dado, a grandes rasgos, por las Avdas Córdoba, Juan B Justo y Santa Fe y la calle Godoy Cruz. Antiguo destino de los trenes que provenían de la provincia de Mendoza, se localizaban en ella las sedes de las bodegas que acopiaban y distribuían los vinos transportados a granel: López, Giol, Santa Ana, fueron las más conocidas. Desarticulado el sistema ferroviario, los vinos (ya fraccionados en origen) comenzaron a llegar en camiones.

¿Qué quedó de todo eso? Los antiguos galpones y oficinas quedaron obsoletos y abandonados; los arcos del bajoviaducto ferroviario que la conectan con la Av. Juan B Justo fueron poco a poco perdiendo sus comercios relacionados con los vinos y productos regionales. Sólo quedaron empresas proveedoras de sanitarios y maderas sobre los terrenos ferroviarios que dan sobre la Av. Juan B Justo; corralones de materiales sobre las laterales; las Bodegas López -en alguna operación que convendría aclarar- se quedaron con sus depósitos y oficinas y también con un edificio de viviendas en propiedad horizontal. Las restantes bodegas abandonaron sus edificios y galpones que, convertidos en verdaderas ruinas, se autodestruyeron, fueron demolidas o quedaron como mudos testigos de alguna época de mayor esplendor.

Aún así, algunos galpones y zonas deterioradas todavía continúan en actividad, convertidos ahora en playas de estacionamiento privadas (una para empleados de la empresa UGOFE SA y otra para los de RENAULT SA); “Godoy”, un local nocturno “flojito de papeles” y un nuevo concesionario que ha construido -sobre otro sector anteriormente abandonado- un club privado que alquila sus canchas de fútbol de césped sintético. Este concesionario rellenó y elevó en más de un metro el nivel del sector que ocupa sobre la ex playa ferroviaria –el sector central entre las calles Nicaragua y El Salvador- La cobertura con césped sintético aplicada sobre la zona equivale a la impermeabilización total del predio.

Decíamos en un trabajo anterior titulado “Las inundaciones en Buenos Aires son provocadas”: “…existen barreras físicas que separan zonas inundables de terrenos absorbentes. Los largos y continuos paredones que rodean los antiguos predios ferroviarios siguen existiendo, a pesar de que su eliminación haría desaparecer una barrera física entre el agua de las zonas inundadas y un gran sector de superficie absorbente”.

Sin embargo, el Gobierno Nacional, concedente en este caso, ha permitido mantener los paredones, elevar el nivel e impermeabilizar aproximadamente una hectárea más de terreno en zona inundable, producto de lo cual, los habitantes de la zona y posibles transeúntes ven agravados sus problemas preexistentes de inundación.

Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva – Polo Científico y Tecnológico + “Shopping IRSA”

Además de lo anteriormente descripto, en esta ex playa ferroviaria hay dos grandes obras en ejecución: el “Polo Científico y Tecnológico” -acordado entre el Gobierno Nacional y el Gobierno de la Ciudad mediante un convenio urbanístico consolidado por la Ley Nº 3.146- y un emprendimiento de la empresa IRSA consistente en reciclar los arcos del bajo viaducto ferroviario y construir en el sector adyacente, según cartel de obra, más de 6.000 m2 cubiertos y una playa de estacionamiento de 12.600 m2.

Polo Científico y Tecnológico – MinCyT
El proyecto, sometido en su momento a una muy desprolija Audiencia Pública -20 de febrero de 2009- consiste en construir la nueva sede del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación sobre una superficie de 8.700 m2 pertenecientes a la ex playa ferroviaria en cuestión, utilizando para ello dos viejos edificios a reciclar, antaño ocupados por las Bodegas Giol y Santa Ana. Según el proyecto inicial se ocuparían 6.100 m2 (70% de la superficie total a intervenir) construyendo 37.580 m2 cubiertos; esto incluía una torre de once (11) pisos, cocheras para 173 vehículos, hotel para «invitados» y servicios gastronómicos abiertos hacia afuera.

Quedaba una zona dedicada a «parque público» de 2.593 m2 (30% de la superficie del predio), que prácticamente formaba parte del entorno inmediato del edificio. El Gobierno de la Ciudad, la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la UBA (que llamó al concurso) y los proyectistas, no tuvieron en cuenta el Código de Planeamiento Urbano -CPU-, que, al respecto, dice que el porcentaje de terreno dedicado a «uso y utilidad pública» debió haber sido del 65% y la superficie construida debió haber ocupado el 35% del terreno; es decir, prácticamente, la relación inversa. Este “desliz” fue solucionado debido a la rápida intervención de asociaciones vecinales de la zona -Amigos del Lago de Palermo, Vecinos de Plaza Italia y Asociación Vecinal Lago Pacífico- quienes se reunieron el 27 de abril de 2009 con el Ministro Lino Barañao y posteriormente con la Comisión de Planeamiento Urbano de la Legislatura de la Ciudad, logrando que en el texto de la Ley Nº 3.146, que aprobara el convenio entre Nación y Ciudad, se incluyera la obligación del cumplir con el CPU -parágrafo 3.1.2: “Proporción de terreno destinado a uso y utilidad pública”- del que hablá- bamos anteriormente.

