Familia de Lucas Menghini Rey. “convertir a la víctima en culpable”. Nilda Garré quedó mal parada.

Compartí :-) .

En el teatro Margarita Xirgu

En una carta a la sociedad, sus padres y su hermana manifestaron su profundo dolor y reclamaron “justicia para cada una de las víctimas de la negligencia”. Expresaron el “más enérgico repudio al comunicado del Ministerio que encabeza Nilda Garré” porque trató de “convertir a la víctima en culpable”

Realizan un homenaje a Lucas, donde piden castigo para los responsables del choque en Once
Familiares y amigos del joven Lucas Menghini Rey, fallecido en la tragedia ferroviaria de Once, realizaban este mediodía un acto en reclamo de “justicia para los responsables” del accidente que costó un total de 51 vidas.

El encuentro se realizó en el teatro Margarita Xirgu, con la presencia de familiares y amigos que entonaron cánticos en homenaje al joven de 20 años.

Los padres de Lucas Menghini Rey, el joven que se convirtió en la víctima fatal número 51 en ser reconocida del trágico accidente ferroviario ocurrido en Once, definieron el hecho como “un desastre previsible”, mientras llamaron a determinar los “responsables políticos”.

“Es un desastre previsible y no un accidente como se dice para eludir las responsabilidades”, expresó Paolo Menghini Rey, el padre del joven, en el marco de una acto en pedido de justicia realizado por familiares, amigos y vecinos del joven en el teatro Margarita Xigú, del barrio de porteño de San Telmo.

“Hay que encontrar los responsables políticos”, dijo el hombre en una alocución de la que también participó su esposa y madre del chico fallecido, María Luján Rey.

NILDA LA AGENTE 99 Y UN MENSAJE DEL PUEBLO

“Tratar de convertir a la víctima en culpable es un recurso bajo, vil, bastardo y canalla”, leyó su mamá, en respuesta al comunicado en el que la ministra deslizó que el joven viajaba en un lugar prohibido. “Fue un desastre previsible y no un accidente (…) las causas son varias y concurrentes”, leyó su papá en otro fragmento de la carta abierta que dieron a conocer este mediodía.

