Festival Hansik: Festival de Gastronomía Coreana.

Festival de Gastronomía Coreana.

Ya comienza la 8va edición del «Festival Hansik» – la celebración más importante de la gastronomía coreana -, del 2 al 8 de mayo, que este año incluirá propuestas renovadas, participantes de renombre y la posibilidad de disfrutar la gastronomía en más de 30 lugares de la ciudad organizado por Centro Cultural Coreano y KOCIS (Korean Culture and Information Service).

Este año el «Festival Hansik» se suma a las celebraciones por el 60 aniversario de las relaciones diplomáticas entre Corea y Argentina, un vínculo que se ha fortalecido a lo largo de los años. Actualmente la cultura y la gastronomía coreana están viviendo un momento de auge en el país gracias a las exitosas series y films surcoreanos, la masividad de la música K-POP y los sabores de la cocina, a lo que se agrega la media sanción del «Día Nacional del Kimchi», en homenaje a la inmigración coreana en Argentina.

El «Festival Hansik» busca celebrar a la cocina y los sabores coreanos, y que en cada edición más personas puedan descubrir sus diferentes propuestas como el kimchi, el tradicional pollo frito asiático que ahora es todo un boom en occidente, o los tradicionales platos como la parrillada, el bibimbap, el bulgogi o el japchae.

¿GANAS DE KOREAN BARBECUE Y KIMCHI?

«Este año el «Festival Hansik» se suma a las celebraciones por el 60 aniversario de las relaciones diplomáticas entre Corea y Argentina, un vínculo que se ha fortalecido a lo largo de los años. Actualmente la cultura y la gastronomía coreana están viviendo un momento de auge en el país gracias a las exitosas series y films surcoreanos, la masividad de la música K-POP y los sabores de la cocina, a lo que se agrega la media sanción del «Día Nacional del Kimchi…»

Para aquellos que quieran deleitarse con los sabores coreanos, el Festival Hansik invita a descubrir los secretos culinarios a través de sus platos cotidianos, con énfasis en K-BBQ, barbacoa estilo coreana, y sus comidas tradicionales así como las versiones más modernas. Para ello se creó un abanico de menús especiales a precios destacados, a través de una red de más de treinta restaurantes y pastelerías para disfrutar de las delicias coreanas.

Sin duda habrá mucho kimchi, el famoso alimento fermentado que es patrimonio cultural e inmaterial por la Unesco y que en la Argentina tiene su propia fecha homenaje, el 22 de noviembre, fecha que homenajea la inmigración coreana, con una propuesta de mesa compartida entre las dos naciones. También se podrán probar las opciones que cada establecimiento participante propondrá, cuyo listado se encontrará en festivalhansik.ar y en la web del Centro Cultural Coreano.

CENA EXCLUSIVA POR LA ACLAMADA CHEF SEUNG MI LEE.

Esta edición contará con una actividad especial junto a la aclamada Chef Seung-mi Lee. La magister en cocina, es docente y especialista en comida coreana, además de haber recibido el 1er lugar de la 8ª edición del Gran festival de globalización de cultura gastronómica coreana, otorgado por el alcalde de la ciudad metropolitana de Seúl.

Del 6 al 8 de mayo en el restaurante St. Regis del Park Tower Hotel, desarrollará un menú especial de 4 pasos consistentes en:

Paso 1 – Japchae de 5 colores con purpúreo (raíz de bardana)

Paso 2 – Bulgogi tostado de estilo Eonyang, Kimchi blanco con morrón

Paso 3 – Ssambap (Arroz envuelto con hoja de verduras) con salsa de pasta de soja

Paso 4 – Té de ciruela, tarta de ginseng

 
 

La programación online del Festival Hansik 2022 se completará con contenidos originales de Corea y masterclasses disponibles de manera gratuita en las redes del Centro Cultural Coreano.

