Four Seasons Hotel Buenos Aires

Entre vos y yo

Entre vos y yo
Por Flavia Tomaello, https://flaviatomaello.blog/, Instagram @flavia.tomaello

De repente, casi sigilosamente, te llega una voz. Alguien te lo susurra al oído y estallas en lágrimas «gourmet», porque en cuestión gastronómica los pequeños milagros se celebran con grandes muestras de alegría.
En los jardines del inmueble más parisino de Buenos Aires, Nuestro Secreto, la codiciada parrilla del Four Seasons Hotel Buenos Aires, enciende los fogones, y con ello el ánimo.

El servicio se ofrece en los Jardines de La Mansión, el espacio al aire libre propiedad de Nuestro Secreto, un oasis en medio de la ciudad, pero además en su acristalado interior que te remite a los patios parisinos.
La fiesta allí es de carne: la provoléta, la famosa carne o asadura al asador y los postres que se lucen con inteligencia.

Una cena a la luz de la luna, aprovechando el verdor de La Mansión, de las excelencias gourmet, de un buen vino en familia y con amigos… Pero también un almuerzo increíble para festejar, encontrarse para una charla prolongada o cerrar el negocio que se endurece en la oficina.

Para quienes buscan una experiencia gastronómica en un jardín al aire libre, aprovechando el verano en Buenos Aires, pueden elegir Nuestro Secreto, seleccionada como una de las ocho parrillas más lindas del mundo hechas en vidrio según la revista Architectural Digest.

Patricia Ramos es la única chef mujer de una parrilla gourmet, que junto a su equipo diseñan un menú con las mejores carnes de Argentina para los amantes de un rico asado, la famosa entraña y otras opciones como ensaladas o pescados.
Para finalizar, Dolce Morte, la marca exclusiva de helados del hotel, con sabores originales y disruptivos, que sorprenden al paladar, como el sabayón con membrillos, patagonzola, mandarina o lavanda.

Calmo y delicioso, permite disfrutar los jardines más lindos de la ciudad, bajo la noche estrellada o con la brisa soleada. Pero también de los privados interiores en su magia de cristal. Sssshhhh… ¡que se mantenga entre nosotros! Que sea un secreto sólo nuestro.