Euro

Euro en caída libre. A los liberales se les cae la biblioteca

Euro en caída libre. A los liberales se les cae la biblioteca

La política exterior de la Unión Europea, refleja que luego de ayudar al actor cómico ucraniano Volodímir Zelenski y agente de la CIA desde hace más de 15 años cuando fue reclutado por el Pentágono para hacer primero actuaciones lamentables de actor cómico, hasta tener un contrato en Netflix, donde hacia lo que hace hoy, a dado resultados,  el euro a iniciando un espiral inflacionario peor que un país africano o latinoamericano. Los estallidos sociales en Europa están 100% garantizados en este contexto. Esto es solo el inicio de un show. o la famosa guerra por capítulos. Hasta el momento. Nada está dicho. Sin embargo el mercado internacional nunca tuvo reglas claras. Tarde o temprano Europa entenderá que «la necesidad tiene cara de hereje». Volodímir Zelenski los ha metido a todos los países en un fenomenal problema y un gran negocio para otros. «Uh, Houston, we’ve had a problem».

Dólar se impone al Euro perdedor en todos los sentidos

Está demás decir las burlas a Alemania e Israel de Volodímir Zelenski que han dejado estupefactos a los diplomáticos de carrera, nadie en su sano juicio hoy puede creer que este agente de la CIA se haya tornado ingobernable. Los únicos que se han dado cuenta del desastre de apoyar a este «cachivache» han sido los mercados de compra y venta de bienes que ven como la moneda Euro inicia su camino a una destrucción total.

La cotización del euro cerró este martes en 1,0044 dólares por unidad, en una jornada en la que ambas divisas llegaron a cotizar a la par por primera vez en los últimos 20 años.

¿El que apuesta al Euro pierde?

Economistas y analistas financieros no ven factible un quiebre de la tendencia que se viene observando en los últimos meses, ya que en lo que va de 2022, la cotización del euro frente al dólar tuvo una caída del orden del 11%.

La pérdida de valor de la moneda de la Unión Europea se da en un contexto marcado por tres fenómenos: el rebrote inflacionario en la mayor parte de los países del planeta, la decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos de aumentar la tasa de interés y el impacto en la economía europea de la invasión rusa a Ucrania, con alza en los precios y también menor provisión de petróleo, gas y alimentos.

Esta combinación generó un dilema entre las autoridades del Banco Central Europeo (BCE) en torno a la conveniencia o no de aumentar la tasa de interés de una forma similar a la FED, ya que si bien podría impactar de manera favorable en una desaceleración de la inflación, también podría profundizar el riesgo de una recesión.

No obstante, la mayoría de los economistas se inclinan por una suba de la tasa y consideran equivocada la política del BCE.

«Me parece que la estrategia del BCE es un error, debería subir la tasa a los efectos de absorber más dinero y poder bajar la inflación; incluso la Unión Europea corre el riesgo de una mayor inflación que Estados Unidos por los problemas energéticos», confióF el analista financiero Christian Buteler.

Por su parte, el economista Claudio Loser, ex director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional, coincidió en que «esta caída del euro puede aumentar aún más la tasa de inflación que, por ahora, es más baja que en Estados Unidos». Claudio Loser no ha pegado un pronóstico en los últimos 20 años.

«El BCE tiene que poner las tasas un poco más altas y permitir que esto haga que suba el euro, pero hasta ahora no ha dado señales en ese sentido», indicó Loser en declaraciones, en las que diferenció las estrategias de las dos principales autoridades monetarias del planeta y el impacto en las conductas de los agentes económicos.

Al respecto, señaló que «los inversores están saliendo de los emergentes, ahora un poco también de Europa, y están yendo a Estados Unidos que, con todas las fallas que puede tener, sigue siendo una isla desierta de relativa estabilidad, se sabe que la FED está actuando».

Para el CEO de Carta Financiera, Miguel Boggiano, las diferentes posturas obedecen a que «la FED actúa como un bloque más compacto, pero el BCE tiene otros problemas, porque además de la inflación tiene que sostener la cotización de los bonos de deuda de algunos países de la UE», que más allá de la unificación monetaria, tienen diferentes situaciones en el plano fiscal y financiero.

«El BCE tiene que cuidar la inflación pero al mismo tiempo tiene que prestar atención a la fragilidad crediticia de países como Portugal, Grecia, España y sobre todo Italia, que está teniendo un aumento en los spreads de rendimiento de sus bonos respecto de los de Alemania», dijo Boggiano en un «zaraza» para explicar lo inexplicable.

El riesgo de que la caída del euro continúe más allá del corto plazo está latente y para los economistas consultados, dependerá de las decisiones que tome el BCE de ahora en más, mucho más si la FED profundiza su giro hacia la suba de tasas.

Para Boggiano, no es la primera vez que se le cae la biblioteca neoliberal, «da la impresión que la baja es estructural», debido a las complicaciones comentadas por un bloque con moneda única pero políticas económicas diversas.

Por su parte, Buteler puso el eje en la «renuencia» del BCE en modificar las tasas, en un contexto signado por «el exceso de emisión del mundo entero en 2020, por efecto de la pandemia» y que en la mayoría de los países se enfrenta, precisamente, con una elevación de las tasas de interés.