«Las recetas gastronómicas son uno de los grandes tesoros coreanos. Tenemos una tradición milenaria en el arte culinario. Generaciones que heredamos de nuestros antepasados los secretos de la cocina en cuanto a combinaciones de ingredientes, texturas, colores y técnicas de fermentación. Para los coreanos la comida es sabor y también es salud. Por eso es una alegría poder compartir esta parte de nuestra identidad cultural con los argentinos en la 8va edición del Festival Hansik, que organizamos con gran esfuerzo del Centro Cultural Coreano. Restaurantes, contenidos digitales y eventos especiales van a mantener a este festival como una de los encuentros de mayor valor para el fortalecimiento de la amistad entre Argentina y Corea» comenta Bowha Han, directora del Centro Cultural Coreano.

Este festival, además de ser organizado por el Centro Cultural Coreano y Kocis, cuenta con el apoyo del Ministerio de Cultura, Deporte y Turismo de Corea, Celebración del 60° aniversario de Relaciones Diplomáticas entre Corea y Argentina, Embajada de la República de Corea, Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y #BACapitalGastronómica – un programa de gobierno que busca posicionar a la Ciudad de Buenos Aires como capital gastronómica de América Latina -.

Y el auspicio de Park Tower, a Luxury Collection Hotel, Buenos Aires Ciudad, LG y Peabody, Hansang – Asociación de gastronomía coreana en Argentina, y Escuela de Pastelería Profesional del Sindicato de Pasteleros.

 

¿QUÉ ES EL HANSIK?

Desde la antigüedad, el pueblo coreano ha mantenido la creencia de que los alimentos y las medicinas tienen el mismo origen. Por lo tanto, cumplen la misma función, siguiendo el dicho que “los alimentos son la mejor medicina”. Es decir, se mantiene el concepto básico de la medicina oriental que sostiene que la buena salud parte de la alimentación. Es por eso que el Hansik es considerado una mezcla entre la armonía de los sabores y el aporte de la comida a la salud.
Hansik representa a la gastronomía coreana, la cual ha evolucionado durante siglos. Su origen data de la agricultura antigua y de tradiciones nómadas en la península de Corea, motivo por el cual los sabores e ingredientes pueden variar según la región y las tendencias culturales.
El atractivo de este tipo de gastronomía consiste también en la presentación, el aroma, los sonidos y las sensaciones táctiles al recoger los alimentos. Los platos son preparados con gran esfuerzo y devoción para que todos los ingredientes estén en perfecto equilibrio.
El Hansik utiliza como ingredientes principales el arroz, vegetales y carne, siempre junto a algún tipo de acompañamiento o guarnición, todo en su justa medida. Por esta característica, la cocina coreana es considerada como una de las más saludables del mundo, y algunos especialistas argumentan que este es el motivo por el cual la población coreana es de las más longevas del planeta.
Uno de los conceptos claves para entender el arte culinario coreano es la fermentación, un proceso metabólico que ayuda a que la comida “madure” con la finalidad de mejorar su sabor y propiedades nutricionales y permitir que pueda ser almacenada por períodos prolongados. Los alimentos fermentados más representativos son el doenjang (pasta de soja), ganjang (salsa de soja), gochujang (pasta de ají picante) y el jeotgal (salsa de pescado fermentada) cuya fermentación puede tomar de varios meses a varios años. Estos alimentos sirven en general como condimentos y el grado de fermentación define el sabor de la comida casera y de restaurantes.
Además de las salsas y pastas mencionadas, el Hansik se destaca por el bulgogi o parrillada de carne, previamente marinada, o el mandu, una especie de empanada cocidas al vapor y luego gratinada.
Las sopas y los bibimbaps tienen un gran sabor y suelen aparecer con frecuencia en las mesas coreanas. Sin embargo, no podemos dejar de mencionar el kimchi, un alimento muy saludable por sus propiedades anticancerígenas y valor nutricional y además existen numerosas variaciones que crean sabores muy diversos.
Si nos referimos a los postres, hay que hablar del tteok, realizado sobre una base de harina de arroz, cocinada al vapor o frito.

La mesa está servida para disfrutar de lo mejor de la gastronomía coreana en el sexto Festival Hansik en Buenos Aires.

