Encontrarle la vuelta a la parrilla en Argentina

Compartí :-) .

Por Flavia Tomaello, https://flaviatomaello.blog/, Instagram @flavia.tomaello

Encontrarle la vuelta a la parrilla en Argentina es un desafío difícil de asumir. Maiky se lo propone en el ombligo de Palermo y logra encontrar un nicho interesante para la degustación.

Una ochava que promete en tonos neutros y llama la atención por su frente amplio extendido a los laterales. Con presteza han sabido constriuir un reducto que se sucede en ambientes diversos y acogedores. Un primer salón íntimo que sorprende con otros espacios que se le suman concatenados. Más allá una especie de jardín de invierno. A su lado un patio semicubierto con entrada propia y lateral a la calle que hace sentirse en la vereda pero con la protección del interior. A su lado, la ventana de vidrio repartido esconde un salón con chimenea que espera para las noches más frías.
Maiky es un nuevo emprendimiento gastronómico que sale al ruedo a jugar su partido en un rubro complejo: el de adquirir personalidad en uno de los mercados más complejos, el de las parrillas. Su nombre hace referencia al apodo que le otorgaron años atrás los amigos a su dueño, Andrés Mazer, quien también es reconocido así por sus actuales clientes, y que, junto a su esposa, Natalia Polonsky, le dieron vida a este lugar de 160 m², con capacidad para atender a 75 comensales.

La experiencia de Mazer se vislumbra. Es un gastrónomo con más de 17 años de experiencia, quien ha trabajado en diversas carnicerías y ha formado parte de las brigadas que inauguraron algunos de los restaurantes pioneros de Palermo. Es un entusiasta del asado que se anima a matizar la tradición con las técnicas modernas.

Hasta el hueso

Aunque hay propuestas fuera del asado, casi es un pecado desviar la vista. Para la entrada ya hay tentaciones: mollejas tone (limón, provenzal, verdeo y roquefort), mix de achuras (chorizo, morcilla, riñón y molleja), salchicha parrillera que llega con un ahumado aromático, tortilla de papa, provoleta…

Las presentaciones a la leña se llevan los aplausos: el ojo de bife (con papa al plomo rellena con queso crema al verdeo y tomates secos), vacío, bife de chorizo, costillitas de cerdo y bondiola. Una inteligente muestra del hábito casero de asar llega de la mano de la variada sección de parrilladas para compartir en las que sobresalen la premium de carnes rojas (ojo de bife, bife de chorizo y entraña con papa al plomo, morrón con huevo y dips de la casa), la tabla de cerdo (bonidola, costillitas, matambrito y salchicha parrillera acompañada con batata al plomo), la tabla de tres carnes (bondiola, pollo grillado, bife de chorizo con verduras grilladas y dips de la casa), y el típico asado o entraña para dos.

Aunque hay variedad, para el postre, la casera chocotorta se lleva los aplausos y requiere una probada sin dudas.

Espacio, mesas amplias, rincones lindantes con la naturaleza, entroncado con el barrio y con aroma a carne bien hecha y que sabe a casa.

error: Te queremos :-) pero no nos copies. estamos trabajando en Palermo desde 1999