Ciudad Av del Libertador

Familia y discapacidad, asumir roles y tareas

Familia y discapacidad, asumir roles y tareas

Los padres de los niños con discapacidad son personas a las que les ha tocado asumir un rol diferente a los demás, complejo, con enormes tareas a realizar y muchas emociones que controlar: dolor, frustración, miedos e incertidumbres. Todo, en una sociedad donde se dificulta la aceptación de las diferencias.

Familia y discapacidad, asumir roles y tareas
Familia y discapacidad, asumir roles y tareas

El nacimiento de un niño especial altera el orden familiar, produce desesperación ya que rara vez se está preparado para hacerle frente a esta situación: el niño perfecto que se esperaba no llegó. Los padres pasan por diferentes estadios que no siempre son superados fácilmente: la negación y el aislamiento suelen estar presentes en el inicio de la vida de este pequeño.

Familia y discapacidad, asumir roles y tareas
Familia y discapacidad, asumir roles y tareas

El tipo de vida que estos chicos tendrá dependerá de la actitud de sus padres, familiares, amistades, vecinos, en fin, de la sociedad entera, en pos de su inclusión e integración.

Familia y discapacidad, asumir roles y tareas
Familia y discapacidad, asumir roles y tareas

La familia entera debe trabajar en forma continua para lograr la mejor calidad de vida y bienestar, recreando y fortaleciendo sus habilidades, por eso cada uno de sus miembros tendrá que hacer su aporte desde sus rol como padre, hermano, tío o abuelo, entre otros.

Familia y discapacidad, asumir roles y tareas
Familia y discapacidad, asumir roles y tareas

El papel de los hermanos cumple un rol importante dentro de la familia y sobre todo en el futuro, porque son ellos los que van a tener la responsabilidad del hacerse cargo de su hermano especial. A veces los padres suelen cometer un error al «apropiarse» de la responsabilidad de cubrir la atención de su hijo especial, dejando fuera a ese otro hermano que en un principio no está informado ni forma parte de lo que le acontece. Entonces, se siente solo, aislado y al margen.

Por eso es preciso: generar espacios para el intercambio familiar, planificar el futuro entre todos, cuidar el espacio de cada integrante de la familia y tener una mirada atenta para que la enfermedad no absorba toda la energía familiar.

Por Silvia Yauri, asistente social y miembro de la Fundación Río Pinturas (www.riopinturas.org.ar).

Árboles Prohibidos de la Ciudad de Buenos Aires

Nispero

El Moral, Árbol de Moras

Naranjo Amargo