Desde la antigüedad, el pueblo coreano ha mantenido la creencia de que los alimentos y las medicinas tienen el mismo origen. Por lo tanto, cumplen la misma función, siguiendo el dicho que “los alimentos son la mejor medicina”. Es decir, se mantiene esta idiosincrasia basada en el concepto básico de la medicina oriental que sostiene que la buena salud parte de la alimentación. Por ello, se debe tomar medicina solo al haber fallado la comida.

Fermentación en la cocina

Uno de los conceptos claves para entender el arte culinario coreano es la fermentación, un proceso metabólico que ayuda a que la comida “madure” con la finalidad de mejorar su sabor y propiedades nutricionales y permitir que pueda ser almacenada por períodos prolongados. Los alimentos fermentados más representativos son el doenjang (pasta de soja), ganjang (salsa de soja), gochujang (pasta de ají picante) y el jeotgal (salsa de pescado fermentada) cuya fermentación puede tomar de varios meses a varios años. Estos alimentos sirven en general como condimentos y el grado de fermentación define el sabor de la comida casera y de restaurantes.

Doenjang (Pasta de soja) y Ganjang (Salsa de soja)

Tanto el doenjang como el ganjang parten de la misma base: el “meju”. Para obtener el meju es necesario remojar frijoles de soja, cocerlos, molerlos y luego armar bloques de forma de ladrillo y desecarlos durante algunos meses. Durante el proceso del desecado en la superficie e interior del meju se generan maltas de soja y cuando está a punto la fermentación, se lavan y colocan los bloques de meju en una salmuera dentro de un recipiente de cerámica. Sobre la superficie se colocan ají colorado desecado y carbón para eliminar las impurezas que puedan generarse, y se deja fermentar entre 2 y 3 meses. Transcurrido este período, se separa el componente sólido (doenjang) del líquido (ganjang).

De estos dos productos, el ganjang debe pasar 3 meses adicionales de fermentación para que tenga buen aroma y sabor. Al igual que el vino, el ganjang, cuanto más añejo es más sabroso y aromático. Asimismo, el doenjang también se fermenta 5 meses más para que esté listo para ser consumido.

Gochujang (Pasta de ají picante)

El gochujang es un condimento natural y fermentado que se elabora a base de almidón (ya sea de arroz glutinoso, arroz blanco, cebada o trigo) que se endulza con malta de cebada y a la que se añaden meju en polvo, sal y ají picante en polvo. Se mezcla todo y se conserva en un recipiente de cerámica durante varios meses para su fermentación. Se trata de un condimento indispensable para los coreanos a los que les gusta el sabor picante y cuanto más añejo, es más apreciado. El sabor picante que es simbolizado por el ají y el gochujang, es también la representación de la habilidad y tenacidad que caracteriza a los coreanos.

Jeotgal (Fermento de pescados o mariscos)

El jeotgal que se utiliza como saborizante para el kimchi y otros platos de la cocina coreana, se elabora con anchoas, camarones, ostras, mariscos o moluscos de estación a los que se añaden sal y otros condimentos y son fermentados en un lugar fresco. Cuanto más tiempo de fermentación lleve, más se profundiza e intensifica su sabor. Un tipo de jeotgal denominado “sikhae” que se elabora fermentando pescado mezclado con arroz cocido, es particularmente popular por ser exquisitamente delicioso

Kimchi

El kimchi, que se ha convertido en un plato popular en todo el mundo, es un alimento muy saludable por sus propiedades anticancerígenas y valor nutricional y además existen numerosas variaciones que crean sabores muy diversos.

El kimchi más común se hace mezclando col blanca salada con pasta de kimchi hecha de polvo de chile, ajo, cebolleta, jengibre, rábano coreano, salsa de pescado y otros ingredientes como mariscos frescos. El kimchi puede comerse fresco, pero normalmente se come después de ser fermentado por varios días.

El kimchi normalmente se consume luego de ser fermentado por algunos días, aunque algunos prefieren el llamado mugeunji (kimchi maduro) que está totalmente fermentado por un período de más de un año.

