Gilda

A 26 años de su muerte de Gilda su hijo presentó un tema homenaje

A 26 años de su muerte, el hijo de Gilda presentó un tema homenaje

Un día como hoy pero de 1996 falleció Miriam Alejandra Bianchi, más conocida como Gilda. Parvularia de profesión, dejó dicha labor para convertirse en cantante y compositora de cumbia. Tuvo que luchar contra el machismo y los prejuicios.

Sobreviviente del accidente de micro en el que su madre, su hermana y su abuela perdieron la vida, Fabricio «Chio» Cagnin adelantó que su primer disco será «una recopilación de un proceso de sanación y superación».

A 26 años de la muerte de Gilda, su hijo Fabricio «Chio» Cagnin presentó «Crují», el primer corte del disco que pronto saldrá a la luz y en el que narra la partida de su madre, su hermana y su abuela en el accidente de micro en el que él sobrevivió.

«Durante 26 años, lloré y hasta ignoré cada 7 de septiembre. Hoy por primera vez, lo celebro», anunció el cantante de 34 años en un comunicado de prensa, sobre la canción que desde este miércoles se encuentra disponible en todas las plataformas digitales y su canal oficial de YouTube.

Fabricio «Chio» Cagnin presentó «Crují», el primer corte del disco que pronto saldrá a la luz.

Allí, el músico, que tenía 8 años cuando ocurrió el accidente, adelantó que su primer disco será «una recopilación de un proceso de sanación y superación».

Figura icónica de la música tropical, la cumbia y referente de la pelea de las mujeres por ganarse un lugar en una escena dominada por los varones, Gilda pasó de la popularidad a la inmortalidad a los 35 años, cuando el 7 de septiembre de 1996 murió en un accidente junto a su hija, su madre y tres músicos, en el kilómetro 129 de la ruta nacional 12, camino a Chajarí, Entre Ríos.

«Durante 26 años, lloré y hasta ignoré cada 7 de septiembre. Hoy por primera vez, lo celebro», dijo el cantante.

Con una actividad musical tan breve como arrolladora, la creadora de cumbias inolvidables como «No me arrepiento de este amor», «Corazón valiente», «No es mi despedida» y «Fuiste», y el fatal desenlace de su vida que la encontró en la cumbre del éxito, la catapultaron al imaginario popular argentino.

El colectivo en el que viajaba la artista, y que se encuentra en el lugar del accidente, es hoy un santuario en el que se prolongan los milagros que ya se le atribuían en vida; en tanto, sus restos descansan en el Cementerio de la Chacarita.