Aún así, a junio de 2012, finalizada la primera etapa constructiva, determinados y consolidados los espacios disponibles, todavía no se puede apreciar la aparición de un solo metro cuadrado de espacio verde público. “Shopping IRSA” En diciembre de 2011, en el sector de playa ferroviaria ubicado entre las calles Paraguay, Godoy Cruz y la continuación virtual de Charcas, apareció un cartel de obra de la empresa CRIBA anunciando una «modificación y ampliación c/demolición parcial».

Se trata de, en un terreno de 35.876 m2, demoler 3.700 m2, construir 6.169 m2 cubiertos y una playa de estacionamiento subterránea de 12.649 m2. Todo ello llevado a cabo por cuenta de la “Adjudicataria de la Licitación Pública Nº 64/2002” que, según trascendidos periodísticos, resultaría ser la conocida empresa IRSA (2).

A pesar de que para el CPU toda la ex playa de maniobras es Distrito UF -Urbanización Futura- y que por lo tanto sólo la Legislatura de la Ciudad y con un trámite de doble lectura, puede dar normas para construir en ese lugar, el «Distrito de Zonificación» y los «Indicadores Reglamentarios» (como el Factor de Ocupación total FOT), en el cartel de obra, están dados por la Providencia 3729-DGPINT-2004 (período Ibarra) y la Disposición Nº 178-DGIUR-2006, firmada por el Director Gral de Interpretación Urbanística de la administración Telerman, Arq Juan Luis Gilli.

Casualmente, el Arq Gilli, junto con otros funcionarios del GCBA, fue uno de los llamados a prestar declaración indagatoria en agosto de 2004 cuando el Juez Ricardo Farías a cargo del Juzgado de Instrucción Nº 14, dio curso al Requerimiento Fiscal del 3/5/2000, en la causa abierta por, entre otras cosas, violación dolosa del Código de Planeamiento Urbano de la Ciudad de Buenos Aires al permitir obras no autorizadas en el Predio Ferial de Palermo («la Rural») (3).

Como se ve, esto de modificar el CPU por medio de Disposiciones firmadas por funcionarios de tercer nivel, se ha convertido en habitual para diferentes administraciones. Estamos en presencia de una operatoria de apropiación privada de tierras públicas. En el caso de la obra en marcha en este sector de la ex playa ferroviaria de Palermo, con funcionarios nacionales que lo promueven y de la Ciudad que lo «legalizan» y permiten, se está atendiendo a necesidades de desarrollo empresario en detrimento de lo público. En este sentido, no hay disputas entre el Gobierno Nacional y el de la Ciudad, se trata de «políticas de estado».

Propuestas para el “uso y utilidad pública” de la ex playa ferroviaria. Sistema Metropolitano de Grandes Parques Existe desde hace más de diez años un proyecto vecinal en la Comuna 14, denominado «Lago Pacífico» (presentado por la Asociación Vecinal del mismo nombre), que plantea la construcción de un lago regulador de inundaciones con un entorno de parque público, a realizarse en la casi totalidad del predio.

Este proyecto, muy buen fundamentamentado, fue presentado en la Legislatura de la Ciudad, pero nunca tomado por el Poder Ejecutivo. También en el mismo período, fueron presentados por lo menos tres proyectos de ley para rezonificar el predio como Urbanización Parque -UP- para, precisamente, dedicarlo a parque público, pero jamás fueron tratados. Esta rezonificación a Distrito UP es parte de la propuesta de creación de un Sistema Metropolitano de Grandes Parques (4) en base a las tierras del dominio público del Estado Nacional – ferroviarias y militares desactivadas- propuesto en principio por la Asamblea Permanente por los Espacios Verdes Urbanos -APEVU- y posteriormente, también por la red queremos buenos aires

(1) Desafectadas por Decretos PEN 602/92 – 1737/94 – 1.090/97 y 837/98 (2) En el diario Página 12 del 13 de noviembre de 2004, bajo el título “Construyen un centro comercial en Palermo”, se describe el lugar (este mismo sector de la playa ferroviaria) y el objeto (centro comercial “cultural”) de la Licitación realizada en diciembre de 2002 por el ONABE, de la que resultara ganadora la empresa Arcos del Gourmet y cuyo titular, Ricardo Álvarez Rojo, aparece en una fotografía junto con el entonces Jefe de Gobierno Aníbal Ibarra -promotor del “emprendimiento”- y su Secretario de Cultura Gustavo López.

(3) Es la megacausa iniciada debido a la serie de operaciones irregulares que tienen que ver con la compraventa del Predio Ferial de Palermo (Gobierno Nacional a la Sociedad Rural Argentina), el crédito otorgado por el BaPro a Ogden Argentina y La Rural de Palermo SA y la autorización del Gobierno de la Ciudad para construir sobre un predio zonificado como parque público (UP). La Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción Nº 33 requirió al Juez el llamado a prestar declaración indagatoria a más de 70 personas, entre ellas, funcionarios de los gobiernos nacional y de la ciudad, miembros de Comisión Directiva de la SRA y miembros del directorio del BaPro (denuncia AALP en mayo de 1999).

(4) Revista Todo es Historia Nº 402 – Enero 2001 – “El futuro del parque público. Un sistema metropolitano de parques”. Arq O Guerrica Echevarría. (5) documento qs bs as ante la emergencia urbano ambiental del AMBA -07 noviembre 2009- http://www.queremosbsas.blogspot.com