Los ingredientes del kimchi varían dependiendo de cada región y sus productos y tradiciones locales especiales. Seúl, por ejemplo, es famoso por gungjung kimchi (kimchi real), bossam kimchi (kimchi envuelto), chonggak kimchi (kimchi de rábano entero) y kkakdugi (kimchi de rábano en cubo), mientras que la provincia de Jeolla-do es bien conocida por su godeulppaegi kimchi (kimchi coreano de lechuga) y gat kimchi (kimchi de hojas de mostaza).

En 2001, la Comisión del Codex Alimentarius incluyó el kimchi coreano en las normas reconocidas internacionalmente, y en 2012 se reconoció oficialmente el término “col de kimchi”, que antes se denominaba “col o repollo chino”. En 2006, una revista de salud de los EE.UU., Health Magazine, seleccionó el kimchi como uno de los cinco alimentos más saludables del mundo.

Bibimbap

El bibimbap (Literalmente, “arroz mezclado”) es esencialmente un plato elaborado a base de arroz cocido que se consume mezclándolo con una gran variedad de vegetales de temporada, huevo frito, carne de res molida y otros ingredientes antes de cocinar. Este platillo tiene estrecha relación con Jeonju, la ciudad de los sabores tradicionales, designada por la UNESCO como la “Ciudad de la Gastronomía”, la cual es famosa por su bibimbap y donde todos los otoños se celebran varios eventos gastronómicos, incluyendo el Festival del Bibimbap, el cual atrae gastrónomos coreanos e internacionales. Recientemente, el bibimbap ha captado la atención mundial debido a su balance nutricional, el cual se dice que ayuda a quien lo come a estar libre de enfermedades geriátricas. Es ahora, junto al kimchi y el bulgogi, uno de los tres platos más representativos de la cocina coreana.

Bulgogi

El bulgogi es un plato que consiste en carne de res rebanada en lonjas delgadas o desmenuzada que se deja marinar en salsa de soja endulzada y condimentada con especias, y se consume cocida a la plancha o en sartén. El bulgogi es uno de los pocos platos elaborados con carne en la gastronomía coreana, ya que la gente estaba generalmente más acostumbrada a comer platos cuyos ingredientes predominantes eran las hortalizas, lo cual tiene gran aceptación entre los extranjeros.

Últimamente, el bulgogi ha sido adoptado por restaurantes de comida rápida en Corea del Sur, dando como resultado la aparición de hamburguesa y pizzas de bulgogi.

Tteok (Pastel de arroz)

Se denomina tteok al alimento que se elabora con harina de arroz glutinoso o arroz común que se amasa solo o con granos, normalmente frijoles, y se cuece al vapor. El arroz cocido es la base de la comida diaria pero también se utiliza para preparar tteok, y este plato no puede faltar en las mesas de celebraciones de cumpleaños, fiestas, conmemoraciones de los antepasados, eventos especiales y festividades tradicionales. Entre una numerosa variedad de tteok, la versión más generalizada es aquella elaborada con harina de arroz mezclada con uno o varios de los siguientes ingredientes: ajenjo, frijol, frutos de azufaifa, frijoles, castañas y otros frutos secos.

En el pasado, el pueblo coreano le ha dado varios significados simbólicos al tteok y lo comían de acuerdo a esos significados. En el primer cumpleaños de los bebés se preparaba (y se sigue haciendo) el baekseolgi (pastel de arroz blanco al vapor) ya que simboliza una vida larga. Cuando se celebra el inicio de un nuevo negocio o empresa, se prepara patsirutteok (frijol rojo y pastel de arroz al vapor) por la antigua creencia de que el color rojo combate fuerzas malignas. Celebran también el nuevo año lunar con tteokguk, que consiste en arroz blanco cocido y preparado en forma de cilindro largo que es cortado en fetas delgadas preparadas en sopa. En Chuseok, la festividad de la cosecha, se elaboran bocadillos cocidos al vapor llamados Songpyeon, que consisten en masa de harina de arroz rellena de diversas guarniciones como castaña, frijoles, sésamo con miel, etc. El barrio Nakwon-dong de Seúl es famoso por las numerosas tiendas de tteok

Juk (Gachas de cereales)

El juk es un plato suave al paladar elaborado con variedades de cereales y con un largo proceso de cocción. Solía ser utilizado para tratar la indigestión o males estomacales de niños y ancianos. Sin embargo, hoy en día, se han desarrollado numerosas variedades con vegetales y otras guarniciones, y hay cada vez más tiendas y empresas gastronómicas especializadas en juk que los elaboran y ofrecen a modo de comida rápida.