TODA LA CARTA AL PUEBLO ARGENTINO

Debido a la tragedia ocurrida el miércoles 22, y a todo lo vivido desde ese instante hasta el día de hoy,
sentimos la necesidad de hacer conocer a todas las personas que nos acompañaron y nos acompañan,
cuáles son los sentimientos que nos invaden, cuáles son las certezas con las que contamos, cuáles son las
dudas que se nos generan y cuáles son las respuestas que tenemos para cada una de las personas, que de
una manera u otra han cruzado nuestro triste y terrible itinerario de estos días.
Por su magnitud, consideramos el hecho ocurrido como un desastre previsible y no como un accidente,
considerando que se elige dicho término para eludir responsabilidades.
Obviamente, sabemos que hay responsables de lo ocurrido y sabemos que hay quienes tienen la
obligación de encontrarlos. Estaremos siguiendo cada uno de los pasos hasta que tengamos una
respuesta contundente, con nombres y apellidos. Y seremos también quienes estemos en la primera línea
pidiendo que cumplan con la sanción que merezcan.
A estos pocos miserables, se les paran de frente las miles de personas que han estado con nosotros desde
el miércoles a las 8:35 de la mañana.
Junto a nosotros, a Lara, a Paz, a Romina, a sus abuelos, tíos, primos y a la gran familia de Lucas han
estado muchas personas a las que queremos expresar el agradecimiento desde lo más profundo de
nuestro corazón.
Muy especialmente a todos nuestros amigos y compañeros.
Para los amigos de Lucas queremos dedicar un párrafo aparte.
Chicos: hemos visto y sentido en cada uno de ustedes a nuestro hijo. Con la misma polenta para cambiar
las cosas, con la misma nobleza para enfrentar las injusticias, con una entrega desinteresada que debiera
ser ejemplo para muchos mayores, con la misma rebeldía que no significa violencia sino todo lo
contrario, en una sociedad que traga porquerías sin masticar. Como diría el Chimu, no se dejen engañar
nunca por las “informaciones falsas que empañan la vision, son de madera noble, de roble es su corazón”.
En las antipodas de estos seres maravillosos se encuentran quienes usaron nuestro reclamo
y nuestro dolor. Los que enviaron mensajes mentirosos, crueles o perversos, los que pretendieron usar
políticamente, y con declaraciones altisonantes esta tragedia, y los que el viernes invadieron la estación
de Once pretendiendo mezclar nuestras desesperantes horas con su miseria política, con una violencia
que no tiene nada que ver con nosotros, y mucho menos, con nuestro adorado Chimu. Sepan que su actitud fue despreciable . Maldita es la impunidad, tan maldita como los que usan el dolor ajeno. Nuestra
solidaridad a los familiares de las víctimas de Cromañon, que se acercaron a nosotros sin ninguna otra
intención que apoyarnos.
A los medios de comunicación quiero hablarles como papá de Lucas, pero también como compañero.
Estuvieron siempre para lo que quisiéramos desde el momento que lo solicitamos, dándonos espacio a
toda hora y en todo lugar. Y eso fue muy importante para nosotros, así como lo es su presencia hoy. Les
agradecemos haber respetado nuestro pedido para la ceremonia del sábado, en que celebramos la vida de
Lucas. También hoy les agradecemos dejar las preguntas para otro momento. Pero deberemos pensar
alguna vez, lo antes posible, que ninguna imagen, ningún sonido, ninguna supuesta primicia pueden
violentar el derecho básico a la intimidad de las personas como nos paso el viernes a la tarde, cuando
anunciaron la muerte de nuestro hijo sin que nosotros tuviésemos la confirmación oficial. Después me
esperaron en la Morgue. Nunca más puede ser visualmente atractivo para nadie ver la imagen de un padre
entrando allí a reconocer el cuerpo de su hijo. La obligación de imponer un cambio es nuestra, como
trabajadores de prensa, pero sobre todo como seres humanos, que es una instancia superior a cualquier
trabajo.
Gabriel, (te llamé dos veces y no demoraste un minuto en atenderme),estamos infinitamente agradecidos
por tu gesto, vos sabes quién sos y quienes te lo estamos diciendo. No importa cuál fue el resultado,
nosotros te agradecemos tu valentía y tu corazón.
Nuestro reconocimiento también va para todos los funcionarios y profesionales de distintas áreas que,
cumpliendo con su tarea, nos brindaron también todo su afecto y contención, demostrando que un trabajo
o un cargo pueden ser mucho mas que una obligación diaria de servicio, cuando se es gente de bien.
Un enorme gracias por los miles de llamados y mensajes de gente como nosotros, de todo el país que nos
brindaron aliento, pistas, ideas, que nos ofrecieron ayuda de todo tipo, desde lo material, hasta lo
espiritual, con la única intención de ayudarnos. A las personas que sufrieron cada instante de la
búsqueda de Lucas y que sintieron empatía con nosotros, sólo nos queda agradecerles infinita y
eternamente. Será la investigación la que determine las causas de esta tragedia, que no puede ser sólo una, sino varias y
concurrentes. De la misma manera, se deberá encontrar a todos los responsables políticos y operativos de
los casi 700 heridos y los 51 muertos.
A pocas horas de la tragedia, como muchos otros, nos encontramos recorriendo los diversos hospitales
de la Ciudad de Buenos Aires. Fuimos a cada uno de ellos en varias oportunidades. También, buscamos
a Lucas en hospitales de la Provincia de Buenos Aires, y en Clínicas Privadas. En todo momento nos
aseguraron que los muertos (identificados o no) eran cincuenta.
Al final del día miércoles y ante la falta de resultado en los hospitales, decidimos acercarnos a la morgue
para descartar que alguno de los cuerpos no identificados fuera el de Lucas.
Después de pasar por esos terribles momentos, sintiendo que podría haber sido con mayor cuidado y
respeto, desechamos la posibilidad de que nuestro hijo formara parte de quienes perdieron su vida. Esto
nos hizo reanudar la búsqueda, que ya a esta altura se había convertido en frenética y desesperada, sólos
aún.
A medida que se nos fueron acabando los recursos, ante el paso del tiempo y la angustia creciente, que se
alimentaba con la certeza de que Lucas estaba con vida, exigimos ayuda institucional y sólo así
empezamos a recibirla, cuando el sentido común indica que cualquier persona en nuestra situación debe
ser asistido y guiado desde un primer momento por el Estado sin mediar pedido alguno.
A esa altura ya habían pasado más de 30 horas sin saber donde estaba el Chimu.
No vamos a abandonar nuestra lucha hasta encontrar a quienes nos hicieron buscar desesperadamente a
nuestro hijo, durante tanto tiempo, creyendo en su palabra de que no había ni un muerto más.
Estas personas tienen cargo, nombre, y obligaciones para con los ciudadanos que debieran proteger.
Queremos encontrarlas, que nos miren a los ojos y nos digan por qué y cómo fue que no recorrieron
exhaustivamente desde el primer momento, cada centímetro de la formación. Pregunto: ¿no alcanzaban
los recursos humanos para cubrir ocho vagones?¿ O sólo fue negligencia, soberbia, incompetencia, o
puja de poderes entre diferentes jurisdicciones en las cuales quedamos atrapados los ciudadanos
comunes?. No seremos nosotros quienes las encuentren, ni ninguno de los miles de argentinos que sufren todos los
días la desinversión y la falta de control de los servicios de transportes que obligatoriamente deben usar
los trabajadores de este país. Nunca ningún usuario puede ser culpable de lo que le suceda en la
utilización, sin otra opción, de transportes saturados y sin mantenimiento adecuado.
Es una necesidad mía, como mamá de Lucas, y en la cual me acompañan el papá y el resto de la familia,
expresar mi más enérgico repudio al comunicado emitido por el Ministerio de Seguridad de la Nación,
encabezado por la Dra. Nilda Garré en el cual se deja entrever la posibilidad de que Lucas tenga la
responsabilidad sobre lo sucedido.
Dice el comunicado: “se identificó que el cuerpo de Menghini Rey se encontraba dentro de la cabina de
conducción del motorman del cuarto vagón, lugar vedado a los pasajeros, que se hallaba en desuso y sin
comunicación con el interior del mismo por hallarse las puertas clausuradas.”
Todos nosotros como usuarios del ferrocarril Sarmiento sabemos que en un vagón abarrotado, en el que
es no se puede entrar, cada uno se acomoda donde y como puede. Esta posibilidad desaparece cuando
un lugar es de acceso imposible.
Tratar de convertir a la víctima en culpable es un recurso vil, bajo, bastardo y canalla , esgrimido por
quienes no tienen ni un solo argumento válido que avalen su accionar, que merece el máximo rechazo de
cada uno de nosotros.
LUCAS NO MURIO POR VIAJAR DONDE VIAJO.
LUCAS, AL IGUAL QUE LAS OTRAS 50 VICTIMAS, MURIO PORQUE EL TREN NO FRENÓ Y
CHOCO CONTRA LA ESTACION DE ONCE, POR ERRORES Y DEFECTOS EVITABLES.
La responsabilidad sobre la seguridad en el transporte público no es de los usuarios sino de las empresas,
es sobre ellas donde recae la responsabilidad de impedir por todos los medios el acceso a los lugares
vedados a los pasajeros, ya sea por sus puertas, sus ventanas o cualquier otro lugar.