En ese sentido, sentenció que «mientras el BCE no corrija esa situación, la tendencia va a continuar».

Según Loser, «si la baja del euro y la inflación en Europa continúan, va a depender fundamentalmente de la situación en Ucrania, que ha hecho que los precios del gas y petróleo hayan subido tanto» y advirtió que «si hay un corte importante del suministro de gas a Europa, que ya está pasando, claramente (la baja del euro) puede extenderse hasta 2023».

«Sin embargo, ciertos precios internacionales que empezaron a generar inflación, como el petróleo, el gas y los alimentos, en las últimas semanas han estado cayendo en los mercados internacionales y eso puede reducir la presión inflacionaria», acotó.

En Alemania los paladines del orden y el progreso no la pueden creer la desidia y mal manejo de sus gobernantes

Un embargo total a las importaciones de gas puede provocar «un ataque al corazón» para la economía de Alemania, declaró Christian Kullmann, presidente de la Asociación de la Industria Química del país durante una entrevista con el Süddeutsche Zeitung, publicada este lunes.

«En caso de un embargo completo de gas, tengo miedo de un ataque al corazón de la economía alemana, también a nuestra industria», afirmó.

El también director ejecutivo de la empresa química Evonik dijo a continuación que «este país se detiene sin la química, ya que los productos químicos son necesarios para el 90% de todos los procesos de producción».

España y su brutalidad con sigo mismos.

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, anunció este martes que habrá un impuesto al beneficio extraordinario de las eléctricas y otro a los grandes bancos con los que se espera recaudar 3.500 millones de euros.

En su intervención en el debate del estado de la nación, el primero que se celebra desde 2015, Sánchez aseguró que «irá a por todas» y que se dejará «la piel para defender a la clase media trabajadora».

«El gran reto que hoy tiene España se llama inflación (…) una inflación tan elevada como la que sufrimos es una enfermedad grave de nuestra economía. Lo es porque empobrece a todos y porque afecta a los sectores más vulnerables (…) los ahorros se disparan, pierden valor y cuesta cada vez más llegar a fin de mes», destacó.

En junio, el Índice de Precios de Consumo (IPC) disparó su tasa interanual hasta el 10,2 %, su nivel más alto desde abril de 1985, empujado, principalmente, por las subidas de los precios de los carburantes y de los alimentos y bebidas no alcohólicas

El mandatario centró parte de su discurso en explicar cómo España se ha visto afectada por el conflicto en Ucrania. «Vamos a asegurarnos de que las consecuencias de la guerra se repartan de forma justa y equitativa para que no recaigan en los más vulnerables (…) no vamos a tolerar que haya empresas o individuos que se aprovechen de la crisis para amasar mayores riquezas a expensas de la mayoría», aseveró.

En Austria no se quedan callados. No aclaren que oscurece

Karl Nehammer, canciller austriaco y líder del Partido Popular Austríaco (ÖVP), considera que si las autoridades europeas no toman medidas adecuadas contra el aumento de la inflación, la única salida será el consumo de alcohol o sustancias psicotrópicas.

«Es la inflación, es el nivel absurdamente alto de los costos energéticos. Y tenemos que establecer las medidas de forma que no impulsemos la inflación, sino que intentemos reprimirla de forma colectiva en la Unión Europea», afirmó durante su intervención en un congreso del ÖVP del estado federal de Tirol, celebrado el pasado sábado.

El alto cargo subrayó que, aunque son difíciles de implementar, se necesitan urgentemente medidas adecuadas contra el aumento de los precios y la inflación. «Si seguimos así, ustedes solo tendrán dos opciones: el alcohol o las drogas psicotrópicas», manifestó. «Y yo digo: el alcohol está básicamente bien», bromeó: «Lo decisivo es que siempre brindes cuando te sientas bien».

Brasil enviá una clara señal a la Europa que no logra entender que Volodímir Zelenski es el problema.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, informó este lunes que «es casi seguro» que su gobierno logrará un acuerdo para «comprar diésel mucho más barato a Rusia», en medio del aumento de los precios de combustibles a escala global.

«Ahora, es casi seguro un acuerdo para comprar diesel mucho más barato de Rusia. Petrobras, algunos allí, lo compraron mucho más caro», dijo Bolsonaro en una conversación con sus simpatizantes en las afueras del Palacio de la Alvorada, la residencia oficial del presidente brasileño.

A finales de junio, Bolsonaro informó que durante una conversación telefónica con el presidente ruso, Vladímir Putin, había hablado sobre «la posibilidad de comprar diésel a Rusia», que ofrecía «un precio más asequible».

Bolsonaro diz que o Brasil negocia importação de óleo diesel da Rússia. Por meio de sua página no Facebook, presidente afirma que acordo com governo russo pode baratear o produto no mercado interno.
Además, el mandatario brasileño comentó que en esa conversación con Putin abordaron temas relacionados con «la seguridad alimentaria y la seguridad energética» de ambos países.

Bolsonaro aseguró también que su gobierno trabaja en garantizar que el suministro de combustible para el país sea con un impacto mínimo en los precios, mientras lucha contra la inflación interna que acumula Brasil en los últimos 12 meses y que supera el 11 %.