Fideos

El pueblo coreano ha desarrollado varios platos de fideos que están llenos de significados simbólicos. Uno de estos platos es el janchi guksu (literalmente “fideos de banquetes”), que se sirve en un caldo caliente de anchoas a los invitados en una boda, (de donde proviene el nombre). Este plato está tan estrechamente relacionado con la idea de un matrimonio feliz y de esto surge una pregunta como “¿Cuándo podremos comer fideos?”, se entendería como: “¿Cuándo se va a casar?”. También se come para celebrar cumpleaños porque simboliza una vida larga y saludable. Los coreanos también tienen una larga tradición de comer naengmyeon (fideos de trigo fríos), que se sirve en caldo de carne fría (Pyeongyang naengmyeon) o con una salsa de chile picante (Hamheung naengmyeon).

Hanjeongsik (Comida completa coreana)

Normalmente se denomina hanjeongsik a la comida completa que se compone de arroz, sopa y de tres a cinco platos de acompañamiento a base de vegetales. Pero con la mejora del estándar de vida en Corea, se han multiplicado los platillos de acompañamiento llegando a superar la decena, aunque se conservan como base el arroz, sopa y kimchi. Dos ciudades en la parte suroeste de Corea, Jeonju y Gwangju, son particularmente famosas por esta comida tradicional coreana.

Cocina de templos budistas de Corea

La cocina de templos budistas consiste en una gastronomía vegetariana por excelencia puesto que los monjes budistas no consumen carne. Se han desarrollado diversos platos para complementar las carencias de proteínas de la cocina vegetariana. Hoy en día, mucha gente vegana y gente que sigue dietas especiales por motivos de salud, recurren a la comida de templos budistas.

Bebidas alcohólicas

Una amplia variedad de bebidas alcohólicas se ha desarrollado en diferentes partes de Corea para satisfacer las necesidades de las comunidades locales durante las vacaciones, festivales, ritos de antepasados y otras ocasiones conmemorativas. Actualmente alrededor de 300 bebidas tradicionales han sobrevivido, se pueden mencionar el Munbaeju (licor de pera silvestre) y el Songjeolju (licor de pino) de Seúl; Sanseong Soju (licor destilado) de Gwangju, provincia de Gyeonggido; Hongju (licor rojo) y Leegangju (licor destilado) de la provincia de Jeolla-do; Sogokju (vino de arroz) de Hansan, provincia de Chungcheong-do; Insamju (licor de ginseng) de Geumsan; Gyodong Beopju (licor de arroz) y Andong Soju (licor destilado) de Gyeongju, provincia de Gyeongsangbuk-do; y Okseonju (licor destilado) de Hongcheon, provincia de Gangwon-do. El makgeolli (vino de arroz) es una de las bebidas más populares que toma el pueblo en general, y especialmente, los agricultores, por lo que se le llama “nongju”, que significa vino de campo. Es de color blanquecino y turbio por lo que también es llamado “takju” y además también se le puede llamar “dongdongju” (vino blanco) por la forma en que flotan los granos de arroz en la superficie del vino. El makgeolli se elabora a base de arroz, cebada o trigo cocido al vapor y fermentado con malta. Es un vino suave que contiene unos 6 o 7 grados de alcohol. A medida que este licor fermentado recibe más reconocimiento por sus aspectos saludables, está ganando popularidad entre los turistas extranjeros que visitan Corea.

Los coreanos disfrutan también de otra bebida alcohólica muy popular llamada soju, que es una bebida destilada que se obtiene del etileno extraído de la batata y cereales, mezclado con agua y aromatizantes. Se trata de un licor fuerte de alto contenido alcohólico, pero por lo general con precios asequibles para el bolsillo del pueblo, por lo que registra un alto consumo a nivel nacional y también ha crecido rápidamente su popularidad fuera de Corea.