Y es responsabilidad de alguien que las cosas funcionen como se debe y no de la forma calamitosa en que
se les permite. Vamos a encontrar a ese alguien!. Pasan los años y pareciera que podemos aprender solo a
base de muertes, y hoy se sigue viajando en los mismos trenes de paupérrima seguridad como si nada
hubiese pasado. La fuerza que tuvo Lucas en cada día de sus veinte años va a estar siempre sosteniéndonos para que
como él lo hubiera hecho encontremos la justicia que nos merecemos. En su nombre, todos los que aquí
estamos tenemos la obligación de velar por los derechos de Guadalupe Paz, puesto que su papá ya no
puede hacerlo. Lucas nos dejó la misión de cuidar de su mas preciado tesoro y esa responsabilidad es la
que nos mantendrá el tiempo que sea necesario, luchando sin claudicar hasta conseguir nuestro
objetivo, sin corrernos ni medio milímetro de él, y hasta que los culpables respondan por el daño
causado a las familias de tanta víctima innecesaria.
Lucas llego a nuestras vidas cuando el quiso para hacer lo que quiso. Asi lo criamos, como a nuestra
amadísima hija Lara. Para ser libres. Nos dejo frases como esta: “no llores mas, vos por mi no sufras,
tenes que aprender a caminar”. Nos queda su vida hecha música, la música hecha tripas, las tripas hechas
poesía, la poesía hecha sueños. Logró que muchos de nosotros, los que lo vimos crecer hasta hacerse
hombre, dejáramos de lado nuestros propios egoísmos y nos unamos, para y por él, y que sea, de hoy y en
adelante, por y para nosotros, haciéndonos mejores personas.
Y en vez de enseñarle nosotros a él, nos dio una gran lección. Nos enseño que todos somos mas cuando
nos agarramos, cuando nos sostenemos, cuando nos acompañamos. Y desde el miércoles, y para siempre
ése es su legado.
A alguien como él no se lo extraña. Porque está cada minuto de cada dia, en cada uno de nosotros. Ese
es su ultimo regalo. Nos dejo a Paz, nos dejo en paz y dejó paz infinita. Disfrutemoslás.
JUSTICIA PARA LUCAS, JUSTICIA PARA CADA UNA DE LAS VICTIMAS DE LA NEGLIGENCIA Y
LA MENTIRA.

Palermonline

Palermonline Noticias info@palermonline.com.ar

error: Te queremos :-) pero no nos copies. estamos trabajando en Palermo desde 1999